Alemania, donde la epidemia está 'bajo control', empieza a desconfinarse

Algunos ciudadanos caminan en una calle comercial en Essen, Alemania, el 20 de abril de 2020.
Algunos ciudadanos caminan en una calle comercial en Essen, Alemania, el 20 de abril de 2020. © EFE

Es una primera etapa en un largo proceso de desconfinamiento. Muchas tiendas, con una superficie inferior a 800 metros cuadrados, reabrieron sus puertas este lunes 20 de abril en Alemania, donde el brote del nuevo coronavirus está "bajo control".

Anuncios

Para el primer día de reapertura del comercio en Alemania hace 15 grados y hay sol.

Algunos están felices, como Petra, dueña de una pequeña boutique: "Ahora sí comenzamos, estamos felices, llenos de energía y nos alegramos de ver otra vez a nuestros clientes", exclama.

El Gobierno alemán entregó con rapidez y sin burocracia generosas ayudas financieras a todos los trabajadores autónomos y al comercio en general.

Con la reapertura, esas ayudas cesan y viene la gran apuesta, como teme Monika, dueña de una tienda de decoración: "Que podemos abrir la tienda significa también que no recibimos más ayuda del Gobierno. Y digo claramente, ¡no es que la gente entrará en bandadas a las tiendas! No lo podrán hacer porque están permitidos pocos clientes a la vez, la gente se siente paralizada porque se enfrentan a un enemigo invisible, no sabe dónde está. No tenemos idea de lo que pasará, pero demorará mucho tiempo salir de esto, de eso estoy segura", lamenta.

Nadie sabe tampoco cómo volverán a funcionar las cadenas de abastecimiento, ni si los consumidores serán cautos a la hora de gastar en medio de una crisis cuyo desarrollo es difícil de predecir.

Ningún local mayor de 800 metros cuadrados podrá abrir, aunque algunas grandes tiendas han abierto una parte de su superficie, para adaptarse o burlar las medidas.

"Es un golpe duro y va a llevar mucho tiempo recuperarse"

Para los restaurantes, no se sabe con claridad cuándo podrán abrir.

Walter es propietario de un reconocido restaurante de comida mediterránea en Berlín, “Vineria del Este”, y para él, es lógico que tarde: "En los restaurantes es muy difícil controlar el contacto interpersonal y es lógico que sea uno de los últimos rubros en abrir. Es muy duro, pero es comprensible. Por suerte en Alemania las ayudas son importantes, pero es un golpe duro y va a llevar mucho tiempo recuperarse. Va a llevar uno o dos años fácilmente, y hasta tres también para poder salir del pozo”, recalca.

Alemania busca levantar muy gradualmente las restricciones sociales que han estado en vigor durante el último mes. Escuelas y colegios empezarán a abrir el 4 de mayo, empezando por los alumnos mayores.

 

Por Sergio Correa, de RFI

Este texto fue originalmente publicado en RFI 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24