En Argelia, las autoridades buscan amordazar a medios digitales

Anuncios

Túnez (AFP)

Las autoridades argelinas censuraron a varios medios en línea que cubrían al movimiento antirrégimen 'Hirak', argumentando su financiación extranjera ilegal, lo que preocupa a defensores de las libertades de prensa y expresión.

"Argelia es el país con más víctimas por coronavirus de África, y las autoridades prefieren ensañarse con la prensa libre", dijo a AFP Suhaieb Jayati, director de Reporteros Sin Fronteras (RSF) para el norte de África.

Basado en Argel, el sitio en línea Interlignes, creado en 2018, indicó el domingo de noche que estaba inaccesible, censurado por las autoridades, según su fundador y director, Buzid Ishalalene.

El ministerio de Comunicación argelino no hizo comentarios.

Se trata del tercer medio argelino en ser censurado por las autoridades desde el 10 de abril luego de Maghreb Emergent y Radio M (radio web).

Entre 2017 y 2019, otro sitio en línea, TSA (Todo Sobre Argelia), presentado como el "primer medio argelino en francés en Internet", no pudo ser consultado en Argelia.

"El gobierno quiere presionar a medios serios hasta cerrarlos y dejar reinar la mediocridad sobre esta noble profesión", indicó a AFP el fundador de Interlignes.

Éste ya fue censurado en julio de 2019 por cubrir las marchas del 'Hirak', movimiento popular antirrégimen que fustigó al poder durante más de un año hasta su reciente suspensión a causa de la pandemia de Covid-19.

- Publicidad en línea -

El ministro de Comunicación, Ammar Belhimer, ex periodista, recientemente acusó a medios nacionales --incluida Radio M-- de beneficiarse de fondos extranjeros, algo prohibido por ley.

Preguntado por AFP, Ishalalene aseguró que Interlignes se financia al 100% con publicidad en línea argelina.

Said Salhi, vicepresidente de la Liga Argelina de Derechos Humanos (LADDH), afirma que el ataque a los sitios en línea se debe a que son "más activos" que los tradicionales, y "no dependen de la publicidad de Anep (organismo estatal que controla la publicidad oficial).

Salhi subraya que estos medios constituyen "una prensa que escapa al control del Estado y sus derivas autoritarias". Hoy, éste último quiere "tomar todo el control al existir un vacío legal respecto a la prensa en línea", considera.

- 'Continuismo' -

Paralelamente, el Consejo de ministros aprobó el domingo una reforma con un proyecto de ley para "criminalizar (...) sobre todo la difusión de 'fakenews' que "perturben al orden y seguridad pública", intentando "atentar contra la seguridad del Estado y la unidad nacional".

RSF teme una "instrumentalización" de esta disposición "para amordazar a la prensa (...) volviendo legales acciones contrarias a la Constitución argelina", señala la oenegé.

El proyecto de código penal es "otra vuelta de tuerca contra las libertades, con el fin de legalizar la campaña represiva realizada durante meses contra militantes del 'Hirak', periodistas y defensores de DDHH, ya enjuiciados y encarcelados arbitrariamente", prosigue Salhi, que exige al gobierno retirar este texto.

Al menos dos periodistas argelinos se encuentran actualmente entre rejas: Jaled Drareni, periodista independiente y corresponsal de RSF en Argelia, y Sofiane Merakshi, corresponsal de la cadena libanesa Al Mayaden.

Para expertos, se trata del continuismo de las prácticas realizadas bajo la presidencia del derrocado Abdelaziz Buteflika (1999-2019), en momentos que el pueblo reclama más libertades y respeto de los derechos humanos.

Su sucesor, Abdelmadjid Tebbune, fue elegido en diciembre pasado, en unas elecciones contestadas por el 'Hirak', y con el 60% de abstención.