Saltar al contenido principal

Reposteras mexicanas suben al ring a un médico y al coronavirus

Anuncios

Guadalajara (México) (AFP)

Dos hermanas reposteras mexicanas lograron darle vuelta a la crisis económica que ha provocado la pandemia del nuevo coronavirus: venden a domicilio pasteles que emulan la batalla de médicos contra la COVID-19.

En el ring glaseado, ideado por Sandra y Brenda Gutiérrez, de 32 y 36 años, la medicina va ganando la lucha.

Sobre la lona blanca de azúcar yace un coronavirus verde con un ojo hinchado y enrojecido, y a su lado, de pie, un hombrecito con una mano levantada que viste uniforme médico azul y guantes de box rojos.

"Quisimos hacer un tipo homenaje por todos esos doctores que están arriesgando su vida por todos nosotros, queremos darles las gracias. Es como la representación del doctor que ha podido combatir este virus", comenta Sandra a la AFP.

El primer diseño que crearon fue uno que representa al virus, con su característica forma de corona, y el kit para combatirlo.

Se trata de un pastel redondo y verde, que luce ojos y boca con gesto de enojo, puntas de un verde más oscuro y un cubrebocas real; un pequeño envase de alcohol y un rollo de papel higiénico completan el decorado.

Las hermanas tuvieron que bajar las cortinas de Frosty Factory, en Guadalajara (estado Jalisco, oeste), luego de que el 30 de marzo un decreto del gobierno incluyera su negocio en las actividades comerciales no esenciales que deben permanecer cerradas para evitar la propagación del virus.

Pero de repente una de sus clientas les encargó un pastel en forma del temido coronavirus, que deja en México 696 fallecidos y 8.261 contagiados, según el gobierno.

"Pide un pastel del tema del Covid. Hicimos este, lo subimos a la página (de Facebook) y fue así como se empezaron a dar más pedidos", añade Sandra, que junto con su hermana trabaja ahora desde casa.

"Tuvimos que hacer esto para poder reponer los pedidos que nos fueron cancelados por lo mismo que no se puede hacer ninguna fiesta", comentó Sandra, que detalla que cada pastel -que cuesta entre 28 y 36 dólares- les toma cinco horas de trabajo.

La recreación de estas mujeres contrasta con las denuncias de médicos y enfermeras sobre agresiones de vecinos y desconocidos que los señalan como un factor de riesgo de contagio.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.