Saltar al contenido principal

El precio del petróleo de Texas se recupera en un 19% tras desplomarse en medio de la pandemia

Una de las bombas de una planta petrolífera en Signal Hill, California, Estados Unidos, el 21 de abril de 2020.
Una de las bombas de una planta petrolífera en Signal Hill, California, Estados Unidos, el 21 de abril de 2020. © Etienne Laurent / EFE

Luego de la jornada en la que el valor del barril cerró en 13,78 dólares, el mercado de crudo registró este miércoles una recuperación en medio de la incertidumbre por el impacto financiero causado por la propagación del brote de Covid-19. 

Anuncios

Con una recuperación del 19%, el precio del petróleo intermedio de Texas (WIT) mejoró en sus indicadores luego de la jornada del martes, en la cual el valor del barril cerró en 13,7 dólares, mientras que el de referencia Brent subió a 20,39 dólares, un 6,92 % más de lo registrado 24 horas antes. 

Este repunte se da en medio del impacto que ha tenido en el mercado de crudo la caída de la demanda a causa de la crisis por la propagación del coronavirus a nivel global. 

Una muestra de la volatilidad: el sacudón histórico del 20 de abril cuando el precio del petróleo WTI cotizado en Nueva York para entrega en mayo perdió más de un 300% de su valor respecto del cierre del viernes y finalizó en valores negativos por primera vez en su historia: -37,63 dólares el barril.

A la disminución de la venta petrolera se suma el agotamiento de la capacidad de almacenamiento por parte de las compañías extractoras. Sin embargo, de acuerdo con lo evidenciado este 22 de abril por los indicadores de operaciones de la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos para entrega de WTI durante el mes de junio ganaron 2,21, en comparación con la fecha anterior, lo que abre una luz en su camino comercial. 

La esperanza encendida por el rebote en los precios del llamado "oro negro"

En lo que va de 2020, los precios del petróleo de Texas han sufrido un desplome cercano al 70%, por lo que el remonte de este miércoles en los valores marca una buena jornada ante las pérdidas que venía acumulando en las últimas semanas. 

Aunque en el mes de enero un barril llegó a costar 60 dólares, una cifra que se sitúa al menos 40 dólares por encima de la recuperación que registra hoy, el repunte a ese precio es celebrado por representar una de las sumas más estables frente a la cotización en negativo que llevó a las compañías petroleras a tener que pagarle a sus compradores para que estos recibieran el crudo en sus sedes de acopio. 

Uno de los efectos desencadenados por el citado repunte fue el de la subida presentada en la Bolsa de Sao Paulo, la cual avanzó un 2,17% en su índice Bovespa, como parte del que ha sido descrito por agencias internacionales de noticias como EFE como un "leve soplo de optimismo" en medio de la emergencia sanitaria que ya cobra 182.740 víctimas mortales a nivel mundial, según el registro de la Universidad Johns Hopkins

La amenaza de la saturación de las bodegas petroleras

La carencia de demanda sumada a la continuidad de la producción llevó a las empresas del sector a llegar al tope de su capacidad de reserva, lo que es visto por los expertos como el mayor problema al que se enfrenta la industria: la saturación. 

Técnicamente, la reservas petroleras en territorio estadounidense se elevaron en 15 millones de barriles entre el 10 y el 17 de abril, por lo que se espera que el principal punto de despacho de crudo de la nación, ubicado e Oklahoma, llegue al máximo de su capacidad de almacenamiento en pocas semanas. 

La caída en la compra de crudo se sustenta en la parálisis provocada por el brote ya que, sin poder permanecer en funcionamiento, las refinerías, las fábricas y las aerolíneas dejan de requerir el producto, por lo que solo la reactivación de las actividades productivas podrían retornar la estabilidad de este mercado. 

La presión de Trump contra el Golfo Pérsico

La recuperación tanto del WTI como del Brent se da en el marco de una nueva orden del presidente estadounidense, Donald Trump, a la Armada de su país de "destruir" los buques iraníes que lleguen a hostigar a barcos de su país en aguas del Golfo Pérsico. 

En su cuenta oficial de Twitter, el mandatario confirmó la orden, la cual dio una semana después de que el Pentágono reportara que 11 barcos de la Guardia Revolucionaria de Irán se aproximaran a embarcaciones estadounidenses en la mencionada zona en una serie de "movimientos peligrosos". 

A los ojos de diversos analistas financieros, la nueva orden del magnate republicano es interpretada como una suerte de "jugada geopolítica" en una área crucial para el abastecimiento de petróleo. 

Con EFE y Reuters 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.