Saltar al contenido principal

Beaumont quiere "hacer el rugby más accesible" si derrota a Pichot

Anuncios

París (AFP)

Promete ser "más valiente y visionario". El inglés Bill Beaumont aspira a un segundo mandato al frente de World Rugby, la federación mundial, en una elección prevista el domingo en la que se enfrenta a su vicepresidente, el argentino Agustín Pichot.

"Hacer el rugby más accesible", prometió en una entrevista con la AFP, consciente de las dificultades a las que se enfrentará su deporte por la crisis derivada de la pandemia de coronavirus.

Los resultados de las elecciones del domingo se publicarán el 12 de mayo.

PREGUNTA: Usted preside World Rugby desde 2016. ¿Qué balance hace de estos cuatro años?

RESPUESTA: "Pienso que puedo estar orgulloso, sobre todo con esta increíble Copa del Mundo de Japón, en 2019, un gran torneo en el que el gran equipo de Japón alcanzó los cuartos. Es una inmensa satisfacción y un inmenso orgullo. En el rugby hemos trabajado en la seguridad de los jugadores, sobre todo con respecto a las conmociones cerebrales. El rugby siempre ha puesto en el primer plano este tema, la salud y la seguridad son esenciales para nuestro deporte. Creo de hecho que la tolerancia cero aplicada a los tackles altos ha permitido reeducar a los jugadores y esto ayudará a reducir el número de lesiones".

P: Si gana, ¿qué le gustaría instaurar que no pudo durante su primer mandato?

R: "Me gustaría que el rugby no fuera más dominado por el físico. Es un deporte para todas las alturas y todas las formas. Me gustaría ver más experimentación en las reglas para hacer evaluar el juego. Me gustaría por ejemplo reflexionar sobre los suplentes. Actualmente juegan tras una hora, sobre todo en primera línea, y el juego se convierte en más previsible. Y me gustaría cambiarlo. En tu segundo mandato puedes ser más eficaz que en el primero. Al principio intentas contentar a todo el mundo. En el segundo puedes ser más valiente, más visionario y marcar la diferencia. Quiero hacer el rugby más accesible".

P: Usted ha vuelto a hablar del campeonato de naciones, una idea que había sido desechada en el pasado.

R: "Es uno de mis lamentos. Estoy seguro de que una competición así volverá, quizás de otra forma. Una variante del campeonato de naciones podría ser jugada en las ventanas internacionales, con promociones y descensos, evitando que los 10-12 mismos equipos se reencuentren. Hay otras competiciones internacionales, pero están las ventanas en julio y noviembre, si las juntamos podríamos tener dos meses completos y tener un torneo. Evidentemente no sería anual porque está la Copa del Mundo, los Lions británicos... Pero vamos a reflexionar. ¡Una competición así sería excitante!".

P: Se enfrentará en las urnas a Agustín Pichot, su vicepresidente estos cuatro años. ¿Le sorprendió su candidatura?

R: "No, me lo esperaba. Habló conmigo en Japón. Nuestros programas son similares, pero es normal, hemos trabajado juntos. Hay diferencias entre nosotros, pero está claro que debemos hacer una auditoría de nuestro gobierno, reflexionar sobre la estructura, que debe ser más representativa, más inclusiva. Con Agustín es de manera civilizada. Es un apasionado. Por ser adversarios en una elección vamos a ser enemigos. Es como un juego. Hay maneras diferentes de hacer las cosas, pero la competición es sana".

P: ¿Cómo cree usted que el rugby puede salir de la crisis?

R: "Uno de los principales problemas es que no sabemos cuándo podremos volver a jugar. La realidad es que hay grandes opciones de que los test matches de julio no puedan disputarse. Intentamos ver si se pueden meter en otra ventana, en octubre y encadenar con la gira de noviembre. Si estos partidos no se pueden disputar, todo el mundo tendrá que apretarse el cinturón. World Rugby ha puesto sobre la mesa un plan de salvamento de 100 millones de dólares para ayudar a todos los países. Al final, afortunadamente la Copa del Mundo se jugó el año pasado. Si no, la crisis sería todavía más grande".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.