Saltar al contenido principal

Nueva jornada de violencia en la periferia de París deja 13 detenidos

Imágenes de los enfrentamientos entre habitantes de la comuna de Villeneuve-la-Garenne, en la periferia norte de París, y la Policía, este 20 de abril de 2020.
Imágenes de los enfrentamientos entre habitantes de la comuna de Villeneuve-la-Garenne, en la periferia norte de París, y la Policía, este 20 de abril de 2020. © AFP

Los disturbios se arrastran por cinco días consecutivos aunque la intensidad de los enfrentamientos se redujo de miércoles a jueves. El ministro del Interior, Christophe Castaner, atribuyó los altercados a la dureza del confinamiento.

Anuncios

Las manifestaciones comenzaron el pasado sábado 18 de abril cuando en la ciudad de Villeneuve la Garenne un motorista sufrió un accidente grave al chocar contra un coche de policía.

La polémica en las redes sociales sobre la presunta responsabilidad de los agentes en el accidente sirvió de combustible para diversos ataques en los días siguientes contra las fuerzas del orden, el mobiliario urbano y los equipamientos públicos como una escuela que resultó parcialmente incendiada.

Durante la noche de este miércoles a jueves fuentes policiales citadas por la agencia de noticias EFE explicaron que cinco de los 13 detenidos fueron arrestados en Clamart, el sudoeste de París, por estar en posesión de artefactos incendiarios. Las fuentes hablan de incidentes "esporádicos y poco intensos".

En Champigny sur Marne, en el sureste de la capital, una comisaría fue blanco de varios impactos de morteros caseros que no causaron daños significativos ni tampoco heridos.

En Gennevilliers, en el noroeste de París, en tanto, se requisaron una quincena de artificios incendiarios. La mayor parte de los altercados se concentraron justamente en el departamento de Hauts de Seine, al que pertenece Genneviliers, y donde ocurrió el accidente del motorista.

En la gran periferia parisina, la policía arrestó a una persona en Poissy (Yvelines), en el Oeste, y otra en Corbeil-Essonnes (Essonne), en el suroeste. También se produjeron incidentes en Roubaix, Tourcoing y Limoges, en el resto de Francia.

Castaner: "La dureza del confinamiento" explica los desórdenes de las periferias

El ministro del Interior, Christophe Castaner, relativizó la importancia de estos altercados en una entrevista con la TV francesa 'BFMTV' y los atribuyó en parte a la dureza de las condiciones que se viven por el confinamiento.

"Son pequeños grupos que creen es divertido atacar a las fuerzas policiales, quemar papeleras... Pero no es divertido, es peligroso, empezando para ellos mismos", declaró Castaner.

Según el ministro, varias razones explican los disturbios, entre ellos "la dureza del confinamiento para estos jóvenes, ya que la mayoría son jóvenes", así como la "pobreza en la que viven con sus familias y que puede provocar su enfado".

Sin embargo, el diputado de los Alpes-marítimos por el partido de derecha Los Republicanos (LR), Eric Ciotti, que pidió la intervención de la armada ante estos desórdenes, calificó de “laxistas” las declaraciones de Castaner. A su juicio “la tensión se arrastra hace mucho tiempo en ciertos distritos, verdaderas zonas de impunidad ¡controladas por narcotraficantes e islamistas!”.

Castaner respondió a Ciotti recordándole que él debió hacer frente a los graves desórdenes del 2005 cuando el presidente era Nicolas Sarkozy, perteneciente a su mismo partido, la UMP. Castaner dijo que Francia no está “en ese esquema”, (del 2005), y habló de “tensiones esporádicas”.

Castaner respondió también a quienes han acusado a la policía de ausencia en esas zonas sensibles. "Cuando surgen tensiones en los vecindarios, cuando se comete violencia, nuestras fuerzas de seguridad le ponen fin y quiero subrayar su compromiso y profesionalismo. El orden republicano debe estar presente en todas partes: velamos por ello a diario", dijo el ministro en la red social Twitter.

Por su parte, este miércoles en una comparecencia ante el Parlamento, el director general de la Policía Nacional, Frédéric Veaux, trató de bajar el perfil a la situación al indicar que si se comparan las estadísticas, las cifras son inferiores a las del pasado año.

Veaux añadió que, aunque merecen ser condenados, estos hechos "no son de una gravedad excepcional".

Con EFE 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.