Renuncia del ministro de Justicia de Bolsonaro agrava la crisis política en Brasil

El ministro de Justicia y Seguridad Pública de Brasil, Sergio Moro, durante una conferencia de prensa en Brasilia, el 24 de abril de 2020.
El ministro de Justicia y Seguridad Pública de Brasil, Sergio Moro, durante una conferencia de prensa en Brasilia, el 24 de abril de 2020. © Evaristo SA / AFP

Sergio Moro, el popular juez brasileño que condenó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, renunció este viernes 24 de abril a su cargo como ministro de Justicia, acusando al presidente Bolsonaro de “interferencia política”. Es la segunda baja del gabinete en una semana.

Anuncios

Cuando a finales de 2018 el presidente brasileño Jair Bolsonaro dijo públicamente que quería que Sergio Moro estuviera en su gabinete ministerial, lo hizo elogiando su “agenda anticorrupción, anticrimen organizado y con respeto de la Constitución y las leyes”.

Y no era para menos. Para ese entonces, el popular juez brasileño era bien conocido por haber liderado la investigación del mayor caso de corrupción en el país y que luego trascendería fronteras: Lava Jato. Como juez, Sergio Moro envió a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Este viernes 24 de abril de 2020, un año y cuatro meses después de su toma de posesión, el ministro de Justicia brasileño decidió dar un paso al costado y, de paso, acusar al primer mandatario de interferir políticamente en las decisiones judiciales.

Bolsonaro destituyó este viernes al director de la Policía Federal, Mauricio Valeixo, un hombre de la plena confianza del ministro, quien sugirió que esta decisión implica "interferencias políticas" en la lucha contra la corrupción.

"Voy a comenzar a empaquetar mis cosas y a preparar mi carta de renuncia", dijo Moro en una rueda de prensa, tras subrayar que Bolsonaro había asumido con él un "compromiso" de que no habría esta clase de interferencia en los organismos de combate a la corrupción.

Según Moro, la decisión de prescindir de los servicios del director de la Policía se tomó "sin ninguna razón técnica".

"La salida del ministro Sergio Moro del Gobierno muestra que Bolsonaro se distancia del deseo popular de combatir la corrupción. Es la derrota de la ética", dijo el partido centrista Podemos en un comunicado.

El decreto de la discordia que podría poner en líos a Bolsonaro

El exjuez del caso Lava Jato reveló que, horas antes de su renuncia, le dijo personalmente a Bolsonaro que la destitución de Valeixo sería una "interferencia política" en la Policía Federal, frente a lo cual, aseguró, el mandatario respondió que "sí, es así".

Y trajo a colación el decreto de la destitución del general Valeixo, que fue publicado con su rúbrica, al señalar que no fue en realidad firmado por él, lo que según especialistas en derecho pudiera constituir un grave delito por parte del Gobierno.

"Supe de la exoneración a través del Diario Oficial y no firmé ese decreto", garantizó.

Pero Bolsonaro salió rápidamente en su defensa y, con el decreto firmado por Sergio Moro adjunto, aclaró vía Twitter que “el puesto de director general es nominado por el presidente de la República”.

"El presidente me prometió carta blanca para nombrar a todos mis asesores y a los responsables de los organismos del ministerio y lo dijo públicamente", pero "lamentablemente no ha cumplido", agregó Moro a la prensa.

En ese sentido, añadió que Bolsonaro busca un jefe de la Policía Federal “que le proporcione informes de inteligencia”, lo que consideró "inapropiado".

Las "presiones políticas" en torno a esta decisión que forzó su salida del Gobierno pasan por investigaciones que están en curso, adelantó el exmagistrado, sin revelar detalles.

El segundo ministro que deja el gabinete en una semana

Esta disputa política se produce cuando la epidemia de coronavirus se intensifica en Brasil y Bolsonaro enfrenta críticas generalizadas por su manejo de la crisis.

El 16 de abril de 2020, el presidente ya había sido blanco de críticas al destituir al ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, también muy popular por su defensa de las cuarentenas para frenar al coronavirus, pese a las críticas del gobernante.

01:44

La decisión del líder de ultraderecha había sido un secreto a voces hacía días, pues eran de conocimiento público los desencuentros entre un presidente que desde el comienzo ha minimizado los efectos de la pandemia y un ministro que siempre se mostró a favor de permanecer en casa.

La destitución del jefe de la cartera de Salud hace una semana y la dimisión del ministro de Justicia este viernes provocaron sonoros cacelorazos contra el gobernante en diferentes partes del país.

Con EFE y Reuters

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24