Saltar al contenido principal

El coronavirus también confina el Ramadán

Anuncios

Riad (Arabia Saudita) (AFP)

Tras la Pascua cristiana y judía, el Ramadán, el mes musulmán de ayuno y oración, se inició este viernes en medio del confinamiento de centenas de millones de fieles en el mundo, que no podrán rezar en las mezquitas ni reunirse en familia debido al coronavirus, que ha causado más de 190.000 muertos.

Del total de fallecidos, dos tercios están en Europa y cerca de 50.000 en Estados Unidos, donde el presidente Donald Trump volvió a causar la polémica al sugerir que los enfermos debían recibir inyecciones de "desinfectante", afirmaciones rápidamente refutadas por expertos médicos, que acusaron al dirigente de ser "irresponsable".

El mundo musulmán dio inicio este viernes al Ramadán, durante el que los creyentes se abstienen de comer y beber desde que sale el sol hasta que se pone y que es tradicionalmente un periodo para compartir y reunirse. Es también un periodo de oración y recogimiento en el que los musulmanes acuden en masa a las mezquitas, sobre todo por la tarde y la noche.

Pero la mayoría de los países musulmanes en Oriente Medio, África del Norte y en Asia, han cerrado las mezquitas y prohibido las congregaciones nocturnas, con el beneplácito de las autoridades religiosas.

El 'iftar', la comida de ruptura del ayuno tras la puesta de sol, será como otros años, cuando las familias y los amigos se reunían para compartir las abundantes mesas. Y la oración de la noche, se hará en casa en vez de en las mezquitas.

El rey Salmán de Arabia se dijo "afligido porque el mes sagrado llega en circunstancias que nos privan de realizar oraciones como el 'tarawih' (la oración nocturna) en las mezquitas".

"Este Ramadán es muy diferente, simplemente no es festivo. (...) El mundo es ahora diferente", lamenta Fitria Famela, un ama de casa en Indonesia, el país musulmán más grande del mundo.

"Es peor que la guerra", resume una madre de familia palestina de Gaza, que no podrá disfrutar este año de las mismas ayudas sociales que recibía en Ramadán.

Pero no todos están dispuestos a acatar las consignas del confinamiento para frenar el virus, como en Bangladés, Pakistán o en la conservadora región indonesia de Aceh, donde los líderes religiosos desean que los fieles vayan a las mezquitas.

- Sin consenso europeo para el pos-COVID-19 -

A lo largo de las semanas, la pandemia planetaria, que ha confinado a más de la mitad de la población del mundo, sigue devastando las economías del mundo, obligando a las autoridades a tratar de elaborar planes para incentivar la recuperación rápidamente. Solo en Estados Unidos más de 26 millones de personas han perdido su empleo en cinco semanas.

A diferencia de Estados Unidos, donde la Cámara de Representantes adoptó un nuevo plan de ayuda para las pequeñas y medianas empresas y hospitales de 480.000 millones de dólares, que se suman a los 2,2 billones aprobados a finales de marzo, en Europa no hay consenso sobre las medidas de reactivación de la economía para el pos-COVID-19.

Tras cuatro horas de reunión por videoconferencia, los 27 dirigentes de la Unión Europea no lograron ponerse de acuerdo sobre el monto de incentivos para revivir la economía.

"No hay consenso hoy" sobre las soluciones a aportar a la crisis económica más grave desde 1945, reconoció el presidente francés, Emmanuel Macron, al fin de la cumbre. El primer ministro italiano Giuseppe Conte habló, no obstante, de una "etapa importante".

Los dirigentes de la UE siguen divididos sobre la cantidad pero también sobre la forma de financiamiento de un plan de relanzamiento para la región, que debería elevarse a varios centenares de miles de millones de euros.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Europa podría registrar una recesión del 7,1% este año.

De los 116.000 muertos en Europa, 25.549 están en Italia, 22.157 en España, 22.524 en Francia y 18.738 en Reino Unido.

España registró este viernes su mejor balance diario en un mes, con 367 decesos. Además, fue el primer día desde el inicio de la epidemia en que las cifras de curados fueron superiores a las de nuevos casos notificados, según las autoridades.

Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins el jueves por la noche, Estados Unidos registró uno de los peores datos de la pandemia en un solo día con 3.176 fallecidos, lo que eleva a casi 50.000 los decesos.

No obstante, varios Estados como Texas, Vermont o Georgia han decidido suavizar el confinamiento permitiendo la apertura de algunos comercios.

- ¿Efecto del sol? -

Según un nuevo estudio presentado por la administración estadounidense, los rayos del sol podrían matar rápidamente el nuevo coronavirus, dando esperanzas sobre la posibilidad de que la pandemia se frene en el hemisferio norte durante el verano.

En su rueda de prensa diaria, Trump sugirió el jueves que como los desinfectantes matan al coronavirus, se podría inyectarlos en los pulmones de los enfermos.

"Veo que el desinfectante lo noquea en un minuto. En un minuto. ¿No habría alguna forma de hacer algo así con una inyección en el interior o casi una limpieza?", se preguntó.

"Como pueden ver", el coronavirus "penetra en los pulmones y tiene un efecto enorme, sería interesante pues verificarlo. Habrá que contactar con los médicos para esto, pero me parece interesante", agregó.

Y las críticas de los expertos no se hicieron esperar.

"Esta idea de inyectar en el cuerpo o ingerir cualquier tipo de producto limpiador es irresponsable y peligrosa", declaró a la cadena NBC el director Vin Gupta, experto en salud pública y especialista en el pulmón y en cuidados intensivos.

"Dejen de retransmitir estas ruedas de prensa sobre el coronavirus. Ponen vidas en peligro. Por favor, no beban ni se inyecten desinfectante", tuiteó por su parte Walter Shaub, exdirector de la oficina federal encargada de cuestiones éticas (OGE) durante la administración demócrata de Barack Obama.

Mientras tanto, la carrera para encontrar una vacuna continúa. Un laboratorio chino aseguró el viernes que una vacuna experimental inoculada en grandes monos ha protegido por primera vez de manera "amplia" a estas cobayas contra el nuevo coronavirus.

Mientras llegan las soluciones médicas, algunos países en Europa empiezan a preparase para desmantelar el confinamiento.

Como Italia, que constata señales positivas (menos personas enfermas y menos pacientes en cuidados intensivos y menos muertes diarias). El gobierno prepara la activación de la "fase 2", que trata de aliviar las medidas drásticas de confinamiento en vigor desde el 9 de marzo.

En España, los niños podrán salir a la calle a dar un breve paseo a partir del domingo, después de pasar seis semanas confinados.

- En pleno ascenso en América Latina -

Mientras en Europa la curva de la pandemia parece empezar su fase descendente, en América Latina está en la ascendente y lo peor está por venir, según la OMS, en particular en países como Brasil, donde se registraron 407 muertos en un día (3.123 en total), o México, que ya supera los 1.000 fallecidos.

México está en una "fase de ascenso rápido en el número diario de casos y vamos a seguir teniendo más y más casos de enfermedad", advirtió el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

La situación es complicada en Venezuela (10 muertos), que ya vive una crisis económica y política sin precedentes. Un hombre de 28 años murió tras recibir un disparo durante una protesta por comida que acabó en saqueos en la ciudad de Upata (sur).

En El Salvador, la Asamblea Lesgislativa puso fin abrupto a una sesión el jueves por la noche, por la sospecha de un caso de coronavirus en el recinto.

burs-elm-hba/cr/af/bl

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.