Saltar al contenido principal

Un centenar de médicos colombianos no ha podido volver de Cuba por el Covid-19

Más de cien médicos colombianos que estudian su especialización en Cuba se paran en abril de 2020 frente a la Embajada de Colombia en La Habana para pedir que les permitan volver a su país de origen en medio de las restricciones del Covid-19.
Más de cien médicos colombianos que estudian su especialización en Cuba se paran en abril de 2020 frente a la Embajada de Colombia en La Habana para pedir que les permitan volver a su país de origen en medio de las restricciones del Covid-19. © Cortesía Miguel Ángel Suárez

Los profesionales llevan años en el país centroamericano estudiando diferentes especializaciones, pero la pandemia los afectó económicamente y ahora no pueden quedarse. Aunque le piden al gobierno colombiano que los deje regresar, llevan un mes recibiendo respuestas negativas. 

Anuncios

Están en otro país e intentan volver. Lo que vive un centenar de médicos colombianos que estudian en Cuba representa el drama de cientos de personas en todo el mundo que están lejos de casa y atrapados en territorios extranjeros, tras el cierre de los aeropuertos internacionales por la pandemia global del Covid-19. La diferencia es que estos colombianos viven en Cuba, llevan exactamente un mes tramitando el regreso a su país de origen y no han recibido ninguna respuesta por parte de la Cancillería colombiana, al tiempo que ven cómo decenas de connacionales sí lograron volver. 

Leonardo Sierra es un médico que se fue a vivir a Cuba para estudiar su especialización en neurocirugía en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. Es residente de cuarto y último año, y además está a la cabeza del grupo de colombianos que quieren regresar a su país. 

Sierra le explicó a France 24 que inicialmente 110 médicos colombianos que estudian en Cuba se unieron con 16 personas más, entre ellos estudiantes de otras maestrías diferentes a la salud, familiares y un par de turistas; para pedirle a la Embajada de Colombia en Cuba y al Gobierno del presidente Iván Duque que los deje volver a su país natal. 

Su drama comenzó cinco días después de que el mandatario colombiano anunciara la prohibición de la entrada de vuelos internacionales a su territorio. 

Aunque viven en Cuba, la mayoría de los médicos están en aprietos porque la pandemia los afectó económicamente. Sierra cuenta que algunos estudiantes viven con el dinero que les mandan desde Colombia, pero el aislamiento obligatorio que aplica en este país desde el 25 de marzo hizo que muchos de sus familiares perdieran el empleo o cerraran los negocios de los que vivían. “Tenemos dificultades de abastecimiento y muchos de nuestros familiares no pueden seguir enviándonos una mensualidad”, explica el médico residente. 

Él calcula que mensualmente cada estudiante puede necesitar 500 dólares para su manutención y que un año de especialización en Cuba cuesta más de 12.000 dólares. Ninguno de los colombianos que piden volver a su país está becado, según Sierra. 

Un mes de intentos fallidos

Es por eso que desde el 24 de marzo, los médicos comenzaron a intercambiar cartas en las que literalmente le suplican a la Embajada colombiana en Cuba que les permita regresar. La primera respuesta oficial llegó el 26 de marzo, cuando el Consulado les dio algunas buenas noticias. 

Aunque no les garantizó que podían volver, al menos les indicó que si querían hacerlo debían buscar y pagar un vuelo chárter en cualquier aerolínea comercial. Si lo encontraban, este debía llegar a una ciudad en donde todos pudieran aislarse durante 15 días, pagando su estadía y sus alimentos.

Otro requisito que les pidieron las autoridades fue una lista con los nombres, números de identificación y datos de contacto de quienes quieren regresar, junto con la precisión del lugar donde pasarían la cuarentena al llegar al país. En cualquier caso, necesitarán los permisos del gobierno cubano y del colombiano. 

A cambio, la única ayuda que les ofrecen las autoridades colombianas es servirles de mensajero. “En este proceso, tanto el Consulado como la Embajada podrán colaborar siendo instrumentos de comunicación a través de notas verbales, entre ustedes y cada uno de los dos Gobiernos”, dice la carta que firmaron el embajador colombiano en Cuba, Juan Manuel Corzo, y el cónsul Luis Fernando Córdoba. 

France 24 los contactó pero ellos respondieron que no están autorizados para hablar y que la Cancillería se pronunciaría en unos días al respecto. Por su parte, el equipo de prensa de Cancillería sostuvo que toda su información es institucional a través de los comunicados, aunque precisaron que todos los vuelos que han llegado recientemente al país son de viajeros temporales que quedaron atrapados en otros países desde que la pandemia llegó a Colombia.

La carta les dio tanta ilusión a los médicos residentes que empezaron a buscar a las aerolíneas por medio de correos electrónicos, incluso intentaron con las Fuerzas Armadas de Colombia, y un día después ya tenían una estimación de Wingo, una aerolínea colombiana de bajo costo. La compañía calculó que un avión con 186 pasajeros costaría 37.000 dólares netos, pero que sumando los 7.000 dólares del Impuesto de Valor Agregado (IVA), los 4.650 del servicio aeroportuario en Cuba y los 2.790 del impuesto turístico que les cobra Colombia, el precio total subiría a casi 51.500 dólares. 

Los médicos están dispuestos a pagarlo. Es por eso que, según Sierra, le enviaron a la Embajada la cotización y la lista con los pasajeros. Pero la respuesta fue un baldado de agua fría. El Consulado les notificó en un correo electrónico el 6 de abril que todos los vuelos hacia Colombia “están restringidos por instrucción directa de Presidencia” y que, por ende, “la posibilidad de un vuelo chárter está también descartada por el momento”. 

Dos días después, la autoridad migratoria de Colombia emitió una resolución que permite la repatriación y establece los protocolos de cómo hacerlo. El problema es que esto aplica puntualmente para quienes están temporalmente en el exterior y viven en Colombia, una condición que los médicos no tienen porque residen en Cuba precisamente por sus estudios. 

Esto dejó al centenar de colombianos en un limbo jurídico que hace que mientras la Cancillería aplaude el regreso de 1.156 colombianos a través de 14 vuelos diferentes en las últimas semanas; los médicos en Cuba sigan buscando al gobierno para volver. 

Ella es una de los 110 profesionales de salud que le piden al gobierno de Colombia que los deje regresar y salir de Cuba en medio del Covid-19.
Ella es una de los 110 profesionales de salud que le piden al gobierno de Colombia que los deje regresar y salir de Cuba en medio del Covid-19. © Cortesía Miguel Ángel Suárez

La situación se complicó todavía más porque uno de los médicos se suicidó hace un par de semanas. Sierra dice que el Consulado no ha hecho nada para repatriar el cuerpo, que creen que las autoridades cubanas lo cremaron, pero que no saben dónde están las cenizas. “Le hemos dicho a los compañeros que eran cercanos a él que si tienen contacto con sus familiares para mirar si nosotros podemos llevar las cenizas, en caso tal de que podamos viajar”, dijo a France 24.

Los médicos siguen a la espera de una respuesta 

Contrario a quitarles la esperanza, la resolución animó a estos profesionales de la salud a enviarle una tercera carta al embajador en Cuba. Su situación es cada vez más apremiante porque, además de padecer la crisis económica que desató la pandemia, sus presupuestos se recortaron con el alza del dólar. Incluso, los que tenían créditos bancarios para estudiar fueron excluidos de “la continuidad” del mismo, según la misiva que le enviaron a Corzo.

Por eso se han comprometido a pagar todo lo que sea necesario y a cumplir con los protocolos oficiales. En la respuesta del 17 de abril, el Consulado reconoce que quieran tomar las medidas “si se llega a aprobar el vuelo”, pero remata diciendo que “lo importante en este momento es esperar la respuesta del Gobierno colombiano”. 

Sierra, el médico residente, aseguró a France 24 que la Cancillería nunca los ha contactado directamente y que lo único nuevo que ha pasado es que el Consulado los llamó este 24 de abril para pedirles que enviaran de nuevo la lista con todos los pasajeros. Como se han ido sumando algunos turistas que no han podido salir de Cuba, ahora son 136 colombianos los que piden una pista de aterrizaje y los mismos a quienes la Cancillería no les ha dado una respuesta. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.