Saltar al contenido principal

México implementa salida de migrantes indocumentados de albergues por COVID-19

Anuncios

México (AFP)

El gobierno de México decidió la salida inmediata de inmigrantes indocumentados alojados en estaciones migratorias del país, ante la contingencia sanitaria por la pandemia del nuevo coronavirus, según anunció este domingo.

"Con base en las recomendaciones sanitarias de autoridades mexicanas y de organismos nacionales e internacionales sobre la protección de los derechos humanos (...) se implementó la salida de algunas personas migrantes (...) a quienes por distintas razones no se había resuelto su situación jurídica", señaló el Instituto Nacional de Migración (INM) en un comunicado.

La medida del gobierno mexicano llega luego de diversas peticiones de organismos internacionales de derechos humanos, incluida la oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), para proteger la salud y seguridad de los inmigrantes detenidos en estaciones migratorias, en medio de la pandemia de COVID-19.

"El INM retomó las políticas emitidas por agencias de la Organización de las Naciones Unidas en materia de seguridad humana que establecen medidas que pongan a salvo la salud, integridad y vida de la población en causales de riesgo inminente", dijo la institución.

El organismo indicó que de sus 65 estaciones y albergues migratorios en el país, con una capacidad de ocupación de 8.524 personas, unos 3.760 migrantes fueron alojados en marzo. Actualmente albergan a 106 personas.

Explicó que otro de los motivos para ordenar la salida inmediata de los migrantes indocumentados, en su mayoría centroamericanos, "fue el cierre fronterizo frente a la emergencia sanitaria por parte de Guatemala, Honduras y El Salvador ocasionando el retraso de los retornos asistidos".

Las autoridades migratorias dijeron que las personas que deseen permanecer albergadas en las estaciones del INM "podrán hacerlo al poner de manifiesto, ante el instituto, su voluntad de manera expresa".

Tras las multitudinarias caravanas de finales de 2018 y principios de 2019, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó a México con sanciones comerciales si no tomaba medidas para detener la oleada migratoria.

El presidente Andrés Manuel López Obrador endureció entonces su política migratoria y desplegó a unos 26.000 militares en sus fronteras norte y sur para frenar el paso de indocumentados.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.