¿Qué implica la retirada argentina de las negociaciones externas del Mercosur?

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y la vicepresidenta de Uruguay, Lucia Topolansky, saludan durante la foto familiar de la 55ª cumbre del Mercosur en Bento Goncalves, Río Grande del Sur, Brasil, el 5 de diciembre de 2019. Sur El bloque comercial de cuatro naciones de Estados Unidos, Mercosur, comenzó una reunión cumbre el miércoles, recuperándose de los aranceles estadounidenses al acero y al aluminio y una disputa entre sus dos miembros más grandes.
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y la vicepresidenta de Uruguay, Lucia Topolansky, saludan durante la foto familiar de la 55ª cumbre del Mercosur en Bento Goncalves, Río Grande del Sur, Brasil, el 5 de diciembre de 2019. Sur El bloque comercial de cuatro naciones de Estados Unidos, Mercosur, comenzó una reunión cumbre el miércoles, recuperándose de los aranceles estadounidenses al acero y al aluminio y una disputa entre sus dos miembros más grandes. © AFP

El Gobierno argentino anunció que no acompañará las negociaciones de libre comercio del Mercosur con Corea del Sur, Singapur, Líbano, Canadá e India, entre otros, en lo que representa una nueva crisis para el bloque regional.

Anuncios

Desde que asumió la Presidencia en diciembre de 2019, Alberto Fernández no concretó ningún encuentro con su homólogo de Brasil, Jair Bolsonaro. Es una muestra de la distancia que hoy separa a Argentina de su principal socio comercial, y que además son los mayores integrantes del Mercosur, el bloque comercial regional que completan estados activos como Uruguay y Paraguay.

Fue justamente este último –que está en ejercicio de la Presidencia pro témpore del Mercosur– el que informó el viernes 24 de abril de una nueva crisis dentro del bloque. Un comunicado difundido por su Cancillería señala que Argentina anunció que deja de participar "en las negociaciones de los acuerdos comerciales en curso y de las futuras negociaciones del bloque".

Según el documento, la decisión fue informada por Argentina el mismo día, en una reunión en videoconferencia de los Coordinadores Nacionales del Grupo Mercado Común sobre relacionamiento externo.

"La prioridad es la política interna en medio de la pandemia" 

El argumento argentino es que, en el marco de la pandemia del Covid-19 y por el crítico estado económico del país (la recesión, alta inflación, incremento de la pobreza y la indigencia, y una situación de deuda muy delicada, que se encuentra en proceso de renegociación), su prioridad es la política económica interna.

En un comunicado difundido el pasado sábado, la Cancillería argentina defendió el principio de integración regional, como "una forma de afrontar la pandemia global y sus consecuencias económicas y sociales". Y agregó: "Es imperiosa en un mundo en el que los organismos internacionales predicen la caída del PIB en los países de mayor desarrollo, una disminución brusca del comercio global de hasta un 32 % y un impacto imprevisible en la sociedad".

El presidente Alberto Fernández, junto a Felipe Solá, su canciller designado. Buenos Aires, Argentina, el 9 de noviembre de 2019.
El presidente Alberto Fernández, junto a Felipe Solá, su canciller designado. Buenos Aires, Argentina, el 9 de noviembre de 2019. Agustín Marcarian / Reuters

No obstante, el Ministerio de Relaciones Exteriores argentino también dijo que prioriza la protección de empresas, empleos y familias del país. "Lo hace a diferencia de las posiciones de algunos socios, que plantean una aceleración de las tratativas hacia acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Singapur, Líbano, Canadá y la India, entre otros". Y que por la actual incertidumbre internacional y la delicada situación económica del país aconsejan detener esas negociaciones.

Sin embargo, excluyeron de esta decisión los acuerdos con la Unión Europea y con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), conformada por Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza, que están a la espera de aprobación parlamentaria en ambos lados del Atlántico.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería Argentina, Jorge Neme, le dijo a la agencia de noticias Télam que "en las condiciones en la que está Argentina hoy, esas negociaciones nos conducían necesariamente a la pérdida de puestos de trabajo, nos afectaban mercados, no nos resolvían ni abrían mercados a nuestros productos".

"La excusa de la pandemia no puede frenar negociaciones a largo plazo"

La coalición de oposición Juntos por el Cambio, de la cual hace parte el expresidente Mauricio Macri, durante cuyo gobierno se anunció un paso decisivo en el acuerdo comercial con la Unión Europea en 2019, criticó al gobierno de Alberto Fernández.

Este sábado 25 de abril emitió un comunicado en el que dijo: "La excusa dada de la pandemia no puede frenar negociaciones de largo plazo". Y agregó: "Argentina abriendo nuevos mercados ayuda, no entorpece la negociación (de la deuda pública del país)". Juntos por el Cambio advirtió que "Argentina no puede tirar por la borda más de 30 años de esfuerzo en la construcción del Mercosur".

En Twitter, el canciller Felipe Solá respondió: "Los que piden tratados de libre comercio del Mercosur con otros países no pueden destacar un solo beneficio para el trabajo argentino".

"Argentina permanece en el Mercosur"

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería Argentina, Jorge Neme, le había dicho a la agencia Télam que, sin dejar el bloque, "la idea es permitir que los demás países que tienen intereses en esas negociaciones sigan adelante y, una vez que terminen ese procesos, nosotros evaluaremos qué es conveniente para nosotros". (Aunque es difícil que avancen en este contexto de pandemia, en el que todas las negociaciones de estas características están paralizadas).

"Para eso planteé que hay publicar una salvaguarda jurídica en el tratado a los fines de que quede establecida la legalidad de ese procedimiento", agregó Neme.

Pero Paraguay señaló en un comunicado que los demás estados "evaluarán las medidas jurídicas, institucionales y operativas más adecuadas en razón de la decisión soberana de la República Argentina de manera a no afectar el proceso de construcción comunitaria del Mercosur y de las negociaciones comerciales en curso".

Pedro Miguel Costa e Silva, responsable de negociaciones bilaterales y regionales en América de la Cancillería brasileña le dijo a la publicación Valor Econômico que el anuncio de Argentina tiene un aspecto positivo, al reducir la incertidumbre y dar libertad a los demás socios para avanzar en la apertura de sus economías.

"En el Mercosur siempre encontramos soluciones para nuestros desafíos, nos tenemos que adaptar; la decisión de Argentina no condicionará a los demás países", dijo Costa e Silva.

Vista general de la reunión de cancilleres, este martes previo a la Cumbre del Mercosur en la ciudad de Santa Fe, Argentina, el 16 de julio de 2019.
Vista general de la reunión de cancilleres, este martes previo a la Cumbre del Mercosur en la ciudad de Santa Fe, Argentina, el 16 de julio de 2019. Juan Ignacio Roncoroni / EFE

"Argentina quedó claramente en una posición solitaria en el bloque"

Esteban Actis, doctor en relaciones internacionales, docente investigador de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina) le dijo a France 24 que "Argentina, con el cambio de gobierno, y con una visión distinta sobre el futuro de la integración regional, quedó claramente en una posición solitaria en el bloque".

Explicó que, al impulso de mayor liberalización que tenían Paraguay y Uruguay, "se le ha sumado Brasil en los últimos años, sobre todo con el gobierno de Michel Temer y ahora fuertemente con el gobierno de Bolsonaro".

Y es que en Brasil se ha dado un proceso por el cual la idea de una mayor apertura tiene el respaldo "sobre todo de los ganadores del modelo brasileño, que tienen que ver con el agribusiness (negocio agrícola) y el sector financiero de servicios".

Son sectores que, señala Actis, creen "que tal como está el Mercosur no tiene mucho sentido, en un contexto de cada día y cada año que pasa menor importancia relativa del comercio intrabloque". Y es que, por otro lado, el comercio bilateral entre las propias Argentina y Brasil viene cayendo: en enero de 2020 se registró una baja del 8,8 % interanual, según la Cámara Argentina de Comercio y Servicios.

"El verdadero problema: el Arancel Común Externo"

Para Actis, lo más problemático no son los acuerdos comerciales externos que pueda definir el bloque, sino la discusión sobre la posible reducción del Arancel Externo Común (AEC) del Mercosur, que protege a los miembros de que otros integrantes del bloque importen a menor costo y dejen de comprar a uno de ellos.

Esto es algo que Argentina, a diferencia de los otros miembros, rechaza, porque, explica el académico, "le permite consolidar una integración productiva industrial y le permite tener algún tipo de patrón de especialización productivo y es el corazón de las pocas exportaciones de bienes manufacturados industriales argentinos (como textiles o metalmecánica)".

Es que, desaparecido eso, "Argentina se quedaría sin esa protección efectiva y, claramente, el impacto en las exportaciones sectoriales de Argentina sería importante", le dijo a este medio. Por lo tanto, agregó, "esto (de los acuerdos de libre comercio) es la entrada en calor, el verdadero partido está en esa disputa".

Argentina se enfrenta a una situación en la que si se queda sola mientras los otros avanzan en reducir el AEC, "es una muy mala noticia, porque genera un aislamiento de Argentina a nivel regional, una imposibilidad por su mercado de poder generar algún tipo de mercado más amplio, una desventaja en los patrones de especialización tecnológica. Para Argentina sería una situación muy complicada".

Pero si Argentina decide sumarse a la reducción o eliminación del AEC, "también habría sectores industriales argentinos que sentirían un impacto muy fuerte", dijo Actis. Es posible que el Gobierno de Fernández quede atrapado entre esas dos opciones, que lo obligarán a decidir cuál es la menos mala.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24