Saltar al contenido principal

Tras seis semanas de encierro, los niños españoles salen a tomar el aire

Anuncios

Madrid (AFP)

Tras seis semanas encerrados en sus casas, los niños españoles pudieron empezar a salir a dar breves paseos o a jugar en la calle este domingo, en una leve flexibilización del férreo confinamiento del país para frenar los contagios del coronavirus.

Tercer país con más muertos por la COVID-19 solo por detrás de Estados Unidos e Italia, España mantiene en confinamiento a sus 47 millones de habitantes desde el 14 de marzo, una medida que se prolongará al menos hasta el 9 de mayo incluido.

A diferencia de otros países europeos, en España los niños ni siquiera se beneficiaron de las excepciones que aplican para sus padres y otros adultos, como ir a comprar alimentos y medicinas o pasear al perro.

Eso cambia a partir de este domingo, cuando los niños podrán salir una hora al día entre las 09h00 y 21h00, en un "primer alivio" del confinamiento, indicó el sábado el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

Esto es posible gracias a que España, con más de 223.000 casos notificados y 23.190 decesos, ha logrado controlar la epidemia dejando atrás el pico de los contagios a principios de abril, cuando se registraron hasta 950 muertos en 24 horas por el virus, frente a los 288 reportados este domingo.

La medida permitirá que un adulto acompañe en un entorno de un kilómetro a hasta tres niños para que puedan "correr, saltar, hacer ejercicio", detalló el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias.

Los niños tendrán que respetar las medidas de distanciamiento social, por lo que no podrán juntarse con amigos ni con adultos que no vivan con ellos, advirtieron las autoridades.

"Es importante que este paso lo demos siguiendo a rajatabla todas las (...) medidas de protección e higiene", advirtió Sánchez. "No conviene subestimar al enemigo que tiene una tal capacidad de contagio".

Los mayores de 14 años pueden hacer las actividades permitidas a los adultos.

- Caos en el anuncio -

El gobierno tomó la decisión ante crecientes reclamos de asociaciones de familias y de pediatras para permitir a los más pequeños tomar el aire, pero su anuncio a principios de semana creó tal confusión que llevó al gobierno a pedir perdón a los propios niños.

"Es verdad que en los últimos días, en las últimas horas, en el gobierno no hemos sido todo lo claros que deberíamos a la hora de explicar cómo podréis salir", dijo Pablo Iglesias el jueves.

Todo comenzó el martes, luego del consejo de ministros, cuando la portavoz del gobierno, María Jesús Montero, informó que los menores de 14 años podrían salir a partir del lunes 27 de abril, pero únicamente para acompañar a uno de sus progenitores al supermercado o a la farmacia.

Este anuncio generó una ola de críticas por insuficiente por parte de las asociaciones y de los partidos políticos, incluido el de izquierda radical Podemos, que lidera Iglesias.

Como protesta, fue convocado por redes sociales un cacerolazo que llevó a padres y niños a hacer sonar ollas desde los balcones de sus casas esa misma tarde, una iniciativa que se escuchó en varias zonas de Madrid.

Esa misma noche, el ministro de Sanidad compareció para rectificar e informar que el permiso, que se adelantaría para el domingo, incluiría también paseos, en línea con lo que ocurre en otros países europeos.

De todas maneras, el gobierno ha advertido que el confinamiento continúa, pidiendo a la población no bajar la guardia para evitar que recrudezcan los contagios.

El confinamiento podría comenzar a ser desmantelado a partir de mediados de mayo, ha augurado Pedro Sánchez, que dijo que si los contagios siguen disminuyendo se permitirá a partir del 2 de mayo salir a pasear o hacer ejercicio, al igual que ocurre en otros países europeos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.