La industria aeronáutica, entre pérdidas millonarias y despidos masivos

La pandemia de coronavirus ha obligado al gigante aeroespacial Boeing a cerrar sus fábricas en el estado de Washington.
La pandemia de coronavirus ha obligado al gigante aeroespacial Boeing a cerrar sus fábricas en el estado de Washington. © Jason Redmond / AFP

Con las restricciones aéreas para frenar el brote del Covid-19, el sector aeronáutico sufre pérdidas millonarias. Compañías como Boeing y Airbus anuncian despidos masivos mientras los Gobiernos buscan formas para mantener la industria a flote.

Anuncios

Fabricantes de aviones, aerolíneas y proveedores de servicios aéreos han quedado fuertemente heridos por las prohibiciones de los viajes de pasajeros impuestos por los Gobiernos en medio de la pandemia por coronavirus, que lleva a grandes compañías a exponer inquietantes números rojos y pedir el rescates financieros.

Aviones de AirAsia estacionados en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur durante la orden de control de movimiento para frenar la propagación del coronavirus. Sepang, Malasia, el 14 de abril de 2020.
Aviones de AirAsia estacionados en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur durante la orden de control de movimiento para frenar la propagación del coronavirus. Sepang, Malasia, el 14 de abril de 2020. © Lim Huey Teng / Reuters

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que reúne a unas 300 aerolíneas en todo el mundo, confirmó una caída de la demanda global de pasajeros de un 53% en el mes de marzo a causa de las restricciones al tráfico aéreo y se espera que abril cierre con resultados aún peores. 

Se trata, ni más ni menos, del mayor desplome en la historia reciente del sector, y supone un regreso a los niveles de demanda del año 2006 aunque las flotas y tripulaciones actuales duplican la capacidad de hace 14 años.

Boeing y Airbus, grandes del sector, afectadas por la crisis

Los indicadores de la IATA se reflejan de manera clara en la situación de dos de las principales empresas del sector aeronáutico como lo son la firma europea Airbus, principal fabricante de aviones a nivel mundial, y su competencia estadounidense Boeing.

Boeing anunció que planea recortar un 10% de su plantilla, lo que en la práctica se traduce en unos 16.000 empleos, así como reducir la producción de varios de sus modelos de aviación comercial, incluido el 737 MAX, tras reportar pérdidas de 628 millones de dólares en el primer trimestre de 2020 por la crisis sanitaria. 

La planta de ensamblaje del Airbus A380 en Blagnac, en el sur de Francia, en una imagen del 21 de marzo de 2018.
La planta de ensamblaje del Airbus A380 en Blagnac, en el sur de Francia, en una imagen del 21 de marzo de 2018. © Pascal Pavani AFP/Archivo

Airbus, por su parte, registró una caída del 49% en sus ganancias básicas en los primeros tres meses de lo que va de año, lo que presenta una pérdida neta de 304 millones de dólares para la compañía. 

En medio de la tormenta, Airbus busca reducir temporalmente su plantilla en Reino Unido y limitar los empleos de unos 3.200 trabajadores en el país, una medida que llegaría después de que la empresa haya enviado a unos 3.000 trabajadores franceses en un estado parcial de desempleo, medida apoyada por el Gobierno galo. 

El CEO de la compañía, Guillaume Faury, no dio información sobre si se están realizando despidos forzosos, sin embargo, pidió al personal que se prepare para "medidas de mayor alcance" en medio del reducido margen que se prevé tendrá la aviación en los próximos años. 

Lufthansa y British Airways, otros dos gigantes afectados

Lufthansa, el mayor operador de vuelos en Europa a nivel de ingresos, es protagonista de una crisis similar. La compañía alemana se encuentra en negociaciones con el Gobierno de la canciller Angela Merkel sobre un plan de rescate de 9.000 millones de euros.

Ya el Gobierno suizo ha anunciado que solicitará unos 195.000 millones de dólares al Parlamento para ayudar al sector de la aviación, incluidas las unidades de Lufthansa, Swiss y Edelweiss, pero estas ayudas solamente contemplarían un rescate de las compañías en territorio suizo. 

Entre tanto, British Airways anunció este 29 de abril que planea una importante reducción de su tripulación que podría afectar a unos 12.000 de los 42.000 trabajadores de la aerolínea. "Nuestras propuestas apuntan a salvar tantos empleos como sea posible y asegurar un futuro sostenible", dijo un representante de la compañía.

La industria de la aviación podría tardar varios años en recuperar los niveles de tráfico que mantenía apenas tres meses atrás y Gobiernos de todo el mundo buscan ahora formas para salvar el sector, que según cálculos de la IATA, rondan ya los 314.000 millones de dólares por el momento.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24