Saltar al contenido principal

La pasta y la mozzarella de los pequeños productores italianos intentan resistir ante la pandemia

Anuncios

Nápoles (Italia) (AFP)

La palabra Italia trae a la mente imágenes de pasta deliciosa, mozzarella o los célebres limones de Amalfi. Pero la pandemia del nuevo coronavirus, ha sumergido en la crisis a los pequeños empresarios de productos "made in Italy".

"Nuestros ingresos se redujeron a la mitad", se lamenta Antonino Moccia, responsable del control de calidad en La Fabbrica della Pasta, situada en Gragnano, Campania, cerca de Nápoles.

Esta pequeña ciudad es famosa por sus pastas tradicionales de alta calidad, muy populares entre los turistas. Pero ya no hay turistas en la península desde el inicio de la epidemia de covid-19.

"Muchos clientes, también en el extranjero, cancelaron sus pedidos y nos encontramos con un almacén lleno, pedidos anulados e incluso pagos cancelados", explica Moccia a AFP TV.

Si bien las ventas de pasta se dispararon en todo el mundo después de que la gente comprara grandes cantidades debido al confinamiento, los productores tradicionales de Gragnano sufren un duro golpe. Debido a su calidad y al tiempo necesario para su fabricación (al menos 24 horas), ésta cuesta más del doble que la pasta industrial.

La Fabbrica della Pasta, empresa familiar que trabaja de forma artesanal, espera una caída del 40% de su volumen de negocios este año, si no hay "nuevos eventos negativos".

La empresa tuvo que paralizarse durante dos semanas, antes de poder reanudar la producción a media máquina, el 20 de abril, con estrictas medidas de seguridad que incluyen guantes, máscara y visera para todos los empleados.

- Leche de búfala congelada -

La industria agroalimentaria italiana representa un sector colosal: 145.000 millones de euros de ingresos en 2019, de los cuales 32.500 millones en la exportación. A esto se añade una producción agrícola de 56.600 millones de euros, lo que convierte a la península en el tercer productor de Europa.

También en Campania, los productores de mozzarella de búfala están preocupados. Les cuesta vender su producción puesto que las pizzerías y los restaurantes están cerrados desde el 9 de marzo y permanecerán así hasta el 1 de junio.

"Casi todo el sector sufre", explica Angelo Campomaggiore, director de la granja lechera y quesería familiar Antico Demanio, que tuvo que poner a uno de cada dos trabajadores en paro técnico.

En el taller, normalmente cuatro cubas están llenas de leche de búfala destinada a ser transformada en mozzarella pero, en estos días, sólo una lo será. La leche de los demás contenedores será congelada.

"La restauración está cerrada, al igual que la exportación", lo que provoca una disminución del 70% de la demanda, subraya Mauro Olita, agrónomo en la granja. Si bien la congelación de la leche no altera su calidad, conlleva costes adicionales, que pueden provocar un aumento del precio de la mozzarella o bien reducir considerablemente los beneficios de la empresa, añade.

- Limones de la costa de Amalfi -

A un centenar de kilómetros de allí, los productores de limones de la costa amalfitana, con cultivos en terraza, sacan en cambio provecho de la pandemia. "Al principio tuvimos dificultades porque el personal tenía miedo de contagiarse", observa Carlo de Riso, director de Costieragrumi, situado en Minori.

Pero una vez que los trabajadores se tranquilizaron y regresaron al trabajo, la empresa pudo responder a la demanda extremadamente fuerte. "La gran distribución duplicó sus pedidos", explica De Riso. "Hay una gran tensión" porque países como Argentina y España, desbordados por las consecuencias de la epidemia, no suministran muchos limones.

Costieragrumi también apuesta por las empresas de transformación para vender sus limones de menor calidad visual (con manchas o deformaciones). "Si los otros años desechamos los productos de menor calidad, este año los vendemos", señala, precisando que en temporadas anteriores habían "arrojado toneladas" de limones puesto que el mercado estaba saturado.

En un mundo sacudido por la pandemia, "estamos orgullosos por lo que hemos logrado", "incluso siendo una pequeña empresa", afirma De Riso.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.