Saltar al contenido principal

Por la pandemia, el 1º de mayo en Cuba pasa de la plaza a la casa

ADALBERTO ROQUE AFP
Anuncios

La Habana (AFP)

Banderas cubanas engalanan este viernes balcones y fachadas de edificios en Cuba como cada 1º de mayo, pero las celebraciones, que suelen abarrotar la Plaza de la Revolución de La Habana, fueron esta vez dentro de las casas, debido al nuevo coronavirus.

Bajo una llovizna pertinaz, la emblemática plaza que tiene como telón de fondo los rostros de los guerrilleros Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos, lucía desierta. Por allí desfilan cada año en esta fecha cerca de un millón de personas, según estimaciones oficiales.

"Siempre celebramos en Cuba el primero de mayo, esta vez hay que hacerlo así (a puerta cerrada), pero es por el bien de todos", dice Xiomara Castellanos, una jubilada de 77 años que bien temprano entonó el himno nacional desde su ventana.

"MiCasaEsMiPlaza, celebrando el Primero de Mayo", tuiteó el presidente Miguel Díaz-Canel, que también publicó una foto en la que posa con su esposa, Lis Cuesta, ambos con mascarillas y vestidos con los colores de la bandera cubana.

- "Fiesta, no reclamo" -

Díaz-Canel respondió así al llamado de las Central de Trabajadores de Cuba (CTC) que convocó a celebrar el Día Internacional del Trabajo en familia, para convertir esta jornada "en la de mayor aislamiento social" ante la pandemia, y a colgar en la redes sociales imágenes de esa conmemoración intramuros.

Solo dos carteles colgados de edificios colindantes anunciaban la efeméride en cercanías de la plaza. Unos de ellos, en la fachada de la Biblioteca Nacional, muestra al padre de la revolución cubana, Fidel Castro, y el concepto de revolución que expuso el 1º de mayo del 2000: "Cambiar todo lo que debe ser cambiado".

El otro cartel, colgado en el fronte del Teatro Nacional, dice "Por Cuba, unidos venceremos".

"En otros lugares (países) se convierte en una jornada de reclamos, pero aquí es una fiesta", comentó a la TV estatal un ciudadano desde la sala de su casa, en la provincia de Granma (sureste).

Díaz-Canel también homenajeó a los médicos que luchan contra el nuevo coronavirus, un día después de pedir a los cubanos "no bajar la guardia", para no retroceder en los resultados "alentadores" que está obteniendo el país frente a la pandemia.

Cuba registraba hasta este viernes 1.537 casos confirmados del nuevo coronavirus y 64 muertos, y espera alcanzar el pico de contagios la próxima semana, con una proyección máxima de 2.500 casos activos.

En un mensaje transmitido por la televisión, el secretario general de la CTC, Ulises Guilarte, invitó a entonar La Internacional, himno del movimiento obrero que suele sonar en esta fecha en la plaza, "como símbolo de resistencia y seguridad en la victoria".

Como media de prevención ante el coronavirus, el gobernante Partido Comunista (PCC, único) suspendió a finales de marzo el emblemático desfile por el Día Internacional del Trabajo, que cada año colma distintas plazas del país.

Desde el triunfo de la revolución cubana en 1959, el desfile por el Día del Trabajo se convirtió en una de las mayores actividades del gobierno socialista.

La última vez que esta actividad fue suspendida ocurrió en los años 1994 y 1995, cuando Cuba enfrentaba una dura crisis económica, tras la caída de la Unión Soviética.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.