Saltar al contenido principal

Auxiliar de enfermería indígena ayuda a su comunidad ante la covid-19 en Brasil

Entrada a la comunidad Parque de las Tribus, en la zona rural de Manaos, estado brasileño de Amazonas, en febrero de 2017
Entrada a la comunidad Parque de las Tribus, en la zona rural de Manaos, estado brasileño de Amazonas, en febrero de 2017 Raphael Alves AFP/Archivos
Anuncios

Manaos (Brasil) (AFP)

La auxiliar de enfermería Vanda Ortega luce una mascarilla y un tocado de plumas azules mientras recorre los caminos de tierra del Parque de las Tribus, una comunidad autóctona instalada cerca de Manaos, en el noroeste de Brasil, para vigilar la salud de los ancianos ante la covid-19.

La mujer de 32 años, que trabaja en un centro médico de Manaos, es miembro de la etnia Witoto y ha decidido ayudar a sus vecinos gratuitamente en su tiempo libre.

"No tenemos ninguna asistencia (de los poderes públicos), y yo soy la que debe hacer este trabajo. Aquí la gente no tiene forma de ir al dispensario", dice.

Situada a unos 20 km del centro de Manaos, cerca del aeropuerto de la ciudad más grande del norte del país, la comunidad del Parque de las Tribus se compone de unos 2.500 indígenas de 35 etnias distintas. Todos viven en viviendas precarias instaladas en la linde de la selva amazónica.

Ortega va de casa en casa equipada con guantes, una bata de protección y una mascarilla en la que se puede leer: "La vida de los indígenas importa", un mensaje inspirado del lema "Black Lives Matter" de los militantes negros en Estados Unidos.

En su bolsa de tela lleva un tensiómetro, y sobre todo un móvil con el que llama a médicos de Sao Paulo que hablan con los pacientes por videoconferencia.

"Esos médicos forman parte de un grupo de asistencia en línea y me han ofrecido sus servicios", cuenta Ortega.

A través de la pantalla, un médico le pregunta a Luiz Mendes, un miembro de la etnia Baniwa de 72 años, si tiene tos.

"Me gotea la nariz", contesta.

"No tenemos forma de ir al hospital. ¿Qué voy a hacer si estoy enfermo? ¿Ir caminando? Todo es más complicado para nosotros", lamenta Mendes.

Ortega sabe lo peligroso que puede ser la covid-19 para unos pueblos indígenas que ya fueron diezmados varias veces en la historia por virus procedentes del exterior.

"Atiendo especialmente a 40 personas de nuestra comunidad, sobre todo a cinco ancianos diabéticos o hipertensos que no pueden ir a buscar medicamentos a la ciudad porque podrían ser contagiados por el coronavirus. Así que yo los compro para ellos", dice.

La joven también recoge donaciones de alimentos y telas con las que mujeres indígenas fabrican mascarillas que se reparten entre los habitantes de la comunidad.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.