Saltar al contenido principal
Reporteros

El descenso de Maracaibo, la ciudad afectada por la violencia, la inflación y falta de servicios

© France 24

Maracaibo, capital del estado Zulia, es una ciudad ubicada al occidente de Venezuela. Por años fue considerada como la capital petrolera de ese país debido a la extracción y producción de hidrocarburos. En la actualidad, la imagen que ofrece es completamente distinta a la que prometía en décadas anteriores. La inseguridad, la corrupción, la alta inflación y la falta de servicios impactan a una población que diariamente lucha por sobrevivir.

Anuncios

Durante el siglo pasado, la mayor parte de la producción petrolera de Venezuela provenía del estado Zulia. Por ello, la ciudad de Maracaibo era considerada como la segunda más importante del país después de Caracas, la capital. 

La caída de la producción petrolera, y con ello el cierre de muchas empresas, ha generado problemas económicos. La falta de oportunidades de empleo afecta el ingreso de los hogares. 

La escasez de alimentos, y el elevado costo de los pocos que se consiguen, conlleva a problemas de nutrición entre los habitantes y más en aquellos que viven en zonas populares. Los ancianos y los niños, son los más vulnerables en esta situación y quienes intentan ayudar no consiguen medios para hacerlo efectivamente. 

“El pueblo ha sido abandonado, es preocupante. La gente no tiene qué comer, entonces cuando se enferma, todo se complica muy rápido”, dijo Carolina Real, integrante de la Fundación Levántate. 

Los hospitales reciben muchos pacientes, pero cuentan con limitados insumos para atender a los enfermos. 

“Nuestros hospitales se volvieron morideros. Los pacientes ya no vienen, prefieren morir en casa porque en los hospitales no hay nada, ni medicamentos, ni material. E incluso poca agua y electricidad, porque los servicios públicos ya no funcionan”, dijo Dora Colmenares, médico cirujano e integrante del sindicato de profesionales de la salud. 

Electricidad y gasolina, servicios escasos en la ciudad

Maracaibo es una de las ciudades del país más afectada por los problemas de electricidad. Los apagones son constantes y prolongados. Para hacer frente a la situación, quienes tienen recursos adquieren plantas eléctricas para abastecerse. 

“A veces no hay electricidad durante doce horas. Luego regresa. Nos la cortan tres, cuatro, cinco veces al día...nunca se sabe cuándo contaremos con ella. Es una lotería”, dice una habitante de la ciudad. 

Venezuela, a pesar de su producción petrolera, padece de escasez de combustible y Maracaibo no es la excepción. Diariamente se observan largas filas en las estaciones de servicios donde los usuarios pasan entre dos y tres días para cargar su vehículo de combustible. 

En medio de la situación, muchos aprovechan para hacer de ello un negocio. Por un lado están quienes por 10 dólares te ubican un puesto en la fila. Por otro lado, existen denuncias de que militares y efectivos de la fuerza pública negocian con el combustible en medio del caos. 

La inseguridad como medio para sobrevivir

La falta de oportunidades laborales y educativas empujan a la población a un solo camino: el de la delincuencia. Las bandas o pandillas de los sectores populares engrosan sus filas con integrantes cada vez más jóvenes. 

“Todos tenemos 15, 16 o 17 años. De estos jóvenes ninguno va a la escuela ¿Qué quiere que sean más adelante? Delincuentes. Si no roban, se mueren de hambre. Mire el estado en el que están”, dijo un joven a la producción del programa. 

Al ser consultado, el gobierno acepta la situación, pero responsabiliza de ello a las sanciones que Estados Unidos le ha aplicado al país y que, argumenta, le han impedido disponer de recursos para atender a su pueblo.

“Estas sanciones, estas prácticas, son genocidas. Pero no les servirán para nada. Hace 60 años que están bloqueando a Cuba y el pueblo cubano sigue de pie. Francamente, nuestro pueblo está listo para soportar todo esto. Nuestro pueblo tiene la moral en alto, muy alto. Todos estos ataques nos refuerzan. De esta crisis saldrán oportunidades para seguir avanzando con más fuerza”, dijo Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.