¿Es hora de que América relaje las medidas de confinamiento?

Las personas hacen fila afuera de una farmacia en medio del brote del nuevo coronavirus, en Guayaquil, Ecuador, el 15 de abril de 2020.
Las personas hacen fila afuera de una farmacia en medio del brote del nuevo coronavirus, en Guayaquil, Ecuador, el 15 de abril de 2020. © Santiago Arcos / Reuters

La Organización Panamericana de la Salud urgió a los gobiernos del continente a que basen sus decisiones en los datos y "piensen a nivel local" si evalúan levantar la cuarentena y cómo. Pero su advertencia choca con mandatarios como el presidente de Brasil, que evitó acudir a la ciencia para afrontar la pandemia. 

Anuncios

Si van a empezar a levantar el aislamiento, sean "cautelosos". La doctora Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), lanzó esta recomendación en medio de una rueda de prensa virtual este 5 de mayo, temiendo que el continente siga el ejemplo de Europa, sin estar preparados aún para las consecuencias que este escenario podría traer. 

"La suavidad o la eliminación de las medidas de restricción puede acelerar la propagación del virus y abrir la puerta a un resurgimiento dramático y a la propagación a otras áreas adyacentes", advirtió Etienne, que ha leído la premura con la que algunos Gobiernos de la región quieren reactivar la economía de los países, duramente golpeadas por los efectos de la parálisis en que ha puesto la pandemia a casi todo el mundo, a diferentes velocidades. 

El doctor Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS, destacó que si los países quieren reabrir, deben cumplir dos requisitos para iniciar una desescalada en las restricciones: tener la certeza de que se controla la transmisión y contar con un plan de transición muy claro y estructurado.

Pero esto no es posible, sin datos más cercanos del nivel de contagio en cada país, donde las pruebas de detección son claves. 

La transmisión comunitaria del virus en América del Sur: uno de los mayores desafíos

Y aunque algunos mandatarios pretenden obviar los datos científicos que les recuerdan lo que no quieren oír, Etienne recalcó: "En América del Sur, 7 de cada 10 países están experimentando transmisión comunitaria". 

¿Qué quiere decir esto? Que ya las personas no se contagian por casos importados sino que el virus ya se encuentra circulando en la comunidad, que ya la transmisión es un asunto local y depende del manejo interno de cada país. 

Etienne explicó que mientras en Centroamérica y el Caribe solo Panamá y República Dominicana han tenido transmisión comunitaria del virus, además de los siete en Suramérica, Norteamérica, cuenta con tres. Y alertó que EE. UU., Canadá, Brasil, Ecuador, Perú, Chile y México están viendo sus casos duplicados en cuatro días o menos; lo que consideró como un indicador "preocupante" que muestra una transmisión muy ascendente en esos países. 

Implementar "la gama completa de medidas de salud pública disponibles" antes de reabrir los países

Sao Luis, la capital y ciudad más grande del estado brasileño de Maranhão, se convirtió en la primera gran urbe de Brasil en declarar la cuarentena debido a la rápida propagación del Covid-19 en el gigante latinoamericano, que ya registra más de 110.000 contagios y 7.485 muertes.

Esta ciudad se convirtió en un gran ejemplo de lo que intenta explicar la OPS, a pesar de que el presidente Jair Bolsonaro vaya en contravía de estas recomendaciones. ¿Por qué? Porque la organización aseguró que se deben tomar medidas pensando en lo local y que el nivel de transmisión, además de su aceleración, depende de cada país y de cómo logre implementar las medidas para ralentizar los efectos del virus no solo en el costo humano, sino en la infraestructura hospitalaria y en la economía misma. 

Fotografía aérea que muestra un entierro que en una zona donde se han desenterrado nuevas tumbas en el cementerio de Nossa Senhora Aparecida en Manaus, en la selva amazónica del Brasil, el 22 de abril de 2020.
Fotografía aérea que muestra un entierro que en una zona donde se han desenterrado nuevas tumbas en el cementerio de Nossa Senhora Aparecida en Manaus, en la selva amazónica del Brasil, el 22 de abril de 2020. Michael DANTAS AFP

Pero no se trata únicamente del aislamiento, sino de implementar "la gama completa de medidas de salud pública disponibles", como dijo la OPS, que incluyen el porte de mascarillas, el lavado continuo de las manos y lo que es clave: el distanciamiento social, para cortar la cadena de transmisión del virus. 

Por ello, si bien no es una tarea sencilla, la OPS expuso que cada nación tendrá que decidir sobre sus propias medidas basadas en un "equilibrio" entre la recuperación económica y el número de muertes que esté dispuesta a asumir.

Haití y el coronavirus: "una tormenta perfecta"

La titular de la OPS expresó su preocupación por la situación del país, donde cree que existe el escenario para "una tormenta perfecta", ya que atraviesa una crisis humanitaria que el virus amplificará. 

Etienne advirtió que el retorno de 17.000 haitianos desde República Dominicana, donde existe ya una transmisión comunitaria, podría allanar el camino para una acelerada propagación del virus en una nación donde, apuntó, será muy difícil aplicar la medidas de distanciamiento social por las condiciones en las que vive la población.  

"Existe un verdadero peligro de que aumente el brote seguido de una crisis humanitaria en Haití", dijo al respecto. 

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24