Saltar al contenido principal

Empresa ligada a Google abandona proyecto de barrio futurista en Canadá

Una subsidiaria de Alphabet, la casa matriz de Google, anunció el 7 de mayo de 2020 que renuncia a su proyecto de barrio futurista en  Toronto
Una subsidiaria de Alphabet, la casa matriz de Google, anunció el 7 de mayo de 2020 que renuncia a su proyecto de barrio futurista en Toronto STR AFP/Archivos
Anuncios

Ottawa (AFP)

Una subsidiaria de Alphabet, la compañía matriz de Google, anunció el jueves el abandono de su proyecto de barrio futurista en Toronto en razón de la incertidumbre económica.

La compañía de Nueva York Sidewalk Labs había planificado la reurbanización de "Quayside", un páramo industrial de 5 hectáreas a lo largo del lago Ontario, para convertirlo en un distrito ultramoderno y sostenible, articulado en torno a tecnologías y datos digitales.

El panorama actual de "incertidumbre económica sin precedentes se ha consolidado en todo el mundo y en el mercado inmobiliario de Toronto y se ha vuelto demasiado difícil hacer que este proyecto de 12 acres (5 hectáreas) sea financieramente viable sin sacrificar elementos esenciales del plan", explicó Dan Doctoroff, CEO de Sidewalk Labs.

"Después de muchas deliberaciones, concluimos que ya no era lógico continuar con el proyecto Quayside e informamos ayer (por el miércoles) a Waterfront Toronto", agregó en un comunicado.

Sidewalk Labs fue contactado en 2017 por Waterfront Toronto, una entidad pública que reúne a la ciudad de Toronto y los gobiernos de Ontario y Canadá, para completar el proyecto.

"Aunque no vamos a continuar con este proyecto específico, la emergencia de salud actual nos hace sentir aún más fuertemente la importancia de reinventar las ciudades de cara al futuro", señaló Doctoroff.

Las ideas desarrolladas durante más de dos años y medio en torno a este proyecto "contribuirán significativamente a la lucha contra los principales problemas urbanos".

Sidewalk Labs había propuesto implementar una serie de innovaciones, incluidos semáforos que se adaptan en tiempo real al tráfico, espacios públicos modulares, ciclovías calientes en invierno o robots subterráneos que aseguran la distribución de paquetes y la gestión de residuos.

A finales de octubre pasado, las autoridades canadienses aceptaron en principio este controvertido proyecto futurista de barrio, que había generado preocupación sobre la privacidad de los residentes.

El distrito debía estar equipado con sensores para recopilar diferentes tipos de datos sobre el comportamiento de los residentes, como el flujo de ciclistas y peatones, el consumo de agua o el llenado de los botes de basura.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.