Saltar al contenido principal

OIM: migrantes están atrapados en las fronteras por los cierres contra la pandemia

Trabajadores migrantes, que quedaron varados en el estado occidental de Rajastán debido al bloqueo impuesto por el gobierno para prevenir la propagación de la enfermedad por coronavirus, usan máscaras protectoras mientras miran desde la ventana de un tren a la llegada a su estado natal del este de Bengala Occidental, en una estación de ferrocarril en las afueras de Kolkata, India, 5 de mayo de 2020.
Trabajadores migrantes, que quedaron varados en el estado occidental de Rajastán debido al bloqueo impuesto por el gobierno para prevenir la propagación de la enfermedad por coronavirus, usan máscaras protectoras mientras miran desde la ventana de un tren a la llegada a su estado natal del este de Bengala Occidental, en una estación de ferrocarril en las afueras de Kolkata, India, 5 de mayo de 2020. © Rupak De Chowdhuri / Reuters

La Organización Internacional para las Migraciones señaló que el sudeste asiático, África Oriental y América Latina son las regiones del mundo donde más se presentan casos de personas que huyeron de sus países y ahora están entre la pandemia y las medidas de aislamiento.

Anuncios

"Hay miles de migrantes extraviados en todo el mundo", advirtió Antonio Vitorino, director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), y explicó los límites a los derechos de movilidad que están afectando gravemente a miles de migrantes.

A través de una rueda de prensa virtual en Ginebra, Suiza dijo que "los ataques terroristas del 9/11 (de 2001 en EE. UU.) tuvieron un gran impacto en la movilidad humana, y creo que esta pandemia tendrá un impacto equivalente, si no mayor, en la forma de ver la movilidad en el futuro. Está claro que la salud es la nueva riqueza".

Aunque la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) estima que en el mundo hay más de 41 millones de desplazados y casi 26 millones de refugiados, las denuncias de la OIM se fijan en regiones específicas donde se viven las peores condiciones: el sur de Asia, África Oriental y América Latina. 

La mayoría de los campamentos de refugiados más grandes del mundo están en África

De los casi 70 millones de desplazados forzosos, en África hay 25,2 millones de ellos, según el Instituto de Estudios de Seguridad. Ese mismo centro de pensamiento africano apunta a la vulnerabilidad de África Oriental durante la pandemia, pues cuatro de los seis campamentos de refugiados más grandes del mundo están en Uganda, Kenia,Tanzania y Etiopía, todos en el este del continente.

Allí, muchos de los refugiados viven en condiciones donde el virus se podría propagar fácilmente y ellos no se pueden mover de un lugar a otro debido a las restricciones. 

Sin embargo, el Instituto africano señala que la peor situación durante la pandemia la viven quienes están fuera de los refugios. "Dependen de organizaciones benéficas locales para sobrevivir, muchas de las cuales ahora están cerradas debido a la pandemia y los bloqueos ordenados por el gobierno", aseguró la organización. 

Un niño migrante del campamento de Moria en Lesbos espera para abordar un autobús en el puerto del Pireo en Atenas luego del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), Grecia, 4 de mayo de 2020.
Un niño migrante del campamento de Moria en Lesbos espera para abordar un autobús en el puerto del Pireo en Atenas luego del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), Grecia, 4 de mayo de 2020. © Goran Tomasevic \ Reuters

En América Latina la situación no es muy diferente. Migrantes venezolanos que no han podido cruzar la frontera desde Colombia hacia su país de origen por limitaciones gubernamentales, aseguran que no tienen con qué comer y están durmiendo en los buses en los que llegaron hasta allí.

Mientras que miles de migrantes deportados desde Estados Unidos y México volvieron a Centroamérica, pero muchas de sus naciones no los han recibido, ya sea porque las fronteras están cerradas o porque las comunidades protestaron en su contra por miedo a que los desplazados estuvieran contagiados, como ocurrió en un centro de refugiados en Honduras

Una de las crisis más delicadas por el Covid-19 está en el Sudeste Asiático pues en esa región hay botes llenos de refugiados de la minoría rohingya, quienes intentan huir de Myanmar desde el último pico de violencia en su contra hace dos años. 

Pero en medio de la pandemia, países a los que antes llegaban, como Malasia, Tailandia y Bangladesh, han rechazado el desembarco de botes llenos de cientos de personas. Los navíos quedan a la deriva en altamar durante tanto tiempo que incluso se acaba el alimento y el agua para las personas a bordo, como lo han denunciado múltiples agencias de la ONU, incluidas Acnur y la OIM. Bangladesh ha recibido a algunas embarcaciones durante el último mes y los cálculos de Acnur son que más de 400 refugiados se salvaron con la medida.

"Muchos migrantes estaban en tránsito, algunos querían volver a sus países de origen, precisamente a causa de la pandemia", explicó Vitorino al hablar en términos generales sobre lo que ocurre en el mundo.

Las graves condiciones humanitarias en los lugares de recepción empeoran la situación

Una de las formas más eficaces para luchar contra el virus son las medidas de aislamiento. En los campos de refugiados o en las zonas donde habitan muchos de los migrantes atrapados es prácticamente imposible cumplir esas recomendaciones.

Al sur de Grecia, una de las puertas de la Unión Europea, por lo menos 150 personas que vivían y trabajaban en un hostal de migrantes dieron positivo en la prueba por el Covid-19 a finales de abril, según el viceministro de Protección Civil griego, Nikos Hardalias. El lugar está en cuarentena desde el 16 de abril.

El Gobierno griego logró contener el virus y dijo que no había razón para el pánico. Pero para el director de la OIM, la mayor preocupación es qué sucedería si la enfermedad llega a los campamentos hacinados de las islas griegas o los lugares donde las personas viven en precarias condiciones.

"No es una cuestión solo de derechos fundamentales, es una cuestión de salud pública. El acceso a la salud de los inmigrantes es de interés de toda la comunidad", dijo Vitorino.

Las deportaciones de migrantes desde Estados Unidos, en tiempos de pandemia

Y como si no fuera suficiente, los gobiernos han venido endureciendo sus políticas migratorias. Es el caso por ejemplo  de la Administración Donald Trump en Estados Unidos que, en medio de la pandemia, continúa las deportaciones.

La OIM se encarga de 1.100 campamentos y ayuda a más de dos millones de personas desplazadas en todo el planeta. El director concluyó que "no se puede adoptar un sistema único bajo la presión de la pandemia porque hay urgencia si supone sacrificar valores fundamentales".

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.