Saltar al contenido principal

Covid-19: ¿hubo “pacientes cero” desde otoño de 2019 en Francia?

Esta enfermera está en la unidad de cuidados intensivos de para pacientes de Covid-19 en el centro de salud Clinique de l'Orangerie, en Estrasburgo, Francia, el 17 de abril de 2020.
Esta enfermera está en la unidad de cuidados intensivos de para pacientes de Covid-19 en el centro de salud Clinique de l'Orangerie, en Estrasburgo, Francia, el 17 de abril de 2020. © Christian Hartmann / Reuters

Mientras que en China, punto de partida del coronavirus, el primer caso de infección conocido surgió en noviembre de 2019, Francia tuvo su primer caso de “paciente cero” contaminado en enero. Sin embargo, estudios y testimonios apuntan a que la propagación del virus en el país pudo haber empezado a finales del año pasado.

Anuncios

Es un mal invisible que aparentemente escapó al radar de los diagnósticos médicos durante meses. El origen de la propagación del Covid-19 en Francia, que en las últimas semanas ha dejado más de 25.000 muertos allí, sigue siendo un misterio. 

Hasta la semana pasada, el departamento de Oise, en el norte del país, era considerado el punto de partida de la propagación del virus al tener un “paciente cero” identificado “en la segunda semana” del mes de enero, tal como lo reveló el periódico Le Monde el 8 de abril. Por su parte, la Dirección General de la Salud (DGS), contactada por France 24, sitúa los primeros casos oficiales de contaminación a “finales de enero 2020”.

Esto fue antes de que el profesor Yves Cohen, director de los servicios de reanimación de los hospitales Avicenne en Bobigny y Jean Verdier en Bondy, anunciara el 3 de mayo en la cadena BFM Paris que un paciente de Seine-Saint-Denis había dado positivo para Covid-19 el 27 de diciembre 2019. Tras haber sido hospitalizado, le fue realizada una prueba PCR —para neumonía— que resultó negativa. 

“Retomamos las pruebas negativas de todos los pacientes que tuvieron una neumonía a partir del 2 de diciembre de 2019 y encontramos el primer paciente positivo para Covid-19 el 27 de diciembre”, explica vía telefónica a France 24 el profesor Yves Cohen. “La prueba se hizo el 27 de diciembre, pero supimos que había dado positivo solo hasta principios de abril”. 

En ese entonces, el paciente en cuestión, un habitante del municipio Bobigny, no sabía que estaba infectado. “Salí a hacer mis compras al centro comercial, fui al mercado, llevé a mis hijos al colegio, estuve con familia en mi casa, entonces sí, tal vez contaminé a otras personas”, le explicó a la emisora de radio France Bleu Paris.

El gobierno espera “una confirmación” del caso de Covid-19 identificado en diciembre

Pero según el profesor Yves Cohen, el hombre que “por ahora es el paciente más antiguo” de Covid-19 en Francia podría no ser el primer eslabón de la cadena de contaminación. “Lo único que sabemos es que su mujer estuvo levemente enferma antes que él, que luego él se enfermó y que le transmitió esa enfermedad a sus hijos”, afirma el director de los servicios de reanimación. 

Esta Estatua Dorada está en la plaza de Trocadero, cerca a la Torre Eiffel en París, Francia. Fotografía del 2 de mayo de 2020, durante la pandemia del Covid-19.
Esta Estatua Dorada está en la plaza de Trocadero, cerca a la Torre Eiffel en París, Francia. Fotografía del 2 de mayo de 2020, durante la pandemia del Covid-19. © Benoit Tessier / Reuters

La mujer del nuevo “paciente cero”, en caso de haber estado contaminada también, podría haberse contagiado en su lugar de trabajo: un supermercado. Para el profesor Yves Cohen, hay dos hipótesis posibles: “Pudo haber estado en contacto con personas de origen asiático en su puesto de venta de pescado, o con personas que venían del aeropuerto, pues su lugar de trabajo no es muy lejos del aeropuerto Roissy-Charles-de-Gaulle”. 

“Este estudio (del profesor Yves Cohen) sugiere que el SARS-CoV-2 circulaba en nuestro territorio antes de que se conocieran los primeros casos oficiales, incluso antes de la confirmación de su existencia por la comunidad científica", explica la Dirección General de la Salud, añadiendo: “El gobierno está en contacto con los científicos y los expertos con el fin de obtener una confirmación o alguna información al respecto. Estamos en contacto permanente con nuestros homólogos europeos y chinos sobre este tema, para poder entender mejor la propagación del coronavirus a nivel mundial”. 

¿“Primeros casos” de infección en Colmar desde noviembre?

Sin embargo, la identidad del primer paciente infectado por el Covid-19 no es segura. “Hay varios hospitales —el de Garches, el de la Pitié-Salpêtrière y otros en el Este de Francia— que están volviendo a hacer el estudio que nosotros hicimos”, afirma el profesor Yves Cohen. 

De hecho, uno de estos establecimientos, el hospital Albert Schweitzer de la ciudad de Colmar, mencionó en un comunicado el jueves 7 de mayo que los primeros casos (de Covid-19) se detectaron el 17 de noviembre 2019 en el este de Francia. Tras haber estudiado de manera retrospectiva más de 2.000 tomografías torácicas realizadas entre el 1º de noviembre y el 30 de abril, el doctor Schmitt descubrió “algunos casos que ya estaban circulando en la región a principios del mes de noviembre”. “El virus se dispersó entonces de manera muy esporádica. El contagio solo se aceleró durante los eventos de fin de año”, hasta la explosión de la epidemia, a finales de febrero, tras una reunión evangélica en la ciudad de Mulhouse. 

El hospital de Colmar también anunció el lanzamiento de una colaboración con el Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS, por sus siglas en francés) para “iniciar una investigación epidemiológica sobre estos resultados”. 

Por su parte, la Dirección General de la Salud explica que “no hay paciente cero único en Francia”. “Hubo casos de contaminaciones a finales de enero. Hubo un conjunto de casos en Oise. Otro en el Alto Rin”, añade la dirección general del Ministerio de Solidaridad y Salud. 

La hipótesis de los Juegos Mundiales Militares en Wuhan en octubre

Existe otra hipótesis sobre la posible propagación del Covid-19 en el Hexágono que apunta al ejército francés, especialmente a los Juegos Mundiales Militares de Verano (JMME, por sus siglas en francés). Esta competencia internacional se llevó a cabo del 18 al 27 de octubre en China, en Wuhan, el epicentro de la pandemia de Covid-19.

Varios deportistas que participaron en los JMME indican haber padecido síntomas similares a los del Covid-19. Entre ellos, un nadador de Luxemburgo contó que dos de sus compañeros de equipo se enfermaron durante los JMME. Y un militar francés afirmó haber tenido síntomas similares a los del Covid-19.

Elodie Clouvel frente a la torre Eiffel el 23 de agosto de 2016 en París.
Elodie Clouvel frente a la torre Eiffel el 23 de agosto de 2016 en París. © Bertrand Guay / AFP

Fue finalmente el testimonio de la campeona mundial de pentatlón moderno el que atrajo la atención sobre esta competencia en Wuhan. En una entrevista —actualmente inaccesible en internet— con la cadena local francesa TL7 a finales de marzo y que pasó desapercibida hasta esta semana, Élodie Clouvel afirmó que pensaba haber estado contaminada junto con su compañero Valentin Belaud, pentatleta también. Ambos habían participado en los JMME como miembros de la delegación francesa. 

Al preguntarle si esta competencia podía ser un posible punto de partida del virus en Francia, la Dirección General de la Salud menciona al Ministerio de Defensa, que se pronunció el miércoles en un comunicado: “En el servicio de salud del ejército no se declararon (…) casos de gripas o de hospitalizaciones durante y al regreso de los JMME que pudieran asemejarse, posteriormente, a casos de Covid-19”. Sin desmentir con firmeza las declaraciones de la campeona, el Ministerio de Defensa tampoco precisó si Élodie Clouvel estuvo o no en contacto con médicos militares para someterse a la prueba o para que se comparasen sus síntomas de ese momento con los del Covid-19.

La hipótesis de que un virus llegara de Wuhan a finales del mes de octubre o a principios de noviembre no parece descartable. “Es posible”, afirma el profesor Yves Cohen. “El primer caso chino que se conoce ocurrió alrededor del 8 de noviembre. Y como sabemos que se necesitan entre 5 y 14 días para la aparición de los síntomas clínicos, es perfectamente posible que en Francia a principios de noviembre hayamos estado en contacto con personas que podían estar contaminadas”.

Este artículo fue adaptado de su original en francés

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.