Italia sale del confinamiento: ¿inicia el éxodo del norte al sur?

La gente camina frente a la Fontana de Trevi, mientras Italia comienza a aliviar algunas de las restricciones del encierro de la enfermedad del Covid-19, en Roma, Italia, el 7 de mayo de 2020.
La gente camina frente a la Fontana de Trevi, mientras Italia comienza a aliviar algunas de las restricciones del encierro de la enfermedad del Covid-19, en Roma, Italia, el 7 de mayo de 2020. © Guglielmo Mangiapane / Reuters

La salida progresiva del confinamiento ya cumple casi una semana en el país transalpino, con la reapertura de varios sectores productivos, así como los desplazamientos de personas entre regiones. Esta decisión del Gobierno está generando un éxodo del norte al sur de la península: un movimiento de personas que buscan alejarse de las regiones más golpeadas por la pandemia.

Anuncios

Italia superó ya el umbral de los 30.000 muertos con coronavirus el pasado 8 de mayo, mientras que el dato de pacientes curados sigue en aumento y roza ya los 100.000, según los datos de la Protección Civil. Desde el pasado 4 de mayo el país inició la salida progresiva del confinamiento: el Gobierno autorizó la reapertura de varios sectores productivos, así como los desplazamientos de personas entre regiones para quienes quieran regresar a sus residencias en otras áreas de la península.

Esta decisión del Ejecutivo está generando un éxodo del norte al sur del país: un movimiento de personas que buscan alejarse de las regiones más golpeadas por la pandemia. En la estación ferroviaria de Roma cada vez son más los trenes provenientes del norte que llegan llenos de pasajeros cargados con grandes maletas. Muchos de ellos provienen de Milán, la capital de la región de Lombardía que ha sido la más golpeada por el Covid-19.

Todos están unidos por un mismo sentimiento: el miedo al coronavirus. “Soy obrero, y trabajo con mucho miedo porque tengo que estar en contacto con mucha gente. Y es imposible saber quién tiene el virus y quién no”, dijo uno de ellos a France 24.

Al desembarcar, cada persona debe someterse a estrictos controles: pasar un examen de temperatura y un control policial para justificar el desplazamiento. Marco Sinatra, miembro de las brigadas policiales que llevan a cabo estos controles, nos explicó el objetivo: “Hacemos esto para incentivar a las personas a no salir de sus casas y salir exclusivamente por exigencias motivadas y comprobadas con esta certificación”.

Personas en bicicleta en la Piazza Venezia durante la fase 2 de la lucha contra la pandemia del coronavirus Covid-19 en Roma, Italia, el 9 de mayo de 2020.
Personas en bicicleta en la Piazza Venezia durante la fase 2 de la lucha contra la pandemia del coronavirus Covid-19 en Roma, Italia, el 9 de mayo de 2020. © Fabio Frustaci / EFE / EPA

Eliano estudia en el sur del país. Al inicio de la crisis sanitaria se encontraba en Milán visitando a su hermana. Como muchos, quedó bloqueado en Lombardía por casi dos meses esperando la salida del confinamiento. “Tuve que volver porque tenía que retomar mis estudios en la universidad. Hay que reanudar la actividad porque la economía lo necesita y la gente lo necesita. No nos pueden dejar bloqueados eternamente”, dijo a France 24.

En las regiones del sur de Italia, la llegada masiva de estas personas provenientes de Lombardía preocupa: muchos temen la aparición de nuevos brotes de infección vinculadas a la circulación de personas en el país. “Me da pena pero no deberían venir aquí, porque llegan de la zona en donde apareció el virus” señaló una habitante de Roma a France 24.

Desde el pasado lunes, más de 10.000 personas han llegado al sur del país provenientes de otras regiones. Todas ellas deberán someterse a 14 días de cuarentena obligatoria. Y en caso de no respetarla, se expondrán a multas de hasta 3.000 euros y una denuncia penal con pena de cárcel si resultan positivos por Covid-19.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24