Nueva York: investigan posible vínculo entre un raro síndrome y la muerte de tres niños con Covid-19

Ingreso al hospital de niños Mount Sinai Kravis en medio de la pandemia de Covid-19 en la ciudad de Manhattan, en Nueva York, el 8 de mayo de 2020.
Ingreso al hospital de niños Mount Sinai Kravis en medio de la pandemia de Covid-19 en la ciudad de Manhattan, en Nueva York, el 8 de mayo de 2020. © Lucas Jackson / Reuters

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, expresó su preocupación por el fallecimiento de dos niños y un adolescente con síntomas similares a la enfermedad de Kawasaki y a un shock tóxico que dieron positivo en las pruebas de Covid-19.

Anuncios

Las autoridades de Nueva York están en alerta por la muerte de tres niños con Covid-19 que presentaron síntomas de un raro síndrome inflamatorio.

El gobernador neoyorquino, Andrew Cuomo, explicó en su sesión informativa diaria que dos chicos y un adolescente registraron un síndrome con síntomas similares a un shock tóxico y a la enfermedad de Kawasaki, incluyendo la inflamación de vasos sanguíneo y problemas cardíacos, con daños potencialmente mortales para el corazón.

Estas tres jóvenes víctimas, al mismo tiempo, dieron positivo por Covid-19 o anticuerpos relacionados, por lo que las autoridades sanitarias investigan si se trata de una complicación no conocida del coronavirus.

Cuomo reveló estos detalles al anunciar las muertes de un niño de 7 años en el condado de Westchester y un adolescente de Suffolk, quienes se sumaron al fallecimiento de un niño de 5 años en Nueva York, conocido el jueves. El gobernador reveló que estos tres jóvenes dieron positivo por Covid-19 en los test, pero no habían mostrado los síntomas comunes del virus al ser hospitalizados.

Por esa razón, los funcionarios estatales de salud están revisando otros 73 casos de niños diagnosticados con síntomas similares a la enfermedad de Kawasaki, una condición inflamatoria rara en niños, y el síndrome de shock tóxico. El objetivo es comprobar si estos también registran contagio de Covid-19 para determinar un potencial vínculo.

“Es muy posible que esto haya estado sucediendo durante varias semanas y no haya sido diagnosticado como relacionado con Covid-19“, advirtió Cuomo. “Esto es lo último que necesitamos en este momento, con todo lo que está sucediendo, con toda la ansiedad que tenemos ahora, que los padres tengan que preocuparse por si su hijo estaba infectado o no”, agregó el gobernador.

Según explicó el mandatario regional, las autoridades sanitarias de Nueva York se asociaron con el Centro del Genoma local y la Universidad Rockefeller para analizar si existe una base genética del síndrome y desarrollar criterios nacionales para identificar y responder a él, a pedido de los Centros para el Control de Enfermedades.

El síndrome desarrollado por los tres niños fallecidos comparte síntomas con el shock tóxico y la enfermedad de Kawasaki, incluyendo fiebre, erupciones cutáneas, hinchazón de las glándulas y, en casos graves, inflamación de las arterias del corazón.

En Estados Unidos, al menos 3.000 niños son diagnosticados con la enfermedad de Kawasaki cada año y es más común en niños menores de 6 años y en varones. Además, otras pocas docenas de casos parecidos han sido reportados en Francia, Reino Unido, Italia y España, donde también los científicos intentan determinar si el raro síndrome y el coronavirus están relacionados. Cabe destacar que los niños responden bien a la atención médica de esta afección si son tratados a tiempo.

Una potencial amenaza para la población aparentemente menos afectada por el coronavirus

Si se asocia el desarrollo de este raro síndrome con el Covid-19, podría representar un riesgo no contemplado para los niños, un sector de la población que, hasta el momento, parece menos afectada por el coronavirus.

Según el sitio web pediátrico británico Don’t Forget The Bubbles (DFTB), alrededor del 1 % de los casos críticos de Covid-19 involucra a niños, mientras que “las muertes siguen siendo extremadamente raras”, de acuerdo a las investigaciones internacionales.

Esto no quiere decir que no se contagien. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que “niños y adolescentes tienen la misma posibilidad de infectarse que cualquier otro grupo de edad y pueden propagar la enfermedad”.

Sin embargo, los casos pediátricos en el mundo no han sido tan altos. La agencia de salud de Francia, que reunió datos de una serie de estudios internacionales, indicó que los contagios entre la población joven representan entre el 1 y 5 % de las infecciones documentadas de manera oficial a nivel global.

Para los expertos franceses, eso no significa que los niños no contraigan el virus, sino que generalmente exhiben síntomas leves o directamente ninguno. Una postura relativizada por los especialistas de DFTB, Alasdair Munro y Damian Roland, que consideraron “bastante convincente” que los niños, en especial menores de 10 años, tengan “menos probabilidades de adquirir la infección que los adultos, en una cantidad significativa”.

También está bajo investigación la capacidad de propagación que pudieran tener los niños, más allá de no desarrollar los síntomas de la enfermedad. Mientras un estudio de uno de los focos de contagio en Francia, en un chalet de la región de Alta Saboya, determinó que un niño del lugar entró en contacto con 172 personas mientras estaba enfermo de coronavirus y no contagió a ninguno, otra investigación, del virólogo Christian Drosten en Alemania, determinó que los niños tienen una carga viral comparable a la de los adultos.

Cabe remarcar que todos los estudios aún son circunstanciales y ninguna conclusión puede ser tajante en este campo.

Con Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24