Saltar al contenido principal

Argentina: repartidores de domicilios protestaron por mayor seguridad en medio de la pandemia

Trabajadores de entrega a domicilio protestan por mejores condiciones de trabajo y equipos de seguridad en medio de la pandemia en Buenos Aires, Argentina, el 8 de mayo de 2020.
Trabajadores de entrega a domicilio protestan por mejores condiciones de trabajo y equipos de seguridad en medio de la pandemia en Buenos Aires, Argentina, el 8 de mayo de 2020. RONALDO SCHEMIDT AFP

Trabajadores de plataformas como Rappi, Uber Eats y Globo salieron a las calles de Buenos Aires para reclamar mejores condiciones salariales y sanitarias en compensación al desarrollo de la labor con la que transportan alimentos, medicamentos y otros productos esenciales. 

Anuncios

Protegidos con mascarillas y guardando distancia entre sus motocicletas, grupos de empleados domiciliarios manifestaron su inconformidad con las condiciones en las que laboran para aplicaciones como Uber Eats, Rappi y Globo en Argentina. 

Los transportadores que, en tiempos de pandemia, se han convertido en trabajadores cruciales para la distribución de alimentos, medicamentos y distintos productos esenciales, alzaron su voz en una protesta que fue grabada y compartida en redes sociales por usuarios en Buenos Aires. 

De acuerdo con lo señalado a la agencia internacional de noticias AFP por Maximiliano Martínez, uno de los dirigentes del gremio, las peticiones por mejores pagos y la recepción de elementos de bioseguridad fueron elevadas al Ministerio de Trabajo. 

"Queremos un aumento de 100% en lo que cobramos por cada viaje. Nuestros ingresos están congelados desde 2018 y ese porcentaje fue impactado por la inflación (...) Necesitamos elementos de seguridad frente a la enfermedad. Trabajamos 10 horas por día. Las ganancias de las empresas aumentaron exponencialmente", precisó Martínez. 

Para el citado líder de 49 años, los reclamos de los trabajadores de estas plataformas digitales evidencian la precarización en medio de la cual ejercen sus labores, por lo que la convocatoria a extender las manifestaciones fue ampliada a toda la nación. 

Una ganancia que no compensa el riesgo

Se estima que, por cada viaje de entrega, un domiciliario de estos servicios gana entre 0,78 centavos de dólar y 1,14 dólares, de acuerdo con la distancia que requiera el pedido. 

Desde el 20 de marzo, día en el que entró en vigencia la medida de aislamiento obligatorio ordenado por el Gobierno del presidente Alberto Fernández, el trabajo de los miles de domiciliarios se transformó en una actividad crucial. Sin embargo, pese al riesgo que asumen, siguen sin ser bien recompensados. 

Según cifras oficiales, el salario mínimo en el territorio argentino es de cerca de 228 dólares, una cifra casi inalcanzable para los trabajadores informales y que, de ser obtenida, no es suficiente para suplir los gastos de la canasta básica, que equivalen a al menos 200 dólares por mes. 

La noche de este 8 mayo, la Casa Rosada confirmó, en su cuenta oficial de Twitter, que el Ejecutivo decidió extender el periodo de aislamiento obligatorio hasta el 24 de mayo.

Hasta este viernes, la propagación del brote de Covid-19 deja en Argentina, conforme al registro de la Universidad Johns Hopkins, 5.611 contagios y 293 muertes. 

Con AFP y EFE

 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.