Saltar al contenido principal

Estudiantes rusos denuncian una movilización forzada frente a la pandemia

Un sanitario saluda desde un hospital de Khimki, a las afueras de Moscú, para pacientes de COVID-19 el 3 de mayo de 2020
Un sanitario saluda desde un hospital de Khimki, a las afueras de Moscú, para pacientes de COVID-19 el 3 de mayo de 2020 Kirill Kudryavtsev AFP
Anuncios

Moscú (AFP)

La movilización de los estudiantes frente al coronavirus en Rusia se lleva a cabo bajo amenazas de las autoridades -"aquellos que no van, no tendrán su certificado y se exponen a ser expulsados"- denuncia Svetlana, alumna de sexto año de medicina en Moscú.

Ante el número de infecciones -casi 200.000 casos identificados el sábado- el sistema sanitario ruso, debilitado por la falta de personal, los años de recortes presupuestarios y polémicas reformas, se encuentra bajo presión pese al despliegue de casi 100.000 camas adicionales en todo el país.

El 27 de abril, los ministerios de Salud y de Educación emitieron un decreto que ordena a los estudiantes de cuarto, quinto y sexto año de medicina realizar una "formación práctica" en hospitales que tratan a los enfermos de COVID-19 a partir del 1 de mayo.

Sólo quedan exentos los que presentan "contraindicaciones médicas".

- Escasez -

Según varios testimonios recabados por la AFP, como el de Svetlana, algunos estudiantes afirman que están amenazados de exclusión si se niegan. Piden mantener el anonimato por miedo a represalias.

Además les preocupa la falta de equipos de protección individual en los hospitales. Las autoridades han reconocido que hay penuria, pero restan importancia al alcance.

Alexandra, de cuarto año de medicina en la universidad Setchenov, es tajante: si "los médicos carecen de medios de protección, dudo mucho que haya suficiente para nosotros".

También afirma que no la van a realojar y no quiere arriesgarse "a infectar a sus padres" que viven con ella. Sin protección ni experiencia, "no prestaremos ayuda y propagaremos la infección".

Elena, en segundo año en Setchenov y por lo tanto eximida de la movilización, afirma que algunos compañeros han recibido amenazas.

"Si no aceptas, no tendrás diploma ni especialización", les dijeron, según ella.

En un llamamiento anónimo publicado en las redes sociales, estudiantes de la universidad Pirogov pidieron al rector Serguéi Lukianov que establezca como principio el "voluntariado".

Ni esta universidad ni el departamento de Salud del ayuntamiento de Moscú han respondido a las solicitudes de la AFP para obtener reacciones.

La vicerrectora de la universidad Setchenov, Tatiana Litvinova, contactada por la AFP, afirma que trabajar en un área que trata la COVID-19 no es obligatorio, ni se sancionará a quien no lo haga.

"Si un estudiante no quiere hacerlo, puede seguir su formación en otro centro. Nadie lo está forzando", afirma Litvinova, contradiciendo el texto del decreto, que en su establecimiento afecta a 1.000 estudiantes.

También promete que los estudiantes que estén en contacto con pacientes en Moscú se les pagará hasta 100.000 rublos (unos 1.240 euros, unos 1.340 dólares) y tendrán "medios de protección individual".

Ivan Konovalov, de la Alianza de Médicos, un sindicato cercano a Alexéi Navalni, el principal líder de la oposición al Kremlin, explica que las autoridades movilizan a los estudiantes debido a una falta crónica de personal.

"Las reformas de los últimos años en el sector sanitario han provocado que los médicos se vayan masivamente", recuerda.

Incluso instituciones cercanas al Kremlin, como el Tribunal de Cuentas, han reconocido que la "optimización" del sector, un eufemismo del gobierno para definir las reformas de los últimos diez años, ha dejado a la medicina desvalida frente a la epidemia.

- "Sin experiencia" -

La situación empeora, con muchos profesionales infectados y en general más de 10.000 casos de contagios diarios desde hace una semana.

Las autoridades no publican estadísticas. Según un recuento oficioso de los médicos, cientos de ellos han sido infectados y al menos 100 han muerto.

Konovalov considera que la movilización de estudiantes no solucionará el problema: "Incluso los del último año no tienen experiencia para trabajar en estas condiciones".

En este contexto, los estudiantes han lanzado una petición en la red pidiendo la anulación del decreto. Otro grupo organizó una protesta en Instagram contra el "trabajo forzado".

Algunas personas no entienden estas iniciativas."¿Por qué has elegido este trabajo? ¡Para salvar vidas! (...) ¿Si comienza una guerra, también se van a esconder bajo las faldas de sus madres?", protesta Marina Goncharova en VKontakte, el facebook ruso, escribiendo en una página dedicada a las protestas estudiantiles.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.