Haití: temor por posibles ataques a pacientes con Covid-19

Fotografía de archivo de residentes que se reúnen frente a un hotel designado como centro de cuarentena por la enfermedad del coronavirus Covid-19, en Puerto Príncipe, Haití, el 12 de marzo de 2020.
Fotografía de archivo de residentes que se reúnen frente a un hotel designado como centro de cuarentena por la enfermedad del coronavirus Covid-19, en Puerto Príncipe, Haití, el 12 de marzo de 2020. © Andrés Martínez Casares / Reuters

La estigmatización adquiere una nueva dimensión en el país más pobre de América. Un presunto contagiado con el nuevo coronavirus denunció que estuvo a punto de ser linchado y el presidente de la nación caribeña hizo un llamado a evitar este tipo de actos violentos que ya se vivieron hace 10 años con la epidemia del cólera.

Anuncios

El pastor Burel Fontilus, acusado de estar contagiado de Covid-19, le temé más a la reacción de la gente que al coronavirus. Según le contó a la agencia de noticias Reuters, un grupo de civiles armados amenazó con lincharlo en su barrio de Puerto Príncipe, la capital de Haití.

“No se todavía el resultado de las pruebas médicas y aún así todas las redes sociales sabían que yo estaba enfermo. Me acusaron de contagiar gente en todo lado”, explicó Fontilus.

El pastor Burel Fontilus habla durante una entrevista con Reuters después de su recuperación del coronavirus Covid-19, en Puerto Príncipe, Haití, el 3 de mayo de 2020.
El pastor Burel Fontilus habla durante una entrevista con Reuters después de su recuperación del coronavirus Covid-19, en Puerto Príncipe, Haití, el 3 de mayo de 2020. © Jeanty Junior Augustin / Reuters

Según contó este pastor cristiano, grupos de personas estaban reuniéndose para lincharlo por el presunto “contagio irresponsable” a otras personas en la ciudad. Sin embargo, en Haití, según las cifras del instituto Johns Hopkins, hay 15 victimas fatales y 182 personas contagiadas de Covid-19.

Jude Edouard Pierre, el alcalde del distrito de Carrefour, que forma parte de Puerto Príncipe, echó más gasolina a los rumores en Twitter al decir que un hombre contagiado con el coronavirus había huido de las autoridades. Dos días tuvo que retractarse y decir que el pastor Fontilus, acusado de ser ese paciente cero, era alguien “honesto que nunca tuvo malas intenciones”.

Pierre se vio obligado a enviar carros de la Policía a proteger la casa del pastor hasta que una ambulancia lo llevara al hospital para tratarlo y hacerle la prueba diagnóstica.

La epidemia de la violencia en Haití

El pastor Fontilus nunca pudo regresar a su hogar y a la fecha vive de casa en casa de sus amigos. Y tiene razones para estar preocupado, pues, quizás, la epidemia más grave en Haití es la violencia.

El país caribeño ha sido víctima de varias tragedias naturales que, sumadas a la desigualdad y la corrupción, mantienen a su gente padeciendo por sus necesidades básicas. Diez años atrás, los haitianos vivieron la epidemia del cólera, por la cual 800.000 personas terminaron contagiadas y 10.000 de ellas murieron. En ese periodo, según reseña Reuters, 45 sacerdotes de la religión vudú haitiana fueron linchados al ser culpados de transmitir la enfermedad con sus pociones.

El caso del pastor Fontilus es apenas un aviso, pero con los antecedentes que hay es un motivo de preocupación para los gobernantes. El presidente de Haití, Jovenel Moïse, dijo el 27 de abril que la nación no va a tolerar la violencia contra los que se enfermen de Covid-19.

Un sacerdote vudú con una máscara facial para protegerse de la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) participa en una ceremonia en Puerto Príncipe, Haití, 1 de mayo de 2020. Fotografía tomada el 1 de mayo de 2020.
Un sacerdote vudú con una máscara facial para protegerse de la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) participa en una ceremonia en Puerto Príncipe, Haití, 1 de mayo de 2020. Fotografía tomada el 1 de mayo de 2020. © anty Junior Agustín \ Reuters

El principal hospital del país, el Bernard Mevs, decidió no abrir una zona para tratar a los pacientes con el coronavirus luego de que los vecinos se opusieran.

Por lo pronto, los pastores del vudú haitiano, con los hechos de violencia de una década atrás en mente, se están armando y preparando por si vuelven a ser atacados. “Nos organizamos en grupos para defendernos y usamos los medios para comunicarnos. No vamos a permitir que suceda de nuevo lo que pasó antes”, dijo Mambo Euvonie, líder de la comunidad del vudú haitiano.

Haití ha sido, además, escenario de fuertes manifestaciones de gente que pide el fin de la corrupción y que exige la renuncia del actual presidente Moïse. Pero su voz de inconformismo va más al fondo de la situación, pues el país tiene una inflación de dos dígitos y la inseguridad y el desempleo han aumentado notoriamente.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24