Saltar al contenido principal

Una parte de España sale del confinamiento...y vuelve a las terrazas

Un camarero sirve a unos clientes el 11 de mayo de 2020 en un negocio de la ciudad española de Tarragona
Un camarero sirve a unos clientes el 11 de mayo de 2020 en un negocio de la ciudad española de Tarragona Lluís Gené AFP
Anuncios

Tarragona (España) (AFP)

"Esto se echaba mucho de menos", dice Jesús Vázquez. En el primer día del desconfinamiento en la mitad de España, los españoles volvieron a las calles y muchos de ellos retomaron la costumbre de tomar algo en una terraza.

Tras más de dos meses bajo uno de los confinamientos más estrictos de Europa por el coronavirus, "valoras incluso más estos pequeños placeres", señaló a la AFP Vázquez, un obrero de 51 años que pidió un sándwich y una cerveza en una terraza en Tarragona, Cataluña (noreste).

Son cuatro en la mesa, sentados en las esquinas para mantener la distancia.

Su hijo, Alejandro, dice esperar el fin de su jornada de trabajo para reencontrarse con sus amigos.

"Hemos quedado al terminar para ir a pasear y tomar una merienda. Hay ganas ya, hace dos meses que no nos vemos y se nota", confesó.

Tarragona, localidad costera en Cataluña, está incluida en la mitad de España que este lunes fue autorizada a pasar a la fase 1 del desconfinamiento por etapas, que el gobierno prevé que se prolongue hasta fines de junio.

Madrid y Barcelona, las dos ciudades más grandes del país y las más golpeadas por la epidemia del nuevo coronavirus, no lograron entrar en la primera fase.

El pase de una fase a otra de cada región depende de la evolución de la epidemia, que en el país ha dejado más de 26.000 muertos, así como mostrar que su sistema sanitario es capaz de responder a una nueva ola de contagios.

En las zonas que este lunes entraron en la primera fase, se permiten las reuniones sociales de hasta diez personas.

Pequeños negocios, iglesias, museos y terrazas de bares y restaurantes pueden reabrir pero con aforo reducido.

Laia Sabaté, de 27 años, aprovechó estas libertades recuperadas para quedar temprano con otras dos amigas e ir a comprar un pastel de cumpleaños para un amigo.

"Hemos ido a una panadería, hemos tomado unos cafés y un pastel para llevar y se lo hemos llevado a su casa antes de que tuviera que ir a trabajar", indicó en la plaza del ayuntamiento de Tarragona.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.