Saltar al contenido principal

Todo un icono británico, el pub sufre la resaca de la pandemia

El emblema del pub The French House de Londres, cerrado por la crisis del coronavirus, fotografiado el 5 de mayo de 2020
El emblema del pub The French House de Londres, cerrado por la crisis del coronavirus, fotografiado el 5 de mayo de 2020 Tolga Akmen AFP
Anuncios

Londres (AFP)

En sus 129 años de existencia, el pub londinense "The French House" superó dos guerras mundiales y muchas crisis. Como muchos de estos establecimientos, verdaderos iconos del modo de vida británico, ahora lucha por su supervivencia en plena pandemia de coronavirus.

Ubicado en el barrio de Soho, este bar que según la leyenda era frecuentado por el general De Gaulle cuando estuvo exiliado en Londres durante la ocupación nazi de Francia, ha lanzado una campaña de recaudación de fondos en línea.

Espera reunir 80.000 libras (98.000 dólares, 92.000 euros) para cubrir gastos debido a su falta de ingresos: el lunes había recaudado más de 50.000.

"Tuvimos que hacer esto porque no teníamos suficientes reservas", explica a la AFP Lesley Lewis, propietaria desde hace tres décadas.

Hasta donde ella sabe, la única vez que el pub tuvo que cerrar fue tras un bombardeo de la Segunda Guerra Mundial, pero solo "un día".

La pandemia de covid-19 llevó al Reino Unido -que con 32.065 muertos es el segundo país con mayor cantidad de fallecimientos en el mundo- a adoptar medidas sin precedentes para frenar la propagación del virus.

El primer ministro Boris Johnson ordenó el cierre de pubs y otros establecimientos públicos el 20 de marzo y no se espera que vuelvan a abrir hasta julio como muy pronto.

"Le estamos quitando al pueblo británico su derecho ancestral e inalienable de ir al pub", reconoció con gravedad.

Según los historiadores, es la primera vez desde la peste de 1665 que cierran todos los pubs, abreviación de "public houses".

Durante la Segunda Guerra Mundial, "los pubs a veces cerraban debido a la escasez de cerveza", señala el historiador Paul Jennings. Pero en general, se mantuvieron abiertos porque se consideraban "buenos para la moral".

- Desempleo y desperdicio -

Los 50.000 pubs registrados en el país, que emplean a medio millón de personas, ya atravesaban momentos difíciles antes de la aparición del coronavirus.

Según la Asociación Británica de Cervecerías y Pubs, muchos propietarios han sufrido en los últimos años por el aumento de los impuestos a la cerveza, la prohibición de fumar en sus salones y el impacto de la crisis financiera de 2008.

Ahora, sin ingresos, les cuesta pagar el alquiler y los impuestos locales y muchos tuvieron que tirar parte de sus reservas de productos perecederos.

Para sobrevivir, la mayoría puso a su personal en desempleo parcial y se acogieron a programas gubernamentales de emergencia para ayudar a las pequeñas empresas.

"El efecto es claramente devastador para el sector", dice Tom Stainer, director de la federación Camra. "Sería ingenuo pensar que todos los pubs van a sobrevivir", agregó.

- Clientes asiduos, "impacientes" -

El "Hearsall Inn", en Coventry, en el centro de Inglaterra, afirma servir "la mejor pinta de Guinness de los alrededores".

Para uno de sus propietarios, Daniel Scott, la crisis no tiene precedentes desde que su familia comenzó a dirigir el establecimiento hace 22 años.

Pero sigue confiando en el futuro: "Tenemos algunos clientes muy asiduos que están impacientes por volver", dice.

Más al sur, en el pueblo de Bursledon, cerca de Southampton, Rakesh Modha está ansioso por volver al "Linden Tree", que suele visitar cuatro veces por semana, y ayudar a organizar el tradicional concurso de preguntas semanal, una tradición que perdura en esos establecimientos.

"Hay como un vacío en mi vida", dice este contable, que echa de menos "la interacción con los amigos" en el pub.

Con el progresivo desconfinamiento del país anunciado por Johnson, la industria espera poder reabrir al menos parcialmente.

Pero el ejecutivo advirtió de que esto no será posible hasta julio como muy pronto, si la situación sanitaria ha mejorado para entonces.

Los pubs entonces probablemente se parezcan poco a como eran antes.

En Coventry, Scott considera instalar pantallas protectoras para separar a los clientes y los empleados tras la barra y vigilantes en la entrada para limitar la afluencia.

Sin embargo, en opinión de Jennings el pub seguirá estando en el corazón de la vida británica: "El pub está claramente aquí para quedarse".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.