Saltar al contenido principal

EEUU y Cuba se acusan de "terrorismo" tras inclusión de La Habana en lista negra

La Plaza de la Revolución de La Habana, casi vacía el 1 de mayo de 2020 como medida de precaución contra la pandemia de coronavirus. Estados Unidos ha acusado a Cuba de no hacer lo suficiente para luchar contra el terrorismo.
La Plaza de la Revolución de La Habana, casi vacía el 1 de mayo de 2020 como medida de precaución contra la pandemia de coronavirus. Estados Unidos ha acusado a Cuba de no hacer lo suficiente para luchar contra el terrorismo. ADALBERTO ROQUE AFP/Archivos
Anuncios

Washington (AFP)

Estados Unidos y Cuba intercambiaron el miércoles acusaciones de apoyo al terrorismo, con nuevas presiones a la isla un día después de que La Habana exigiera una "investigación exhaustiva" del reciente ataque contra su embajada en Washington.

El gobierno de Donald Trump incluyó a Cuba en su lista negra por "no cooperar plenamente" en la lucha antiterrorista, alejándose más de los esfuerzos de reconciliación propiciados por su antecesor, Barack Obama.

Cuba se sumó a otros cuatro adversarios (Irán, Siria, Corea del Norte y Venezuela) que no obtuvieron en 2019 la certificación requerida por una ley estadounidense contra el terrorismo, paso previo para cualquier venta de armas por parte de Estados Unidos.

Es la primera vez que Cuba aparece en este listado desde 2015, cuando fue retirada bajo la administración Obama, que dio el histórico paso de restablecer las relaciones diplomáticas rotas desde la revolución de Fidel Castro.

El gobierno de Trump acusó a Cuba de acoger a negociadores del Ejército de Liberación Nacional (ELN), última guerrilla activa de Colombia, quienes viajaron a La Habana en 2017 para sostener conversaciones de paz con emisarios de Bogotá, pero no han regresado.

"La negativa de Cuba a comprometerse productivamente con el gobierno colombiano demuestra que no está cooperando con el trabajo de Estados Unidos para apoyar los esfuerzos de Colombia para garantizar una paz, seguridad y oportunidades justas y duraderas para su pueblo", dijo el Departamento de Estado.

La certificación es diferente a la designación de patrocinio estatal del terrorismo, que tiene efectos legales de gran alcance. Cuba fue eliminada de la lista de Estados que patrocinan el terrorismo en 2015, aunque la Administración Trump ha insinuado que puede volver a ingresarla.

- "Lista espuria" -

Cuba, que no importa armas de Estados Unidos, su archirrival desde hace seis décadas, se verá poco afectada en la práctica por esta nueva medida. Pero esto no impidió que La Habana rechazara la decisión.

"El Departamento de Estado pone a Cuba en lista espuria de países que no cooperan en la lucha contra el terrorismo, pero no impidió, ni condena, el ataque terrorista del 30 de abril", dijo el canciller Bruno Rodríguez, denunciando "impunidad de grupos violentos" en territorio estadounidense.

En un tuit, Rodríguez incluyó un video del martes, cuando emplazó a Estados Unidos a explicar los supuestos nexos del atacante con agrupaciones que incitan al odio contra Cuba.

Alexander Alazo, un cubano residente en Estados Unidos, fue arrestado por los 32 balazos disparados contra la sede diplomática, que dejaron daños materiales pero no heridos. El Servicio Secreto estadounidense, encargado de proteger a funcionarios extranjeros, dijo que a Alazo le habían recetado medicamentos psiquiátricos después de quejarse de escuchar voces.

Según documentos judiciales, el hombre de 42 años intentó incendiar una bandera cubana pero no pudo y en vez de eso ondeó una bandera estadounidense y "gritó a la embajada cubana que era un yanqui".

Rodríguez vinculó a Alazo con una iglesia evangélica en Florida, la Doral Jesus Worship Center. El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, pronunció un discurso el año pasado en ese centro religioso, donde consideró a los líderes de Cuba "los verdaderos imperialistas en el hemisferio occidental".

Cuba es un aliado clave del mandatario socialista de Venezuela, Nicolás Maduro, a quien Washington considera un dictador.

Un alto funcionario de La Habana, Carlos F. de Cossio, tuiteó el miércoles que Cuba era "una víctima del terrorismo", aludiendo a acciones de los fallecidos anticastristas Luis Posada Carriles, Orlando Bosch y Guillermo Novo Sampolla.

- "Espaldarazo" -

Desde Bogotá, el Alto Comisionado para la Paz del gobierno de Iván Duque, Miguel Ceballos, celebró la certificación de Cuba como un "espaldarazo".

"Esta respuesta de Estados Unidos apoya la posición que ha tenido el gobierno colombiano y que seguirá teniendo, exigiéndole a todos los países en donde hacen presencia miembros del ELN o de las FARC, que hagan entrega a la justicia", dijo a periodistas.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desaparecieron con la paz sellada en 2016, pero disidentes de esa guerrilla operan en Venezuela en connivencia con el gobierno de Maduro, según Washington y Bogotá.

Duque, aliado de Estados Unidos, interrumpió el diálogo con el ELN después de un ataque con coche bomba en enero de 2019 en una academia de policía de Bogotá que dejó 22 cadetes muertos. Y exige desde entonces a Cuba la entrega del equipo negociador del ELN.

Arturo López-Levy, experto en Cuba en la universidad Holy Names University, dijo en Twitter que la negativa de La Habana obedece a los protocolos de las pláticas, que tenían a Venezuela, Brasil, Chile y Noruega como garantes.

El Departamento de Estado acusó a Cuba de acoger también a varios prófugos estadounidenses, como Joanne Chesimard, condenada por ejecutar al policía estatal de Nueva Jersey Werner Foerster en 1973.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.