Saltar al contenido principal
Los recuperados del Covid-19

Verónica Portillo, enfermera salvadoreña, ahora quiere volver a la batalla (5/6)

"La discriminación es grande, aquí lo ven a uno con uniforme y se apartan", le dijo Verónica Portillo a France 24.
"La discriminación es grande, aquí lo ven a uno con uniforme y se apartan", le dijo Verónica Portillo a France 24. © France 24

En El Salvador, el personal de salud ha tenido que enfrentar la pandemia con muchas dificultades, principalmente por la falta de equipos de bioseguridad y de aplicación de protocolos sanitarios, las cuales ha llevado a que alrededor de 150 trabajadores de salud hayan sido enviados a cuarentena por dos motivos: dieron positivo a la prueba de Covid-19 o atendieron (sin mascarillas ni gabachones) a pacientes positivos. Esta es la historia de Verónica Portillo.

Anuncios

En la madrugada del 13 de abril, un grupo de policías tocó insistentemente la puerta de la enfermera Verónica Portillo, de 31 años, para notificarle que el resultado de su prueba de Covid-19, tomada tres días antes, era positivo.

Portillo estuvo destacada en un centro médico de una zona populosa de la ciudad capital desde el inicio de la emergencia nacional, en marzo.

"(El policía) me dijo 'es que le salió positiva la prueba'. Entonces ya venían los médicos con el traje especial para trasladarme, y me dijeron: 'nos tenemos que llevar a sus hijos'. Yo quedé en shock, no sabía qué hacer", relata.

Sin saber a cuál hospital sería llevada, le angustiaba la posibilidad de no volver a ver a sus hijos mientras la enfermedad progresaba.

Verónica fue dada de alta luego de permanecer 23 días internada y, si bien no llegó a un estado crítico, recuerda que en ese período no pudo conciliar el sueño por el miedo a quedarse sin respiración.

Su vocación de servicio la llevó a convertirse en un apoyo importante del personal médico donde estuvo hospitalizada, cuando la enfermedad se lo permitía. "Lo que yo hacía era estar pendiente de los pacientes, siendo paciente yo, estar pendiente que los pacientes tuvieran el oxígeno", explica.

Ahora, cuando el país enfrenta la fase aguda de la enfermedad con más de 1.000 contagios y 23 muertes, Verónica quiere volver a la batalla, no obstante, lamenta la discriminación que sufre el personal de salud. "Ahora que yo ya lo viví, quisiera atender a los pacientes más críticos. Creo que la discriminación de la población para el personal de salud es bastante grande, aquí no los ven como héroes, como en otros países", lamenta.

 

+ Vea los anteriores capítulos de esta serie, aquí:

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.