El Parlamento de Israel aprobó el nuevo gobierno de unidad

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habla durante una ceremonia de juramento de su nuevo gobierno de unidad con el rival electoral Benny Gantz, en la Knéset, el parlamento de Israel, en Jerusalén, 17 de mayo de 2020.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habla durante una ceremonia de juramento de su nuevo gobierno de unidad con el rival electoral Benny Gantz, en la Knéset, el parlamento de Israel, en Jerusalén, 17 de mayo de 2020. © Adina Valman / Reuters

Benjamín Netanyahu empezaría su quinto mandato acusado por varios cargos de corrupción y con los ojos encima por el posible anexo de territorios palestinos ocupados en Cisjordania. 

Anuncios

Un año de bloqueo político que terminó con un nuevo gobierno de unidad, Benjamín Netanyahu será primer ministro por quinta vez consecutiva, pero su periodo comenzará plagado de acusaciones.

En una semana, el gobernante deberá presentarse a juicio, lo acusan de varios casos de corrupción. En ese contexto, el Parlamento aprobó su nuevo gobierno de unidad, uno que no parece tan fuerte ya que el líder de derecha tuvo que llegar a un acuerdo para compartir poder con el opositor centrista, líder del partido Azul y Blanco, Benny Gantz.

Tres elecciones inconclusas tuvieron que pasar para que el líder conservador pudiera seguir siendo primer ministro por 18 meses más, luego Gantz será quien asuma el poder. En un acuerdo que no ha estado libre de suspicacias, el exgeneral, que era oposición, será mientras tanto el ministro de defensa de Netanyahu.

El longevo gobernante de Israel, que llegó al poder en 1996, podrá defenderse desde el primer cargo del país de los señalamientos por soborno, abuso de confianza y fraude. Acusaciones que él niega.

Setenta y tres diputados de los 120 del Parlamento (Kneset) respaldaron el nuevo gobierno, todo el bloque de oposición que un tiempo atrás respaldaba a Gantz, criticó el acuerdo y lo rechazó. “Decidimos juntos dejar a un lado las divisiones y enfrentarnos a los desafíos que la pandemia nos plantea en materia de salud, economía y sociedad", dijo Netanyahu que, además, tendrá un gobierno con 34 ministros.

Un hombre palestino se sumerge en el agua de un manantial natural para refrescarse durante una ola de calor, en medio de las preocupaciones sobre la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), cerca de Jericó en la Ribera Occidental ocupada por Israel el 17 de mayo de 2020.
Un hombre palestino se sumerge en el agua de un manantial natural para refrescarse durante una ola de calor, en medio de las preocupaciones sobre la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), cerca de Jericó en la Ribera Occidental ocupada por Israel el 17 de mayo de 2020. © Mohamad Torokman / Reuters

La cuestión palestina en la mira

El nuevo gobierno dijo que iniciará un “proceso histórico” y se anexará parte del territorio palestino de Cisjordania, esto a pesar de las advertencias y el rechazo de la gran mayoría de los países de la comunidad internacional.

La tercera fuerza del Parlamento, la Lista Unida Árabe, dijo que este objetivo contraría la posibilidad de paz, a lo que Netanyahu respondió que, más bien, se acercan a ese fin porque “la paz está basada en la verdad”.

Israel arguye razones bíblicas para tener el control de los territorios que ocupó después de la guerra de 1967. Pese a infringir las Convenciones de Ginebra y el Derecho Internacional, ha promovido asentamientos judíos en esos territorios, espacios que une con infraestructura propia. Ha construido muros para separar zonas disputadas e invierte un enorme gasto en defensa para proteger esos asentamientos.

Tras un Acuerdo de Paz anunciado en Washington, junto al presidente Donald Trump, aliado, el nuevo gobierno se anexionaría el Valle del Jordán y las colonias israelíes de Cisjordania. "Ha llegado el momento de que cualquiera que crea en la justicia de nuestros derechos en la tierra de Israel se una a un gobierno dirigido por mí para lograr un proceso histórico juntos", dijo Netanyahu desde el Parlamento.

“Estas regiones están donde la nación judía nació y floreció. Es hora de aplicar la Ley Israelí en los territorios y escribir otro gran capitulo en los anales del Zionismo”, agregó.

La totalidad de la Liga Árabe rechaza ese plan y la autoridad palestina hace llamados desesperados a la comunidad internacional para que intervenga. Por su parte, en la franja de Gaza, controlada por el grupo Hammas, escalan los ataques que habían tenido una pausa por la llegada del coronavirus.

A través de un comunicado, el Ministerio de Exteriores de Palestina dijo: “estas posiciones coloniales y expansionistas confirman, una vez más, su enemistad ideológica con la paz”.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24