Saltar al contenido principal

Loreto, la región amazónica de Perú que ruega por oxígeno y más médicos frente al Covid-19

Un médico con traje de bioseguridad es registrado al movilizar a un paciente en silla de ruedas en una sala con pacientes de Covid-19, en el Hospital Regional de Iquitos, en Iquitos (Perú).
Un médico con traje de bioseguridad es registrado al movilizar a un paciente en silla de ruedas en una sala con pacientes de Covid-19, en el Hospital Regional de Iquitos, en Iquitos (Perú). © Ginebra Peña / EFE

Es el departamento peruano donde la crisis del nuevo coronavirus ha matado a más médicos y enfermeras que en el resto del país. Según la autoridad sanitaria regional, en Loreto ya han muerto más de 800 personas, varias de ellas por falta de implementos para respirar. 

Anuncios

En la región de Loreto, ubicada en la Amazonía de Perú, el sistema de Salud ha colapsado por el Covid-19. Las noticias sobre su crisis ya dieron la vuelta al mundo, pero las soluciones que propone el Estado avanzan lento. De acuerdo con la autoridad sanitaria de ese departamento, las cifras reales de fallecidos sobrepasan hasta en ocho o nueves veces al número que oficializa el Gobierno.  

En la zona no existe una planta de oxígeno con la suficiente capacidad para todos los enfermos graves y la demanda por ventiladores mecánicos también es de vida o muerte. Además, el personal médico y de enfermería escasea, sobre todo después de que algunos de sus profesionales se contagiaran o fallecieran. Por si no bastara, la población nativa o indígena, alejada de los hospitales, se lleva lo peor de la pandemia.  

Más de 800 fallecidos en hospitales, casas o espacios públicos 

Hasta el 17 de mayo, el Gobierno peruano informaba en su registro nacional sobre Covid-19 que en la región de Loreto existen 2.696 casos de contagio confirmados. De este total, reportó 248 muertes. Sin embargo, el Hospital Regional de Loreto, que desde abril concentra la atención a pacientes por Covid-19, lleva un conteo más cercano a la verdadera dimensión de la enfermedad en la zona.  

France 24 se comunicó con Carlos Calampa, director regional de Salud de Loreto, el miércoles 13 de mayo, cuando el Gobierno informaba de solo 82 fallecidos. "Tenemos más de 800 muertos y cada día hay más. Nosotros no estamos tratando de sorprender al Estado o de sorprender al mundo. Es nuestra realidad. El martes (12 de mayo) hemos tenido 35 muertos: 28 en el Hospital Regional y siete en el Hospital de EsSalud. Y eso sin contar los cadáveres de las casas o de las calles. Dos días antes hubo 29 muertos en centros de salud. Esa es la tasa de mortalidad por día que, en promedio, se mantiene. Es muy preocupante", señaló el médico. 

Según el Instituto Nacional de Estadística de Perú, Loreto tiene un total de 883.510 habitantes. Territorialmente, es la región más extensa de Perú. En Iquitos, su capital, habitan cerca de 450.000 personas. Calampa señala que, de acuerdo con los cálculos locales, más de la mitad de la población de esa ciudad contraería el Covid-19, si es que ya no lo ha contraído. El subregistro del Gobierno es notorio y tiene explicación en que los casos sospechosos no ingresan a la estadística nacional.  

"En una población tan grande, la prueba formal se vuelve ya secundaria. El diagnóstico que hacemos es clínico, por tomografía o por radiografía. Identificamos a quienes presentan radiografía con compromiso pulmonar severo. La sintomatología, inclusive de gente joven, que de estar en buenas condiciones pasa bruscamente a tener dificultades respiratorias graves. Uno no puede pensar que es otra cosa. Entonces, para nosotros se ha vuelto imprescindible guiarnos por el diagnóstico clínico de nuestra población", detalla Calampa. 

Médicos y enfermeros contagiados, muertos o insuficientes para la demanda de pacientes 

En todo el Perú, ya son más de 20 los profesionales de medicina que han fallecido tras exponerse al nuevo coronavirus. Al menos 14 de ellos estaban en Loreto. "Tenemos 193 médicos contagiados. Nueve están actualmente con ventilador mecánico en cuidados intensivos y 23 han sido trasladados a Lima para su recuperación. Rogamos que no sigan cayendo más", contó Calampa a France 24 el 13 de mayo.  

El virus también ha infectado a enfermeras y personal técnico. Solo hasta la semana pasada, 120 profesionales de enfermería en Loreto estaban contagiados. A nivel nacional, ya han muerto cuatro enfermeras. Dos de ellas trabajaban en la región que mencionamos. Una joven recién graduada en enfermería también perdió la vida. 

"En Loreto han fallecido dos colegas y una colega bachiller en enfermería, a quien le vamos a dar la colegiación póstuma. En el país tenemos cerca de 1.300 enfermeras y enfermeros contagiados. De los cerca de 10.000 profesionales que atienden en esta emergencia a nivel nacional, quienes estamos más expuestos y ocupamos el mayor grupo de involucrados somos los enfermeros y las enfermeras", informó a este medio la decana del Colegio de Enfermeros del Perú, Liliana La Rosa Huertas.  

La falta de médicos y enfermeras hace insostenible la atención en los establecimientos de salud. A la poca oferta de profesionales se suma el hecho de que no todos los que están disponibles tienen especialización en las áreas que se necesitan. De acuerdo con la Dirección Regional de Salud de Loreto, en el Hospital Apoyo de Iquitos solo quedaron dos médicos. En el Hospital Regional, ya no hay anestesiólogo y en el Hospital de EsSalud -que es gerenciado en conjunto por el Estado y el sector privado- solo queda un médico intensivista. 

Liliana La Rosa, decana del Colegio de Enfermeros del Perú, dijo a France 24 que los profesionales, especialmente de enfermería, necesitan garantías de seguridad: "Nuestra colega bachiller en enfermería se contagió en el primer nivel de atención (una posta) en Loreto. Las enfermeras no estamos protegidas como corresponde".
Liliana La Rosa, decana del Colegio de Enfermeros del Perú, dijo a France 24 que los profesionales, especialmente de enfermería, necesitan garantías de seguridad: "Nuestra colega bachiller en enfermería se contagió en el primer nivel de atención (una posta) en Loreto. Las enfermeras no estamos protegidas como corresponde". © Cortesía Agencia Andina

Si bien en los últimos días el Gobierno ha enviado profesionales de apoyo a la región, el esfuerzo no ha sido suficiente. "El escenario es tremendo. No es que nosotros no podamos armar equipos de trabajo, sino que no hay con quién armarlos, no hay profesionales. Estamos a la espera del apoyo serio del Ministerio de Salud, con personal calificado. Pero no que nos mande 10 o 15 profesionales. Que nos mande, por lo menos, 50 enfermeras y 50 médicos. Con el poco personal es imposible responder a la emergencia", explicó el médico Carlos Calampa. 

France 24 se puso en contacto con la primera adjunta de la Defensoría del Pueblo de Perú, Eugenia Fernán-Zegarra, que sigue a detalle la emergencia en Loreto. Sobre el personal médico y de enfermería, la funcionaria destacó que el Estado debe garantizar seguridad a los profesionales que se trasladen a Loreto.

"Nos parece importante que los recursos humanos no solo sean convocados a nivel regional, sino a nivel nacional, como oportunidad para profesionales que necesiten un trabajo estable, por lo menos, por unos meses. Pero esto debe darse bajo condiciones mínimas, como contar con todos los equipos de protección personal y, además, con un salario digno, que funcione como motivación para viajar a esta región tan complicada", dijo Fernán-Zegarra.

La escasez de oxígeno agudiza aún más la crisis sanitaria 

El elemento base para el tratamiento de los pacientes que presentan complicaciones respiratorias por el Covid-19 es el oxígeno medicinal. En las últimas semanas, el Gobierno ha llevado tanques de oxígeno a la región en vuelos coordinados con las Fuerzas Armadas. No obstante, lo entregado hasta el momento aún no cubre la demanda. 

"Nos ofrecieron una dotación de 60 balones de oxígeno diarios de manera permanente y constante. Pero solamente nos llegan 24, 12, 16, 20. De a pocos. El propio Estado no ha cumplido la propuesta que dio y nosotros nos sentimos desprotegidos, desamparados por el Gobierno central. El Ministerio de Salud conoce nuestra realidad. El ministro ha estado acá y ha visto los casos que tenemos", dijo Carlos Calampa a este medio.

Los llamados "puentes aéreos" de abastecimiento de oxígeno medicinal son una salida rápida para contener la emergencia. Eugenia Fernán-Zegarra, de la Defensoría del Pueblo, señaló a France 24 que la ayuda es sumamente necesaria, pues en la zona existen dos plantas privadas que ofrecen cada tanque a un valor de casi 1.000 dólares. 

"Una persona, cuando ya está en etapa crítica, necesita -por lo menos- dos tanques y medio de oxígeno por día. Imagine la cantidad de tanques que se requeriría en Loreto, si -cuando tomamos conocimiento del costo por tanque- teníamos como 600 personas ya hospitalizadas. También se necesita ventiladores mecánicos. Está claro que el Gobierno va a seguir apoyando a Loreto con estos puentes aéreos. Pero también creemos que esta es una medida paliativa, que no suple las deficiencias y que debe intensificarse", declaró Fernán-Zegarra.

El director regional de Salud, Carlos Calampa, estima que en Loreto se necesita una circulación total de 900 tanques de oxígeno al día. Los hospitales que requieren con urgencia el elemento son el Hospital Regional de Loreto y el Hospital de EsSalud. A ellos se suman en menor medida otros cuatro centros de acopio de pacientes, que tienen algunos casos moderados. 

"Por lo menos, necesitamos 300 balones fijos dando oxígeno a las personas y otros 300 balones llenándose para recircular. Entonces, necesitamos por lo menos unos 600 balones de oxígeno en Iquitos. Pero tenemos también frentes en la periferia y hay que abastecerlos desde Iquitos en vuelo hasta Caballococha; en deslizador hasta Requena; y en carro hasta Nauta. Entonces, necesitamos una dotación para todas esas zonas de unos 300 balones más. Por eso calculamos unos 900 balones en la región Loreto circulando por día", precisó Calampa.

Según las estadísticas del Gobierno peruano, Loreto es la tercera región con más índice de letalidad en el país (9.20%). Otras regiones con porcentajes altos son Piura (10,22%) y Lambayeque (9,76%). En ellas y en Ucayali (5.32%), los hospitales también han colapsado.
Según las estadísticas del Gobierno peruano, Loreto es la tercera región con más índice de letalidad en el país (9.20%). Otras regiones con porcentajes altos son Piura (10,22%) y Lambayeque (9,76%). En ellas y en Ucayali (5.32%), los hospitales también han colapsado. © Cortesía Agencia Andina

Las comunidades indígenas y las enfermedades entrecruzadas

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática de Perú, Loreto concentra más del 43% de comunidades nativas del país, lo que se traduce en cerca de 60.000 personas que conforman 32 pueblos con 1.560 agrupaciones indígenas. Frente al coronavirus, la vulnerabilidad para estas comunidades es mucho mayor a la que ya tenían con enfermedades de la zona, como el dengue, la malaria o la rabia silvestre.

"El Covid-19 ya es comunitario en Loreto. Si bien los hospitales están atendiendo a pacientes graves, la gente está muriendo en sus casas y en sus comunidades. La semana anterior hubo un reporte de siete pobladores indígenas que han fallecido en sus casas. Necesitamos sacar las plataformas itinerantes de acción social y cubrir la Amazonía porque nuestras etnias están desatendidas", dijo para France 24 la decana del Colegio de Enfermeros de Perú, Liliana La Rosa Huertas. 

En la región amazónica no se sabe con exactitud ni se tiene estimación mínima sobre cuántas personas que integran comunidades indígenas están contagiadas de coronavirus. El propio Estado no ha llevado la cuenta. En marzo, el Gobierno Regional de Loreto y el Ministerio de Salud lideraron un plan de fortalecimiento de servicios frente a la pandemia. El problema: no se contempló la presencia de comunidades indígenas.

"Siendo tan esencial tomar en cuenta a estos grupos poblacionales altamente vulnerables, estábamos casi seguros que no habían considerado datos mínimos de la región. Pudieron haber elaborado un plan muy rápido, pero no sin tener en cuenta estas necesidades. No se señalaba cómo se iba a prestar la asistencia de Salud en las comunidades, teniendo en cuenta la lejanía, la dispersión y, sobre todo, la alta vulnerabilidad. Recordemos que son poblaciones azotadas permanentemente por otras enfermedades que se entrecruzan con el Covid-19", cuestionó para este medio la primera adjunta de la Defensoría del Pueblo, Eugenia Fernán-Zegarra. 

La semana pasada, el Gobierno promulgó el Decreto Legislativo Nº 1489, que establece acciones para proteger a los pueblos indígenas u originarios en el marco de la emergencia sanitaria por el Covid-19. Una de las acciones previstas es el control del tránsito fluvial (por río) y terrestre a fin de evitar ingresos perjudiciales para las comunidades nativas. Otra es la redirección de alimentos subsidiados del programa estatal Qali Warma para los pueblos más afectados económicamente por el Estado de Emergencia Nacional. La norma emplaza al Ministerio de Cultura para que, en un periodo no mayor de diez días, haga viables las disposiciones.

La funcionaria Fernán-Zegarra explica que falta fortalecer los establecimientos de salud del primer nivel de atención, que son las postas o los pequeños consultorios donde los profesionales de Salud no son estrictamente médicos. "Lo más cercano a las comunidades dispersas o pobres son los establecimientos de salud en el primer nivel de atención y estos no han sido fortalecidos en toda esta estrategia nacional de enfrentar al coronavirus. Eso ha favorecido, de alguna manera, la tendencia a que la gente -muchas ya en estado crítico- se siga agolpando en hospitales que ya han superado su capacidad de atención. Y así han fallecido personas, por falta de atención debida y oportuna".

Hasta inicios de este año, el departamento de Loreto concentraba 1,666 casos de dengue, siendo la región con más infectados por esta enfermedad en todo el Perú. La llegada del coronavirus, sin duda, empeoró la situación. "Estamos fumigando Requena, donde se ha encontrado casos de dengue. Estamos también interviniendo Nauta, donde se están incrementando los casos y, probablemente, empecemos la fumigación también aquí en la ciudad de Iquitos porque hay muchos zancudos y el clima favorece a estos transmisores", explicó Carlos Calampa.

Cuando le consultamos sobre los casos mixtos; es decir, personas infectadas por dengue y Covid-19 a la vez, el director regional de Salud de Loreto respondió: "¿Quiere la verdad? Rezamos".

Vizcarra ha dispuesto que el avión presidencial sea ocupado exclusivamente para las necesidades de Loreto. Esto incluye el traslado de médicos, enfermeras y equipos de oxígeno. También el de pacientes que ya no pueden atenderse en hospitales de la región debido al colapso.
Vizcarra ha dispuesto que el avión presidencial sea ocupado exclusivamente para las necesidades de Loreto. Esto incluye el traslado de médicos, enfermeras y equipos de oxígeno. También el de pacientes que ya no pueden atenderse en hospitales de la región debido al colapso. © France 24

Perú lleva más de 60 días en Estado de Emergencia Nacional por el brote del nuevo coronavirus. Hasta el domingo 17 de mayo, el Gobierno informó que 92.273 personas en el país tienen diagnóstico confirmado y que 2.648 de ellas han fallecido. El 15 de mayo, el mandatario Martín Vizcarra se refirió ante la prensa sobre la crisis en Loreto e informó que el avión presidencial será de uso exclusivo para trasladar tanques de oxígeno y personal médico de apoyo a Iquitos. 

El último miércoles, la ministra de la Producción de Perú, Rocío Barrios, destacada para coordinar acciones en Loreto dentro del marco de la emergencia, informó que se instalarán dos plantas de oxígeno en la región. Además, el Seguro Social de Salud (EsSalud) anunció que este lunes empezará a funcionar una planta de oxígeno de iniciativa privada. Esta permitiría el abastecimiento de 33 camas de la unidad de cuidados intensivos del hospital de EsSalud en Iquitos.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.