Saltar al contenido principal

El impulso de París y Berlín a la reconstrucción europea choca con el muro "frugal"

Angela Merkel escucha a Emmanuel Macron en una pantalla durante la rueda de prensa conjunta que dieron a través de videoconferencia, el 18 de mayo de 2020 en Berlín
Angela Merkel escucha a Emmanuel Macron en una pantalla durante la rueda de prensa conjunta que dieron a través de videoconferencia, el 18 de mayo de 2020 en Berlín Kay Nietfeld Pool/AFP
Anuncios

Bruselas (AFP)

El fondo de medio billón de euros en ayudas propuesto por Francia y Alemania para desbloquear la negociación de un plan de reconstrucción para la Unión Europea (UE) chocó con los países llamados "frugales", complicando la respuesta económica del bloque a la pandemia.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el jefe de Estado francés, Emmanuel Macron, propusieron el lunes crear un fondo de 500.000 millones de euros (unos 550.000 millones de dólares) a partir de la emisión de deuda en los mercados por la Comisión Europea en nombre de la UE.

"Hay que reconocer el carácter histórico de la propuesta", indicó a la AFP Anne-Laure Delatte, consejera científica del Cepii francés, quien destacó el "cambio de posición" de Merkel sobre la emisión de deuda común y la concesión de los fondos mediante subvenciones y no préstamos.

Sin embargo, este último punto no convence a los países llamados "frugales" -Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca-, partidarios del rigor fiscal y, en palabras del canciller austríaco Sebastian Kurz, "dispuestos a ayudar a los países más afectados con préstamos".

Estos cuatro países ya expresaron su malestar el martes durante una reunión de los ministros de Finanzas de la UE, según un diplomático europeo. "Todavía tenemos que convencer[los] (...) y no debemos ocultar el hecho de que será difícil", dijo el ministro francés de Economía Bruno Le Maire.

Ya en el pasado, un pequeño grupo de países liderado por La Haya aguó un plan de París y Berlín de un presupuesto para la zona euro. "La historia es diferente ahora" por el alcance de la recesión, según Janis Emmanoulidis, del European Policy Centre (EPC).

La Comisión Europea prevé una contracción del 7,5% del PIB del bloque en 2020 por la pandemia del nuevo coronavirus. Entre las principales economías, Italia liderará la recesión con un -9,5%, seguida de España (-9,4%), Francia (-8,2%) y Alemania (-6,5%).

Aunque el plan de Francia y Alemania es uno más de los ya presentados por otros países como España, procede de los miembros de más peso económico y político. "La salida de esta crisis necesita un impulso más extraordinario del eje franco-alemán", según el diplomático.

La titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, será la encargada de presentar el 27 de mayo la propuesta de fondo de recuperación vinculado al futuro Marco Financiero Plurianual (MFP) 2021-2027, que deberán debatir los 27 dirigentes europeos a continuación.

"Llamo a los 27 Estados miembros a trabajar con un espíritu de compromiso tan pronto como la Comisión Europea presente su propuesta", urgió el jefe del Consejo Europeo, Charles Michel, advirtiendo del necesario consenso para "llegar a un acuerdo".

- ¿Condicionalidad? -

Aunque la Comisión, de boca de su vocero Eric Mamer, advirtió que la propuesta de Von der Leyen será una "síntesis" y no una "copia" del plan de Berlín y París, este último puso de relieve varias de las líneas rojas en principio insuperables para los países europeos.

Además del pulso entre los partidarios de ayudas no reembolsables, como España e Italia -duramente golpeadas por el virus, con más de 27.000 muertos-, y de préstamos, como los cuatro "frugales", la llamada "condicionalidad" es otro de los fantasmas para los primeros.

La referencia en el plan de Macron y Merkel al "compromiso claro a aplicar políticas económicas sanas y un programa de reformas ambicioso" parece devolver al primer plano los duros programas de ajustes a cambio de rescates durante la pasada crisis de la deuda.

Madrid y Roma ya pelearon para que el fondo de rescate de la zona euro, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), no exigiera reformas a cambio de la concesión de líneas de crédito para afrontar la emergencia sanitaria, que se quedaron en un control de gastos.

Estas líneas de crédito forman parte de una primera respuesta de emergencia a la crisis de medio billón de euros, junto al instrumento de préstamos para los planes de desempleo parcial (SURE) y los créditos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para empresas.

La Comisión Europea debe ahora desvelar su plan de reconstrucción y resolver las incertidumbres sobre el alcance total de la respuesta común, el equilibrio entre préstamos y subvenciones y la manera de sufragar la eventual deuda, antes del esperado difícil debate entre los 27.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.