Saltar al contenido principal

La "nueva normalidad" en Italia la marca la apertura de la basílica de San Pedro

Siguiendo las directrices emitidas por el gobierno italiano, las celebraciones religiosas con público fueron autorizadas en la célebre basílica de San Pedro.
Siguiendo las directrices emitidas por el gobierno italiano, las celebraciones religiosas con público fueron autorizadas en la célebre basílica de San Pedro. © France 24

En Italia, comercios, bares, restaurantes o peluquerías han reanudado desde el lunes 18 de mayo su actividad después de dos meses de permanecer cerrados como consecuencia del Covid-19. También las iglesias han podido reanudar las misas públicas. Siendo el primer país europeo golpeado por la pandemia, Italia parece por el momento lentamente sobrepasar la crisis más grave que ha sacudido el país desde la Segunda Guerra Mundial. 

Anuncios

En el Vaticano, la basílica de San Pedro vuelve a abrir sus puertas a los turistas. Se trata del santuario católico más grande del mundo: 23.000 metros cuadrados que fueron integralmente desinfectados la semana pasada.

A partir de ahora el acceso de los visitantes será limitado para garantizar el distanciamiento social.

La reapertura de este patrimonio de la humanidad llena de esperanza a los italianos. "Espero que los turistas de cualquier origen quieran volver aquí a visitar, sería positivo. Porque nuestro país vive del turismo", cuenta una italiana en los alrededores de la plaza de San Pedro. 

En Roma, almacenes, bares y restaurantes retoman poco a poco la actividad. Por el momento pocos clientes parecen estar de ánimo para las compras. En realidad, muchos parecen más interesados en retomar la vida social: desde este lunes los italianos pueden de nuevo reunirse con amigos. 

En las calles de la capital, la alegría de los romanos es palpable. Encontramos un grupo de romanos compartiendo un tradicional antipasto en un bar de la capital italiana: "Nosotros los italianos necesitamos comunicar, socializar… hace parte de nuestra identidad de italianos. A nosotros no nos gusta la soledad".

"Tenemos que protegernos para evitar cualquier segunda ola"

A pesar del entusiasmo, muchos habitantes también sienten preocupación puesto que temen una segunda ola epidémica. 

"Todos pensamos en eso: que tenemos que protegernos para evitar cualquier segunda ola, cualquier brote nuevo de contagio", dice un habitante de Roma.

Otros parecen ya resignados a la incertidumbre de la situación. Una italiana lo dice sin tapujos: "Tendremos que aprender a convivir con este virus porque probablemente hay gente por ahí, contaminada sin saberlo y entonces son un peligro para todos los demás".

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.