¿Por qué es tan controversial la ley de seguridad que China quiere implantar en Hong Kong?

Legisladores pandemócratas luchan con la seguridad mientras protestan contra las nuevas leyes de seguridad durante la reunión del Comité de la Cámara del Consejo Legislativo, en Hong Kong, China, el 22 de mayo de 2020.
Legisladores pandemócratas luchan con la seguridad mientras protestan contra las nuevas leyes de seguridad durante la reunión del Comité de la Cámara del Consejo Legislativo, en Hong Kong, China, el 22 de mayo de 2020. © Tyrone Siu / Reuters

Mientras los activistas prodemocracia denuncian una estrategia ambigua para "silenciar a los críticos", el Gobierno chino alega que se trata de un mecanismo "sólido" para garantizar la seguridad. En plena pandemia, el mundo vuelve a mirar a Hong Kong. 

Anuncios

Las reacciones ante la ley de seguridad nacional que está en trámite en China eclipsó los habituales titulares sobre la pandemia del coronavirus que provenían del gigante asiático. 

El foco no está en si resurgió o no el brote en el "país cero", es la cascada de pronunciamientos que le han seguido a este borrador de ley que presentó la Asamblea Nacional Popular de China durante la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino y que sería votado el 28 de mayo, según el diario 'South China Morning Post'.

En términos de Beijing, la ley pretende castigar "actividades secesionistas y subversivas, la interferencia extranjera y el terrorismo". Se ha sugerido además que China podría establecer instituciones en Hong Kong que se encarguen de defender la seguridad nacional. Estas han sido filtraciones de medios locales, ya que la Asamblea no ha liberado más detalles sobre el borrador. 

Los manifestantes en favor de la democracia denuncian la decisión de Beijing de imponer una ley de seguridad nacional en Hong Kong el 22 de mayo de 2020.
Los manifestantes en favor de la democracia denuncian la decisión de Beijing de imponer una ley de seguridad nacional en Hong Kong el 22 de mayo de 2020. AFP - ANTHONY WALLACE

El gobierno local de Hong Kong apoyó la medida. "Deberíamos comenzar lo antes posible la legislación local para defender la seguridad nacional", anticipó la jefa del Ejecutivo hongkonés Carrie Lam, a la vez que aseguró: "Hong Kong seguirá siendo una sociedad muy libre donde se mantendrán la libertad de protestar y de prensa".

"Es una preocupación legítima sobre lo que constituye 'seguridad nacional' en los términos del Gobierno chino"

Patrick Poon Pan cree lo contrario. El investigador independiente de derechos humanos, que vive en el distrito administrativo, dijo a France 24 en Español que "China ha estado utilizando cargos como 'subversión' e 'incitación a la subversión' para silenciar a los críticos. Con su definición vaga, arbitraria y amplia de 'seguridad nacional', depende completamente del régimen comunista interpretar lo que significa 'poner en peligro la seguridad nacional'".

Es en esa ambigüedad en donde Poon Pan, activistas y ONG de derechos humanos ven la mayor amenaza a la autonomía de la isla, que goza de un sistema legal independiente y del derecho a protestar, que no está permitido en China continental.

Manifestantes se concentran en Hong Kong para conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos en el marco de las protestas, el 8 de diciembre de 2019.
Manifestantes se concentran en Hong Kong para conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos en el marco de las protestas, el 8 de diciembre de 2019. Danish Siddiqui / Reuters

"Es una preocupación muy legítima para nosotros en Hong Kong sobre lo que constituye la 'seguridad nacional' en los términos del Gobierno chino. De hecho, tendrá un grave impacto en nuestra libertad de expresión", advirtió Poon Pan.

Esos fueron algunas de los cuestionamientos que elevaron los legisladores prodemocracia durante una sesión del Parlamento que terminó de forma violenta, mientras algunos manifestantes se agruparon a las afueras del recinto para protestar. 

"No se puede confiar en la China de Xi Jinping"

La reacción internacional no se hizo esperar. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, calificó de desastrosa la propuesta de legislación de seguridad nacional de China sobre Hong Kong y dijo que podría tener un impacto en el trato económico favorable que el territorio recibe de Estados Unidos.

"Estados Unidos condena la propuesta de imponer unilateral y arbitrariamente la legislación de seguridad nacional en Hong Kong", aseguró Pompeo, a lo que el portavoz de exteriores del Gobierno chino respondió que "su resolución de oponerse a cualquier interferencia en los asuntos de Hong Kong por parte de cualquier potencia extranjera es inquebrantable".

El presidente chino Xi Jinping (izquierda) y el primer ministro Li Kiqiang (derecha) llegan al Palacio del Pueblo en Beijing el 21 de mayo de 2020.
El presidente chino Xi Jinping (izquierda) y el primer ministro Li Kiqiang (derecha) llegan al Palacio del Pueblo en Beijing el 21 de mayo de 2020. © أ ف ب

Reino Unido, Canadá y Australia también emitieron un comunicado conjunto mostrando sus preocupaciones sobre esta legislación mientras los mercados financieros tambalearon por el nerviosismo en torno a este proyecto. El índice Hang Seng de Hong Kong cerró con una caída del 5.6%, su mayor desplome porcentual diaria desde julio de 2015.

Pero mientras China se muestra determinada a avanzar en su intención de imponer una nueva ley de seguridad, incluso en medio de la pandemia, el último gobernador de Hong Kong, Chris Patten, dijo que "no se puede confiar en la China de Xi Jinping. Se endureció como un dictador".

¿Producirá la ley de seguridad el efecto contrario que desea el Gobierno chino?

Esta ley parte de la "la necesidad del Gobierno central de responder a los disturbios del año pasado, ya que el gobierno hongkonés no ha podido cumplir su responsabilidad bajo la Ley Básica. Entonces el Gobierno central toma la delantera y por eso es que actúa en este momento", aseguró a France 24 en Español el profesor David Castrillón, docente-investigador de la Universidad Externado de Colombia.

"Obviamente, el esfuerzo actual para promulgar la legislación de seguridad nacional que rige en Hong Kong no es la forma preferida de Beijing, pero es una señal de desesperación", aseguró en su cuenta de Twitter Jerome Cohen, Director del Instituto de Derecho de EE. UU. Y Asia de la Universidad de Nueva York. 

En 2003 el gobierno hongkonés intentó elaborar su propia ley de seguridad nacional bajo el artículo 23 de la Ley Básica, que así lo dispone, pero no fue posible ya que para entonces cerca de medio millón de personas salieron a la calle en su contra.

"La legislación propuesta en 2003 amenazó nuestra libertad de expresión, libertad de reunión y libertad de asociación. Estábamos muy preocupados sobre si seríamos completamente silenciados si se aprobaba la ley", explicó Poon Pan, quien aseguró que esta nueva legislación de Beijing podría detenerse "dependiendo de cuánta presión internacional se ejerza sobre China".

En este sentido, Castrillón señaló que existe la posibilidad de que haya una reacción grande por parte de los hongkoneses y la comunidad internacional, pero dijo que "China tiene los mecanismos para responder". 

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24