Israel: comienza el juicio por corrupción contra Netanyahu, estos son los cargos en su contra

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, con una máscara facial, camina a la sala del tribunal mientras inicia su juicio por corrupción en el Tribunal de Distrito de Jerusalén el 24 de mayo de 2020.
El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, con una máscara facial, camina a la sala del tribunal mientras inicia su juicio por corrupción en el Tribunal de Distrito de Jerusalén el 24 de mayo de 2020. © REUTERS/Ronen Zvulun

El primer ministro israelí asistió a la primera audiencia del juicio que enfrenta por presunta corrupción. En el pasillo de la Corte, denunció nuevamente que su proceso tiene como objetivo "derrocar al gobierno" y que es un intento de la izquierda por lograr lo que no consiguió en las urnas.

Anuncios

Con dos meses de retraso, debido a la pandemia de Covid-19, este 24 de mayo inició en un tribunal de Jerusalén el juicio por tres casos de corrupción contra el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. En la cita de este domingo, tres jueces realizaron la lectura de los cargos y destinaron un primer momento para escuchar al mandatario, quien nuevamente se declaró inocente. 

Para el líder de 70 años "estas investigaciones fueron contaminadas y preparadas desde el primer momento", así lo aseguró antes de sentarse en el banquillo, en declaraciones ante las cámaras y rodeado por un grupo de ministros de su gabinete. 

Dijo que, "lo que se está juzgando hoy es un esfuerzo para frustrar la voluntad del pueblo, para derrocarme a mí y a la derecha". Y es que, en su opinión, fiscales, policías y medios de comunicación se unieron para fabricar acusaciones falsas y desatar el actual juicio "en contra de la voluntad del pueblo".

Finalmente, pidió que el juicio sea transmitido en directo para que se conozca lo que ocurre de primera mano y no "a través de los reporteros". Sin embargo, previamente, se supo que el premier intentó evitar su asistencia a esta primera jornada.

Todo empezó en 2016

Netanyahu está acusado de cohecho, fraude y abuso de confianza, delitos que se relacionan con los casos conocidos como 1000, 2000 y 4000, y que se refieren a la recepción de regalos a cambio de favores políticos para beneficiar su imagen de primer ministro.

El escándalo empezó en 2016, con una investigación policial que luego escaló a la Fiscalía. La pesquisa incluye horas y horas de grabaciones de interrogatorios a 140 personas entre testigos y familiares de Netanyahu. 

Los reportes del primer gobernante de Israel, acusado penalmente durante el ejercicio de sus funciones, fueron portada de un sinnúmero de periódicos. No es para menos dado que, de los tres casos en su contra, dos tienen relación directa con los medios. Aquí un resumen:

El Caso 4000 o Bezeq

En este documento se le acusa a Netanyahu de cohecho, fraude y abuso de confianza. Es el más grave de los tres casos que pesan en su contra y el que, con mayor probabilidad, podría terminar en una condena. 

Se cree que entre 2012 y 2017 el líder político le hizo favores a la compañía Bezeq, gigante de telefonía israelí, a cambio de cobertura informativa favorable sobre él y Sara, su mujer, en el sitio web de noticias Walla, pues ambos negocios son del empresario Shaul Elovitch, quien junto a su pareja, Iris, también comparecerá como acusado.

La recomendación policial indicó que "la principal sospecha es que el primer ministro aceptó sobornos y actuó en un conflicto de intereses (...) y al mismo tiempo exigió, directa e indirectamente, interferir en el contenido del sitio Walla de una manera que lo beneficiara".

El Caso 1000

En este caso se señala la comisión de fraude y abuso de confianza debido a que el gobernante aceptó lujosos regalos de dos millonarios para él y su familia, equivalentes a unos 260.000 euros en puros, joyas, viajes y champán francés. obsequios que se habrían intercambiado por favores políticos.

Uno de los favorecidos sería el productor de cine israelí Arnon Milchan, a quien Netanyahu habría ayudado a conseguir un visado estadounidense de larga duración, además de haberlo beneficiado con la aprobación de una ley que disminuye los impuestos a los ciudadanos que regresan del extranjero, lo que se suma a las investigaciones por otros supuestos favores al millonario australiano James Packer, declarado por el primer ministro como su amigo y socio.

El informe de la Fiscalía dice que "hay suficientes pruebas para demostrar regalos, entregados a gran escala y de forma inusual". Aunque Netanyahu aceptó que recibió algunos de ellos, dijo que solo se trató de un "intercambio de obsequios normal entre amigos".

El Caso 2000

En este proceso figuran de nuevo el fraude y abuso de confianza como delitos cometido por el mandatario en un presunto intento de pacto con Arnon Mozes, editor del diario Yediot Aharonot, quien también fue acusado. 'Bibi' supestamente le pidió una cobertura más positiva a cambio de dificultar la distribución del diario rival, Israel Hayom.

La Fiscalía cuenta con conversaciones grabadas con Mozes según las cuales concluyó que el ejecutivo "dañó gravemente la imagen del servicio público", abusando de su poder para beneficiar a su familia.

Adicionalmente, existen audios de las negociaciones grabados por un exjefe de la Oficina de Netanyahu, Avi Harrow, quien se convirtió en testigo del Estado tras un trato para lograr una acusación menor en otro caso que enfrenta.

Frente al citado archivo sonoro, Netanyahu alega que la conversación no fue en serio y que nunca se hizo ninguna negociación. 

Tanto seguidores como opositores salieron a marchar

Afuera del juzgado, cientos de sus seguidores esperaron el final de la audiencia, separados del edificio por barreras de metal y policías. Las arengas pronunciadas incluían "Bibi, rey de Israel", aunque también salieron a la calle opositores con consignas que pidieron la renuncia de Netanyahu y le llamaron "Ministro del crimen".

Un grupo de partidarios del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, con banderas y pancartas durante una manifestación frente al tribunal de distrito de Jerusalén el 24 de mayo de 2020.
Un grupo de partidarios del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, con banderas y pancartas durante una manifestación frente al tribunal de distrito de Jerusalén el 24 de mayo de 2020. © Menahem Kahana / AFP

Netanyahu, de 70 años, fue acusado en noviembre y ha sostenido, desde el principio, que las imputaciones no son más que una "cacería de brujas". Es el líder más antiguo de Israel, ha permanecido en el cargo por más de 11 años consecutivos, además de tres años en el gobierno, en la década de 1990.

El 17 de mayo, asumió su quinto mandato, en coalición con su exrival, el centrista Beny Gantz, con quien alternará el liderazgo cada 18 meses tras un acuerdo que sacó al país del bloqueo político luego de tres elecciones no concluyentes. 

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24