Yemen: la pandemia causa estragos en medio de una guerra que no cesa

En la capital Saná, un niño yemení viste una máscara facial protectora, durante la crisis pandémica de coronavirus, el 21 de mayo de 2020.
En la capital Saná, un niño yemení viste una máscara facial protectora, durante la crisis pandémica de coronavirus, el 21 de mayo de 2020. © Mohammed Huwais / AFP

A cinco años de guerra y desplazamiento forzado se suma ahora el fantasma de una pandemia, la hambruna y el colapso del sistema de salud. Ante este crítico panorama, la Organización de Naciones Unidas hizo un llamado a los donantes internacionales para que destinen fondos que permitan atender a los más vulnerables. 

Anuncios

Como si la pobreza, el hambre extrema y una guerra que no cesa fueran poco, los habitantes de Yemen suman un mal más a su larga lista de pesares: el aparente colapso en el sistema de salud, a medida que el coronavirus se propaga por su territorio.

Jens Laerke, representante de la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, aseguró que “Yemen está verdaderamente al borde del abismo en este momento", que la situación es "extremadamente alarmante" y que ya se habla del colapso del sistema de salud.

Agregó que los trabajadores les reportan que deben rechazar a algunas personas porque "no tienen suficiente oxígeno o suministros de equipos de protección personal”, un panorama crítico para este esquema médico que, de por sí, ya es bastante asediado y que ahora se muestra mucho más insuficiente.

Y es que, en las calles de Yemen, los guantes y las máscaras faciales para protegerse del coronavirus parecen un lujo. Con al menos tres cuartos de la población amenazados por una epidemia de hambruna, seguir al pie de la letra las recomendaciones o cumplir las restricciones de cuarentena es casi imposible.

Unas cifras difíciles de consolidar

Según cifras oficiales, Yemen no ha registrado más de 40 muertes por el virus en su territorio. Sin embargo, con pruebas de Covid-19 prácticamente inexistentes, calcularlo no es tarea fácil y las cifras varían según la fuente que se consulte.

En el norte del país, controlado por los hutíes, los rebeldes se niegan a dar cuenta del número de muertes o contagios, mientras que en el sur, la ONG Médicos Sin Fronteras dice haber registrado más de 68 muertes en su centro de atención, en apenas dos semanas.

Moslh Khaled, residente de la segunda ciudad principal, Saná, advierte que “la situación económica es muy difícil. Los precios aumentan y nosotros somos muy pobres. Sin empleo y sin salarios, no tenemos nada. Las enfermedades se propagan por todas partes, porque además del Covid-19 también tenemos chikungunya”.

La Organización de Naciones Unidas ha advertido en varias ocasiones sobre la delicada situación humanitaria en Yemen, que califica de “catastrófica”.

La guerra se intensifica mientras la pandemia acecha

Desde hace cinco años, el territorio yemení se divide entre el gobierno respaldado por Arabia Saudita con sede en Adén, la segunda ciudad principal, y su enemigo, el grupo hutí alineado con Irán, en el norte, que en 2014 desterró de la capital Saná al gobierno respaldado internacionalmente.

El conflicto se ha recrudecido en lo que ha sido considerado una “guerra dentro de la guerra”. Mientras los hutíes siguen controlando el norte, el grupo separatista Consejo Transicional del Sur declaró hace un mes el autogobierno en esa zona del país, rompiendo un acuerdo de paz firmado con el gobierno en noviembre de 2019 y desatando constantes enfrentamientos con las fuerzas gubernamentales.

France 24
France 24 © France 24

Devastada por la guerra, la población yemení ahora no solo carga sobre sus hombros un altísimo índice de pobreza y una amenaza de epidemia de hambruna, sino que gran parte de la población en condiciones de desnutrición, lo que hace que sus niveles de inmunidad contra las enfermedades sean los más bajos del mundo.

La Organización de Naciones Unidas puso a sonar las alarmas e hizo un llamado a los donantes internacionales. Según sus cuentas, se necesitan al menos 2.000 millones de dólares para mantener los programas de ayuda al país hasta finales de 2020.

"Si no recibimos el dinero, los programas que mantienen viva a la gente, que son muy esenciales para luchar contra el Covid-19, tendrán que cerrar", dijo.

Con France 24, AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24