La Corte suprema alemana zanja sobre el "dieselgate" de Volkswagen

Anuncios

Fráncfort (AFP)

Casi cinco años después del estallido del escándalo de los motores diésel trucados, la suprema corte de justicia de Alemania emitirá un dictamen en la batalla judicial entre Volkswagen y decenas de miles de sus clientes.

En una vista de principios de mayo, los jueces del Tribunal Federal de Justicia BGH) de Alemania abrieron la puerta a una compensación al menos parcial para los clientes defraudados, estimando que la compra de un coche equipado con un motor trucado constituye un perjuicio.

Si sus colegas del Tribunal Supremo de Karlsruhe confirman este dictamen preliminar en su sentencia prevista a partir de las 09H00 GMT, decenas de miles de casos que exigen una compensación financiera podrían conseguir lo que se proponían en los próximos meses.

Sería el primer revés legal importante para el gigante alemán en este escándalo que ha sumido a la industria automovilística, un pilar de la economía del país, en una crisis histórica de la que todavía no ha salido.

Aún así en las últimas semanas un acuerdo amistoso que cubría cientos de miles de casos y el final de una investigación penal ya quitó un gran peso de encima a Volkswagen.

La vista del lunes se refiere específicamente al caso de Herbert Gilbert, de 65 años, que compró un volkswagen Sharan diésel de segunda mano en 2014, o sea uno de los 11 millones de vehículos que el fabricante de automóviles reconoció en septiembre de 2015 haber equipado con un software que falsea las emisiones contaminantes.

- 11 millones de coches -

El Tribunal de Apelación dio la razón al jubilado y ordenó al fabricante pagar 25.616 euros y aceptar la devolución del vehículo, una suma inferior al precio de compra de 31.490 euros porque los jueces tuvieron en cuenta la pérdida de valor por el uso.

Volkswagen y el demandante apelaron las sentencias, el primero porque considera que no tiene que pagarle una compensación y el otro para recibir el precio total de compra.

Si los jueces de Karlsruhe estiman que el fabricante debe pagar, el reembolso tendrá que "tener en cuenta en cierta medida" el uso del vehículo, y por lo tanto su pérdida de valor, explicó el juez Stephan Seiters durante la vista. Esto limita el impacto financiero en el grupo automovilístico, al que el escándalo ha costado más de 30.000 millones de euros.

A finales de abril se celebró un juicio sin precedentes en Alemania, una demanda colectiva (al estilo de la class action estadounidense) que agrupó a cientos de miles de demandantes.

Volkswagen pagará al menos 750 millones de euros para indemnizar a 235.000 clientes en virtud de un acuerdo extrajudicial, una suma que puede parecer pequeña en comparación con los más de 30.000 millones de euros que ya le costó el escándalo, principalmente en Estados Unidos.

Sin embargo unas 60.000 demandas de clientes individuales continúan en los tribunales alemanes, y el dictamen del Tribunal Federal será crucial para ellas.

- ¿Epílogo? -

El fallo del tribunal "podría ayudar a poner fin a muchos casos", estima el fabricante, abriendo el camino para acuerdos amistosos.

Hasta ahora Volkswagen ha zanjado decenas de miles de casos. Según varias investigaciones de la prensa alemana, el fabricante intentó retrasar la llegada del "dieselgate" ante el Tribunal Superior para aprovechar la pérdida de valor de los vehículos, lo que VW niega.

A nivel penal, el actual director ejecutivo, Herbert Diess, acusado por la fiscalía de manipulación de los mercados financieros, y el director del consejo de supervisión, Hans Dieter Pötsch, han quedado fuera de peligro después de que VW pagara 9 millones de euros como parte de un acuerdo con los tribunales.

Las únicas investigaciones importantes que quedan pendientes afectan a Martin Winterkorn, director ejecutivo de VW cuando se descubrió el escándalo, y al exjefe de Audi, Rupert Stadler. También hay una investigación de la fiscalía de Stuttgart abierta contra Pötsch.

Y hay un juicio pendiente con los inversores, que exigen una compensación por la drástica caída del precio de las acciones de Volkswagen en la bolsa. Sin embargo, el final de la investigación contra los ejecutivos ha fortalecido la posición del fabricante en este caso.