La historia del vuelo humanitario entre Colombia y Cuba que casi no fue

Este es el vuelo humanitario que salió de Cuba a Colombia el 25 de mayo de 2020 y en medio de las restricciones por el Covid-19. En el primer asiento a la derecha, se ve al senador Gustavo Petro.
Este es el vuelo humanitario que salió de Cuba a Colombia el 25 de mayo de 2020 y en medio de las restricciones por el Covid-19. En el primer asiento a la derecha, se ve al senador Gustavo Petro. © Cortesía para France 24

El avión, en el que iban más de 100 médicos, turistas colombianos y el político Gustavo Petro, aterrizó este lunes en el Aeropuerto El Dorado de Bogotá luego de más de 60 días de gestiones y complicaciones de último minuto. 

Anuncios

La espera terminó. Luego de dos meses de negociaciones, 104 colombianos que estaban en Cuba regresaron este lunes 25 de mayo a las 15:30 (hora local) a su país de origen en plena pandemia y con los aeropuertos locales aún cerrados.

En el vuelo humanitario iban las decenas de médicos que estudiaban sus especializaciones en Cuba y que le pidieron al gobierno colombiano de Iván Duque que los dejara volver porque ya no tenían cómo sostenerse en la isla a causa de los golpes económicos que trajo para sus familias el Covid-19 y la subida del dólar.

Además, entre los viajeros estaban el senador opositor y excandidato presidencial Gustavo Petro, su esposa y su hija. Aunque el líder político no estaba en la lista original y fueron los médicos quienes gestionaron el vuelo, este aprovechó el viaje para poder regresar al país.

Las negaciones iniciales del Gobierno colombiano

Desde el 25 de marzo, más de 100 médicos colombianos que hacían sus especializaciones en Cuba comenzaron a intercambiar mensajes con el Consulado y la Cancillería de Colombia para pedirles que, a pesar de que las fronteras estaban cerradas, les permitieran contratar un vuelo chárter y regresar a sus territorios. 

Las negativas del Gobierno duraron casi dos meses. El argumento inicial era que los vuelos de repatriación eran para quienes estuvieran de turismo en el exterior al momento en el que Colombia cerró sus aeropuertos, como medida frente al Covid-19. Esto dejó en un limbo al centenar de colombianos en Cuba porque la mayoría estudiaba allí, no estaban de viaje. Sin embargo, esto no los excluyó de los problemas dado que a muchos les faltó el dinero cuando sus familiares no pudieron financiarlos a distancia por los efectos económicos del aislamiento.

Solo hasta el 19 de mayo el panorama cambió. Ese día, la Cancillería confirmó que Cuba estaba en el listado de los nuevos vuelos humanitarios aprobados. La única condición era que los pasajeros pagaran la totalidad del viaje.

Entre cambios de aerolínea y la cancelación del seguro

Los médicos ya tenían una cotización con la aerolínea Wingo, la cual rondaba los 51.500 dólares estadounidenses, un precio que estaban dispuestos a dividir entre las 186 personas que se estimaba que viajarían originalmente.

Pero el número se fue reduciendo poco a poco. Un alto funcionario de la Cancillería contactado por France 24, que pidió no revelar su identidad, explicó que de los casi 190 pasajeros, la lista disminuyó a 135 y, pocos días después, pasó a 104.

“Algunos dijeron que el Covid-19 estaba peor en Colombia que en Cuba y que preferían quedarse, otros dijeron que tendrían problemas para reanudar sus estudios porque los vuelos internacionales desde territorio colombiano están suspendidos hasta agosto”, precisó.

Más de cien médicos colombianos que estudian su especialización en Cuba se paran en abril de 2020 frente a la Embajada de Colombia en La Habana para pedir que les permitan volver a su país de origen en medio de las restricciones del Covid-19.
Más de cien médicos colombianos que estudian su especialización en Cuba se paran en abril de 2020 frente a la Embajada de Colombia en La Habana para pedir que les permitan volver a su país de origen en medio de las restricciones del Covid-19. © Cortesía Miguel Ángel Suárez

Leonardo Sierra, el médico residente de neurocirugía que coordinaba el grupo de galenos que quería volver a Colombia, aseguró a France 24 que algunos decidieron no viajar porque ya encontraron el apoyo económico del que carecían y, además, ciertas universidades reanudaron las clases. 

Además de que luego del anuncio del gobierno colombiano cambió la lista de pasajeros, también hubo inconvenientes con la aerolínea. Sierra y el funcionario de la Cancillería coincidieron en que Wingo dijo que necesitaba más que los seis días que disponía el Gobierno para implementar los protocolos de bioseguridad necesarios.

Esto los obligó a buscar otras compañías. A pesar de que Viva Air no tiene vuelos entre Cuba y Colombia, la empresa accedió a realizar el vuelo humanitario, incluso a un mejor precio que el de Wingo. Sierra sostuvo que cada pasajero tuvo que pagar 320 dólares y otro dinero por el equipaje extra. En total, el vuelo costó 35.000 dólares más impuestos.

Pero la cancelación a última hora de Wingo no fue el único inconveniente. El 22 de mayo, Viva Air comunicó que el vuelo programado para el 25 de mayo se había cancelado por un inconveniente con la aseguradora. Luego, se conoció que la compañía Gallagher, con sede central en Londres, no cubría los seguros de los vuelos con Cuba por el embargo que tiene Estados Unidos sobre la isla, como lo confirmó el médico Sierra.

La misma aerolínea, sin embargo, solucionó el inconveniente contratando otra aseguradora y el vuelo se mantuvo para la misma fecha. Tanto fuentes de la Cancillería como Leonardo Sierra le confirmaron a France 24 que el avión aterrizó en Bogotá en la tarde de este lunes.

Ahora, el centenar de pasajeros deberá guardar una cuarentena de 14 días en la capital colombiana para cumplir con los protocolos del Gobierno. De hecho, la Cancillería les pidió, desde antes de viajar, la información de los lugares en los que se quedarían y el 24 de mayo llamaron a todos los contactos que las personas en Cuba para confirmar que, en efecto, estarían en esos sitios. La fuente de la Cancillería apuntó que hubo inconvenientes con las llamadas de 17 personas porque sus datos de hospedaje no eran concretos, pero que finalmente se solucionaron.

Gustavo Petro también deberá guardar la cuarentena

La información de la Cancillería es que, de los 104 viajeros, cerca de 35 eran turistas que estaban varados en Cuba y el resto eran médicos residentes. El viajero más conocido de la lista es Gustavo Petro.

El político colombiano estaba en la isla desde el 18 de marzo, como lo confirmó a France 24 Andrés Hernández, su jefe de prensa. Esto fue justo un día antes de que el presidente colombiano, Iván Duque, anunciara el cierre de todas las fronteras del país, lo que imposibilitó el regreso del senador.

Además, Petro había viajado para realizarse exámenes clínicos y una cirugía sobre lo que posteriormente se supo que era un cáncer. Es por eso que cuando Duque advirtió del cierre, el senador todavía no podía volver.

Casi a la par, los médicos residentes comenzaron a gestionar el vuelo humanitario para regresar a Colombia y, en medio de las negociaciones, Petro buscó a la Cancillería para pedirle que lo incluyeran a él, a su esposa y a su hija en el vuelo. 

En efecto, el senador regresó con el otro centenar de colombianos y, ahora, al igual que todos los demás, deberá estar los próximos 14 días sin salir de casa. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24