Canadá decide destino de alta ejecutiva de Huawei reclamada por EEUU

Anuncios

Vancouver (AFP)

La justicia canadiense decide el miércoles si continuará o no los procedimientos de extradición contra una alta ejecutiva del gigante chino Huawei, un veredicto que podría conducir a su liberación y la normalización de las relaciones entre Ottawa y Pekín.

Meng Wanzhou, directora financiera de la compañía número uno del mundo en equipos 5G, está acusada de fraude bancario por Estados Unidos, que exige su extradición.

La ejecutiva china de 48 años, hija del fundador de Huawei, fue arrestada durante una escala en Vancouver el 1° de diciembre de 2018 y liberada bajo estrictas condiciones de confinamiento en su mansión local.

Después de una semana de audiencias en enero, la justicia canadiense debe anunciar su decisión a partir de las 18H00 GMT: para ser extraditada, la justicia estadounidense debe enjuiciar a Meng por un delito también punible en Canadá.

Los fiscales la acusan de cometer fraude al mentir a un banco estadounidense, lo cual es un delito tanto en Canadá como en Estados Unidos. También la acusan de robo de secretos comerciales de compañías estadounidenses.

Pero los abogados defensores piden su liberación alegando que el caso involucra violaciones de las sanciones de Estados Unidos contra Irán, las cuales no fueron impuestas por Canadá en el momento de los presuntos delitos.

- Foto de familia -

Si se rechaza la petición de la defensa, el asunto pasaría a otra etapa en junio, con nuevas audiencias programadas para septiembre.

Sin embargo, si Meng es liberada, el Ministerio Público tendrá 30 días para apelar la decisión de la jueza Heather Holmes, de la Corte Suprema de Columbia Británica.

En tal situación, Meng "sería bien aconsejada a que abandone el país", dijo a la AFP el especialista en extradición Gary Botting.

En una actitud algo bravucona, la empresaria china, luciendo su tobillera electrónica, posó el sábado levantando un pulgar junto a su familia y amigos en la escalinata del tribunal de Vancouver.

Pekín dejó en claro que su liberación es un requisito previo para mejorar las relaciones con Ottawa y para la liberación de dos canadienses detenidos bajo sospecha de espionaje.

Michael Kovrig, un ex diplomático estacionado antiguamente en Pekín, y el consultor y empresario Michael Spavor fueron arrestados en China nueve días después del arresto de Meng en Canadá.

Ottawa llama a estas detenciones "arbitrarias" y son ampliamente vistas en Occidente como represalias.

Mientras que la número dos de Huawei vive en libertad condicional en una de sus dos lujosas residencias en Vancouver, los dos canadienses han estado encarcelados durante más de 500 días y solo tienen derecho al acceso consular por cuentagotas.

China también ha bloqueado miles de millones de dólares en exportaciones agrícolas canadienses.

- Liberación inmediata -

Washington acusa a Meng de haber mentido al banco HSBC sobre la relación entre Huawei y Skycom, una subsidiaria que vendió equipos de telecomunicaciones a Irán, lo que expuso al banco a una eventual violación de las sanciones estadounidenses decretadas contra Teherán por su programa nuclear.

El fiscal se refirió a una presentación realizada en 2013 en Hong Kong, en la que Meng dijo a ejecutivos de HSBC que Huawei ya no era propietaria de Skycom y que había renunciado a su junta directiva.

Pero la fiscalía aduce que esa declaración fue engañosa, porque Huawei controlaba las operaciones de Skycom en Irán y mantenía el control de sus arcas.

"Mentir en un banco de servicios financieros es fraude", consideró el Ministerio Público.

Por el contrario, la defensa argumenta que las sanciones de Estados Unidos contra Irán son "la base de los cargos en este caso".

El martes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China pidió a Canadá "que corrija sus errores y libere inmediatamente a la Sra. Meng, y que se asegure de que regrese a China de manera segura".

El primer ministro Justin Trudeau insistió en dejar que los tribunales decidan el destino de Meng y sostuvo que China "no entiende" que el sistema de justicia canadiense es independiente al seguir vinculando la detención de los dos canadienses con el arresto de la ejecutiva.