La economía francesa recobra vigor, pero la recesión será peor de lo previsto

Anuncios

París (AFP)

La economía francesa recobró vigor con la flexibilización del confinamiento impuesto para frenar el coronavirus, pero tomará tiempo que regrese al nivel previo a la crisis y la recesión del 8% prevista por el gobierno podría ser aún más estrepitosa.

Sólo en el segundo trimestre, la caída del PIB podría alcanzar "alrededor del 20%", después del -5,8% registrado de enero a marzo, estimó el miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INSEE), para el cual una recesión del 8% para 2020, que prevé el gobierno, es un escenario "poco realista".

Este pronóstico se basa en un regreso a la normalidad en julio.

"Después de casi dos meses parada, la economía francesa está tratando (...) de recuperar el aliento. Pero resurge en un mundo que ya no es exactamente el mismo que antes de la crisis sanitaria", explica el instituto.

La recuperación será "en el mejor de los casos gradual en la segunda mitad del año", según el INSEE.

Para el ministro de Economía, Bruno Le Maire, las cifras del INSEE "confirman que hay una recuperación real pero gradual".

"Siempre he indicado que la caída del 8% en el crecimiento era un número provisional (...) Esperamos cifras de recesión muy malas para el 2020 en Francia", añadió en una entrevista de radio.

Desde que comenzó un progresivo desconfinamiento el 11 de mayo, la actividad en Francia ha recobrado vigor "con cautela pero claramente", según el instituto de estadísticas.

La economía francesa está funcionando a "alrededor de cuatro quintas partes de su nivel anterior a la crisis".

Con la reapertura de la mayoría de los negocios y la vuelta al trabajo de muchos franceses, todos los sectores han aumentado su actividad en relación a los últimos meses.

En el sector mercantil, el más afectado por la parálisis, la pérdida de actividad es de -25% frente a -39% antes del desconfinamiento. En la construcción llega al -38% (contra -75% antes del 11 de mayo), y es del -24% en la industria (contra -38%).

No obstante, algunos sectores clave de la economía francesa siguen estancados, como la hostelería y la cultura. Los cafés y restaurantes podrían reabrir a partir del 2 de junio en las regiones menos golpeadas por la pandemia.