Francia: restaurantes, bares y parques podrán abrir, con restricciones, desde el 2 de junio

El primer ministro francés, Édouard Philippe, durante el pronunciamiento ofrecido para anunciar la segunda fase de la flexibilización de las medidas de bloqueo en medio de la propagación de la enfermedad por la pandemia desde el Hotel Matignon en París, Francia, el 28 de mayo de 2020.
El primer ministro francés, Édouard Philippe, durante el pronunciamiento ofrecido para anunciar la segunda fase de la flexibilización de las medidas de bloqueo en medio de la propagación de la enfermedad por la pandemia desde el Hotel Matignon en París, Francia, el 28 de mayo de 2020. © Philippe López / AFP

En la presentación de la segunda fase del desconfinamiento, el primer ministro francés, Édouard Philippe, explicó que este tipo de establecimientos podrán abrir de nuevo al público desde el próximo martes con medidas sanitarias de prevención de contagio como el uso obligatorio de mascarillas, por parte tanto de clientes como de empleados, así como el distanciamiento de al menos un metro al interior de los negocios. 

Anuncios

Francia comenzará una nueva fase de desescalada tras las semanas de confinamiento y medidas sanitarias ordenadas por el Gobierno de Emmanuel Macron con el objetivo de controlar la propagación de Covid-19 en el país. 

De acuerdo con lo anunciado este 28 de mayo por el primer ministro francés, Édouard Philippe, los bares, cafeterías, restaurantes y parques podrán volver a abrir sus puertas al público desde el 2 de junio, con el cumplimiento de estrictas medidas de protección. 

El uso de las mascarillas será obligatorio, tanto para clientes como para los empleados de los establecimientos, y el servicio deberá ser prestado en cumplimiento de las recomendaciones de distanciamiento social que estipulan que, entre las mesas, deberá existir un espacio mínimo de un metro. 

En materia de operación, el alto funcionario detalló que quienes acudan a los bares no podrán sentarse en las barras o mostradores, a fin de disminuir la probabilidad de contacto y que todavía no están autorizadas las reuniones de más de 10 personas en ningún lugar. 

Las escuelas de secundaria, los museos y los monumentos en territorio francés también estarán de nuevo en funcionamiento, salvo en París, debido a la alerta naranja que sigue vigente allí por el registro de un mayor riesgo de contagio que en las demás áreas de la nación. 

Sobre el regreso a clases de miles de estudiantes, el Ministerio de Educación explicó que, en las zonas categorizadas como "verdes", las escuelas podrán recibir a estudiantes del tercer al sexto grado. 

"La libertad será la regla y la restricción la excepción", aseguró Philippe durante la declaración en la que indicó que, en este momento, Francia se encuentra "en un lugar mejor" al que esperaban luego de las primeras semanas de confinamiento. 

La primera fase de desescalada inició el 11 de mayo y, con la entrada en vigencia de esta segunda etapa, también fue levantada la restricción de circulación de ciudadanos a más de 100 kilómetros alrededor de su residencia. 

Como parte de lo programado, se espera que el 22 de junio también puedan reabrir los centros vacacionales, así como los cines, siempre y cuando los ciudadanos continúen acatando las normas de sanidad. 

En Ile-de-France, Guyana y Mayotte el desescalamiento será un poco más lento dado que, como lo declaró Philippe, en esas zonas el virus continua circulando con mayor velocidad en comparación con el resto de la nación. 

Según el registro de la Universidad Johns Hopkins, en el país galo 183.038 se han contagiado con el nuevo coronavirus y 28.599 han perdido la vida a causa de la propagación del brote, por lo que las autoridades instaron a los habitantes a no olvidar el lavado frecuente de manos y a cumplir con el uso estricto de las mascarillas en los sistemas de transporte público. 

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24