La cápsula del SpaceX se acopló con éxito a la Estación Espacial Internacional

La cápsula Crew Dragon es vista en la punta del cohete Falcon 9 el 24 de mayo de 2020.
La cápsula Crew Dragon es vista en la punta del cohete Falcon 9 el 24 de mayo de 2020. © SpaceX / AFP

La cápsula Crew Dragon de la compañía SpaceX llegó a la Estación Espacial Internacional (EEI), con dos astronautas de la NASA a bordo, tras 19 horas de vuelo. El enganche del dispositivo se dio sin problemas y de manera automática.

Anuncios

La primera nave espacial privada con dos astronautas a bordo llegó a la Estación Espacial Internacional (EEI) sin inconvenientes, en un paso más de este hito de la astronáutica.

Unas 19 horas después de su exitoso lanzamiento desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida, Estados Unidos), la cápsula Crew Dragon de la compañía SpaceX se acopló a la EEI, con los astronautas de la NASA Robert Behnken y Douglas Hurley a bordo.

El enganche del dispositivo -bautizado por sus tripulantes como Dragon Endeavour- se dio de manera suave tras alrededor de dos horas de maniobras de aproximación y se completó de manera automática, sin necesidad de asistencia humana. El enlace se produjo 422 kilómetros sobre la frontera entre China y Mongolia.

Así, Estados Unidos concretó su primer vuelo espacial con humanos desde 2011, cuando el Atlantis realizó el último viaje de la era de los transbordadores

"Felicitaciones por un logro fenomenal y bienvenidos a la Estación Espacial Internacional", dijo el Control de Misión SpaceX desde Hawthorne, California, una vez que se completó con éxito la maniobra.

"Bravo por un momento magnífico en la historia de los vuelos espaciales", agregó el Control de Misión de la NASA, en un mensaje de radio desde Houston.

Mientras que el astronauta estadounidense Chris Cassidy -quien junto a los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner se encuentra en la EEI desde el pasado 9 de abril tras viajar en transbordador Soyuz para una misión de unos seis meses- saludó a la tripulación entrante haciendo sonar la campana de la nave a bordo de la estación espacial.

Un proceso exitoso que acaparó la atención mundial

A pesar de las recomendaciones sanitarias por la pandemia de coronavirus, miles de personas se aglomeraron en playas, puentes y pueblos de los alrededores de Cabo Cañaveral para observar el lanzamiento del Cohete SpaceX Falcon 9.

Todo el proceso, incluyendo la llegada de la cápsula Crew Dragon a la Estación Espacial Internacional, ha sido transmitido por la NASA a través de sus redes sociales, un suceso que despertó la atención global.

Quienes siguieron el evento pudieron observar cómo Hurley y Behnken probaron la maniobrabilidad de la nave unos treinta minutos antes de atracar y cómo el dispositivo enlazó con la EEI a las 14:17 (hora GMT), unos diez minutos antes de lo previsto.

"Ha sido un verdadero honor ser solo una pequeña parte de este esfuerzo de nueve años desde la última vez que una nave espacial de Estados Unidos ha atracado en la Estación Espacial Internacional", indicó Hurley, quien junto a su compañero también realizó un breve recorrido por la cápsula para mostrarla a los seguidores de la transmisión online.

Un paso más hacia la posible realización de vuelos comerciales al espacio

Con este logro, SpaceX logró que una nave de propiedad privada llevara a astronautas al laboratorio en órbita por primera vez en sus casi 20 años.

Para la NASA, esta misión es el paso inicial para la realización de viajes espaciales privados y podría marcar el comienzo de una revolución empresarial en los alrededores de la Tierra y hacia la Luna y Marte.

La bautizada misión Demo-2, la cual se estima que podría durar entre 6 y 16 semanas, tiene como meta certificar la capacidad de la compañía de Elon Musk para realizar viajes espaciales comerciales. Durante su estadía en la EEI, los astronautas realizarán investigaciones técnicas y científicas, un paso que, de ser exitoso, permitirá a la NASA planificar operaciones con el apoyo de firmas privadas.

Sin embargo, todos los involucrados en la misión han celebrado esta primera parte exitosa con moderación, a la espera del regreso de la cápsula a la Tierra que, según dijo Musk a los periodistas, será más peligroso en algunos aspectos que su lanzamiento.

Aún así, el empresario se animó, el sábado a la noche, a ilusionarse con el futuro: "Esperemos que este sea el primer paso en un viaje hacia una civilización en Marte".

Con EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24