Ciudades de Bolivia retoman actividades con temor por el coronavirus

Anuncios

La Paz (AFP)

Las actividades laborales y el transporte de pasajeros han vuelto este lunes en varias ciudades de Bolivia, en el primer día de una cuarentena flexibilizada, aunque persiste el temor entre la gente por contraer el coronavirus.

"Caminamos con miedo, yo, personalmente, debo admitir que ando con miedo", relata a la AFP Rolando Molina, un empleado público de 40 años.

"No sé si el ciudadano de la esquina o de la acera de enfrente o la persona que se cruza por mi lado está enferma o sana, no sabemos", agrega.

Molina camina hacia su trabajo por el centro de La Paz, el punto de mayor afluencia peatonal. Lleva mascarilla, de las que se usan en la construcción, y porta lentes de seguridad industrial.

Además de La Paz y la vecina El Alto, las ciudades de Oruro (oeste), Sucre (sureste), Cobija (norte) y Cochabamba (centro) también han comenzado un proceso de desescalada.

Las ciudades de Santa Cruz (este) y Trinidad (noreste), las más golpeadas por la pandemia, han decidido, por su parte, extender la cuarentena.

En la Paz, casi todas las personas que transitan por la calle llevan mascarillas de uso quirúrgico para cumplir el requisito que exige la gobernación, bajo pena de multa.

Marcela Gonzallo, vendedora de macetas para plantas y flores, también reconoce que sale a la calle "con temor" para trabajar en una calle de La Paz.

Cubierta con una mascarilla y una gorra con visera, esaa mujer de 39 años admite que tiene escasos recursos económicos y que el bono mensual de 500 bolivianos (unos 72 dólares) otorgado por el gobierno durante la crisis es insuficiente para las necesidades de toda su familia.

Ese dinero sólo sirve "para pancito, carnecita", cuenta.

El gobierno boliviano dejó en manos de las gobernaciones departamentales y las alcaldías tomar medidas para suavizar la cuarentena contra el coronavirus, que comenzó el 17 de marzo tras reportarse los primeros casos.

El coronavirus ha contagiado a casi 10.000 personas y ha causado más de 300 decesos en Bolivia, un país de 11 millones de habitantes.

- Alarmas por más contagios -

En las ciudades también ha comenzado a funcionar un 40% del transporte público de personas, al igual que la empresa privada y pública.

La red de teleférico de La Paz y El Alto vuelve a operar, pero a la mitad de su capacidad y sólo por 10 horas.

"Estamos tomando todas las medidas de bioseguridad (y) en caso de que una persona no use barbijo (mascarilla) no podrá entrar" o usar este sistema de transporte, señala su gerente Jorge Bonadona.

El proceso de flexibilización de la cuarentena significa un mayor movimiento de personas en las calles y en los comercios, lo que hace temer un mayor nivel de contagios en los próximos días.

El representante en Bolivia de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Alfonso Tenorio, dice que se conocerá el impacto de esas medidas en una o dos semanas.

Jhonny Camacho, integrante del civil Comité Científico Covid-19, una instancia de asesoramiento estatal, señala que "es un riesgo muy alto" que "va a generar problemas más allá, de aquí a dos semanas".

Virgilio Prieto, director Nacional de Epidemiología, explica que están atentos a lo que pueda suceder, como la "llegada de una epidemia explosiva".

- Rastrillaje casa por casa -

En Trinidad, capital de la región amazónica de Beni, médicos, paramédicos, policías y militares han comenzado este lunes un rastrillaje casa por casa, para detectar casos de Covid-19.

El Beni, fronterizo con Brasil, es el segundo departamento más golpeado por la pandemia, después de Santa Cruz, al contabilizar 1.809 contagiados y 92 decesos.

"Se están desplazando más de 65 brigadas, serán 600 personas, para detectar clínicamente sospechosas de estar contagiadas con el virus y proceder al aislamiento", dice el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.