Dudas e incertidumbre en el Gran Bazar de Estambul

Un oficial de seguridad verifica la temperatura corporal de un visitante, mientras dos mujeres se limpian las manos con gel desinfectante, y las personas ingresan al icónico Gran Bazar después de reabrir restaurantes y cafeterías en Estambul el 1 de junio de 2020.
Un oficial de seguridad verifica la temperatura corporal de un visitante, mientras dos mujeres se limpian las manos con gel desinfectante, y las personas ingresan al icónico Gran Bazar después de reabrir restaurantes y cafeterías en Estambul el 1 de junio de 2020. © AFP

Los propietarios de tiendas en el emblemático mercado de la mayor ciudad de Turquía le temen a un futuro sin clientes ni dinero. Muchos, si los visitantes no vienen este verano, después de dos meses y medio cerrados, no podrán mantener su negocio. Este lunes, el primer día de reapertura, todo era limpieza, salutaciones tras semanas de separación y nerviosismo: nadie sabe qué pasará.

Anuncios

Mehmet dice que no, que él no está nervioso, que todo bien, que ha ido ya unas cuantas veces durante los meses anteriores al Gran Bazar a comprobar que su tienda estaba entera, que los gatos no se habían adueñado de ella, y que, por lo tanto, él no está nada nervioso. 

Lo dice y lo repite, pero no parece muy convencido: en el trayecto de ida a su primer día de trabajo se le ve algo tenso. “Estos meses lo he pasado fatal, muy mal, pero ahora no estoy nervioso. Ya sé lo que nos vamos a encontrar. Muy poca gente y muchos gatos”, dice Mehmet en el tranvía de camino al Gran Bazar, protegido como marca la nueva normativa: con una máscara.

Con 556 años de historia, casi 3.000 tiendas y 30.000 trabajadores, el Gran Bazar es uno de los lugares más emblemáticos de Estambul, y un punto de visita indispensable de todo viajero que llegue a la mayor ciudad de Turquía de vacaciones.

Esto, antes, era una bendición para los tenderos del Gran Bazar: cerca de 200.000 personas al día paseaban por sus pasillos. Pero ahora, 2020, la pandemia del Covid-19 ha estallado, los vuelos internacionales han parado y ya ningún turista intenta regatear torpemente para comprar ropa, bolsos, alfombras, tazas o cualquier objeto imaginable.

Dos meses y medio congelados por completo

En total, el Gran Bazar ha estado, desde marzo hasta este pasado lunes, dos meses y medio cerrado, lo que marca un récord histórico: nunca tanto tiempo —ni cuando fue casi destruido al completo en un terremoto en 1864— el famoso mercado estuvo tanto tiempo con las verjas bajadas. 

Tampoco pasó con otras pandemias de la historia, como las de peste bubónica, constantes en Estambul hasta principios del siglo XX. En épocas de peste, el Gran Bazar no solo cerraba sino que estaba a pleno rendimiento: su mercado de ropa de segunda mano, donde según los libros de historia campaban libres las pulgas, era un foco de infección.

Pero ahora todo eso es pasado, y a los propietarios de establecimientos lo que les preocupa es el futuro, en el que, de momento, no se prevén muchos turistas. “La mayoría (de establecimientos) tendrán que cerrar, creo. Porque tienen que esperar dos, tres meses más. Eso son cinco meses. ¡Es casi un año! Y tienen que pagar los alquileres. Es obligatorio”, dice Mehmet.

“Supongo que estaremos unos 10, 15 días esperando a la gente, y con suerte después empezarán a venir", dice Recep, propietario de una tienda de relojes y algo más optimista que Mehmet. "Esperaremos, aunque será todo muy lento. Puede que dure dos meses, cinco meses. Hasta puede que pase un año hasta que no volvamos a la plena normalidad, pero los días de antes volverán. Estoy seguro", dice el comerciante.

Los vuelos internacionales se reactivan el 10 de junio

Turquía ya está dando los primeros pasos. Este lunes, a parte del Gran Bazar, también han abierto restaurantes, cafeterías, parques y playas, todos los funcionarios públicos han vuelto al trabajo y la prohibición de viajar entre ciudades ha sido levantada. 

Los vuelos locales ya se han reanudado, y los internacionales lo harán a partir del 10 de junio, un intento de salvar la temporada veraniega de turismo, que está en duda. Es importante hacerlo: el turismo representa el 11% del PIB anual turco.

Algunos, sin embargo, consideran que Turquía está yendo demasiado rápido. Los nuevos casos diarios por Covid-19 son unos 800; los muertos, en torno a los 25. En total, en el país han muerto unas 4.500 personas y 165.000 se han infectado por el nuevo coronavirus.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24