Lenta recuperación de unos EEUU sumido en protestas contra el racismo