El confinamiento, un salvavidas para las personas alcohólicas en Alemania

Anuncios

Berlín (AFP)

Cuando empezó el confinamiento en Alemania, Marco solo tenía una obsesión: emborracharse. Pero, como muchos, de tanto beber, tuvo que buscar ayuda para salir de su adición al alcohol.

En marzo, este músico berlinés de 38 años se tomaba una botella de gin cada noche. "Me decía 'venga, ¿qué tiene de malo? ¡Estamos confinados, hagamos una fiesta!'", explica a la AFP, bajo anonimato.

Pero a medida que iban pasando los días, empezó a ver las cosas de forma diferente. "Debido al confinamiento, estás obligado a mirarte de cara y te das cuenta que lo que haces no está bien. Es un problema, una dependencia", admite.

Al final, se puso en contacto con un grupo local de Alcohólicos Anónimos para buscar apoyo a su decisión de poner fin a 20 años de consumo excesivo de alcohol.

Como él, muchos otros han seguido la misma iniciativa.

Según un portavoz de Alcohólicos Anónimos, el número de peticiones en la línea de asistencia nacional de la asociación se ha duplicado, y ha pasado de una decena de llamadas por día a una veintena, desde principios de marzo.

- Cultura nacional -

La tasa de consumo de alcohol de Alemania es una de las más elevadas de Europa. En la cultura nacional, las bebidas alcohólicas ocupan un lugar prominente, sobre todo mediante acontecimientos tan famosos como la Fiesta de la Cerveza en Múnich.

Según un estudio reciente del Centro alemán para los Asuntos de Dependencia (DHS), tres millones de alemanes, entre 18 y 64 años, tenían un problema con el alcohol en 2018.

Durante la fase inicial del confinamiento, las ventas de bebidas alcohólicas crecieron de forma considerable. Muchas personas aumentaron su consumo en casa como sustituto a las salidas con los amigos.

Pero, al mismo tiempo, la pandemia hizo que los consumidores se dieran cuenta, a través de ellos mismos o de sus familias, de su exceso, según un portavoz de Alcohólicos Anónimos.

"La gente comenzó a beber en casa. Su pareja o alguien de la familia empezaron a ver cuánto bebían realmente. Se dan cuenta de que ya no es posible esconderse", prosigue.

- "Salvar la vida" -

En Alemania existen decenas de grupos de Alcohólicos Anónimos, que proponen unas 2.000 reuniones en todo el país, en tiempos normales.

Con las restricciones sanitarias impuestas desde marzo, los grupos de la capital han dado prioridad a los encuentros en línea. Un cambio que ayuda a muchas personas, para quienes esta forma de reunirse es más anónima.

"Muchas de las personas que nos contactan son las que están normalmente más aisladas (...) El contacto en línea es más simple", asegura.

Estos grupos piensan proponer a partir de ahora más encuentros en línea, incluso cuando ya no haya consignas sanitarias.

Sin la pandemia, "habría podido continua así durante 10 años más, hasta que ocurriera algo realmente grave", dice Marco, cuya vida de músico en gira le ha permitido estar siempre cerca del alcohol y las drogas.

"Es difícil de decir pero tengo la impresión de que el confinamiento, en cierta manera, me ha salvado la vida".