El desconfinamiento en México, Ecuador y Venezuela avanza entre optimismo y aumento de casos

Un trabajador municipal desinfecta un trolebús en una estación en el norte de Quito, el 3 de junio de 2020, cuando Ecuador comienza a reabrir su economía en medio de la nueva pandemia de coronavirus.
Un trabajador municipal desinfecta un trolebús en una estación en el norte de Quito, el 3 de junio de 2020, cuando Ecuador comienza a reabrir su economía en medio de la nueva pandemia de coronavirus. © Rodrigo Buendia / AFP

En México, la estrategia de reapertura económica del Gobierno despertó el optimismo de los comerciantes, pero tropezó con el aumento de casos y las denuncias por la falta de pruebas de detección; mientras que en Venezuela la flexibilización de la cuarentena comenzó en el día de mayor reporte de contagios y muertes; y en Ecuador la desescalada de las restricciones tras 77 días de aislamiento supuso la implementación de medidas de control en los sistemas de transporte público. 

Anuncios

Una a una, las naciones latinoamericanas han avanzado en sus procesos de desconfinamiento con el fin de reactivar algunos de los sectores económicos más afectados por la paralización en medio de la pandemia. Sin embargo, en varios territorios la transición no se ha producido de la mejor manera a consecuencia de la carencia de condiciones sanitarias que permitan el refuerzo de las medidas de prevención. 

En Ecuador, la reapertura comenzó el 3 de junio, tras 77 días de aislamiento, como parte de la desescalada de las restricciones ordenada por el Gobierno. En esta nueva "normalidad", los comerciantes de la capital aplicaron mayores protocolos de limpieza en sus establecimientos con el fin de brindar más seguridad a sus clientes. 

Desde el inicio de la pandemia, la Administración de Lenín Moreno puso en marcha su llamado "Semáforo epidemiológico", según el cual cada ciudad es catalogada con un color (rojo, amarillo o verde), según el riesgo de contagio que registra. Y, justamente este miércoles, la capital pasó a un estado intermedio que hizo posible el inicio de su reactivación, como lo explicó el mandatario ecuatoriano.

En el primer día de reactivación desde la fecha en la que fue declarada la emergencia sanitaria, el 16 de marzo, decenas de trabajadores retornaron a sus labores en lavanderías, almacenes, peluquerías y centros de estética, en medio de lo cual las autoridades determinaron la obligatoriedad del uso de mascarillas y el respeto de la distancia entre ciudadano y ciudadano. 

En la mayoría de los establecimientos, así como en las estaciones de los sistemas de transporte público, fueron dispuestos termómetros especiales para medir la temperatura de los usuarios y fueron dibujadas señales amarillas en el suelo para delimitar los metros de distanciamiento recomendados. 

De acuerdo con el reporte de la Empresa de Pasajeros del Municipio de Quito, en el marco de la desescalada fue activada toda la flota, que suma 160 vehículos articulados. Sin embargo, uno de los mayores tropiezos ha sido resistencia de algunos ciudadanos a cumplir con el uso del tapabocas.  

Un ciclista transita por una calle de Quito, Ecuador, el 4 de junio de 2020 en momentos en los que el país inicia su reactivación tras 77 días de aislamiento por la pandemia.
Un ciclista transita por una calle de Quito, Ecuador, el 4 de junio de 2020 en momentos en los que el país inicia su reactivación tras 77 días de aislamiento por la pandemia. © José Jácome / EFE

Sobre los desacatos en algunos puntos del sur de la capital, Juan Carlos Nájera, el subgerente general de la citada empresa de transporte, insistió en que, aunque la cultura de los habitantes ha cambiado, si en varios sectores no respetan las normas se presentarán más contagios. 

Pese a la controversia desatada por presuntas inconsistencias en el manejo de las cifras en el país, de manera oficial se conoce que, por cuenta del brote, se han registrado 3.486 muertes y 40.966 contagios al 5 de junio.

La reapertura económica en México choca con el aumento de los contagios

En México el inicio del desconfinamiento ha dejado un sabor agridulce. Ante el optimismo despertado entre los comerciales más afectados por la crisis, también figura el choque de la estrategia de reapertura económica y el aumento de los casos. 

Aunque la nación, que ya superó los 100.000 contagios y las 11.000 muertes, presentó este 3 de junio el mayor número de fallecimientos, con 1.000 en un solo día, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que, a juicio, la Administración ya consiguió lo que describe como "domar la pandemia". 

01:42

Con el incremento de los reportes, el territorio mexicano se convierte en el segundo más golpeado por la propagación del virus en Latinoamérica, después de Brasil, frente a lo cual expertos como el médico y consultor Xavier Tello han declarado que se trata de un contraste que requiere de revisión. 

"Esto nos da un baño de realidad. Ahora lo que debemos analizar es la tendencia de la curva y caer en cuenta que estamos en el pico más alto de la emergencia (...) ante este panorama y desde el punto de vista científico es un error dramático el desconfinamiento, pero en un país como México es necesario reactivar la economía", señaló Tello. 

Desde la confirmación del primer caso en el país, el 28 de febrero, López Obrador y su gabinete alardearon del lento aumento de casos en la nación. Sin embargo, la evolución de la emergencia parece haberle jugado una mala pasada que se suma a los cuestionamientos y denuncias por el insuficiente número de pruebas de detección que han sido practicadas allí. 

Tales han sido los reproches de algunos sectores por el bajo nivel de testeo de contagio, que incluso antiguos jefes de la cartera de salud mexicana, como Julio Frenk Mora, han reprochado el hecho. 

"Pese a ser el país más rico de Latinoamérica, está en el nivel más bajo de número de pruebas per cápita y así es imposible saber la magnitud real de la epidemia, es difícil planear la respuesta y la reapertura de la economía es muy complicada", señaló Frenk, quien se desempeñó como secretario de Salud de México entre los años 2000 y 2006. 

Para mucho, uno de los conflictos de la reapertura se debe, en parte, a los mensajes contradictorios enviados por parte de las autoridades locales, los cuales chocan con los lanzados por la jefatura nacional. 

Días antes del principio del desconfinamiento, el mandatario mexicano retomó el desarrollo de sus acostumbradas giras políticas sin uso de mascarilla de protección y con cercanía de muchos de sus colaboradores, al mejor estilo de su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro. 

Venezuela flexibilizó la cuarentena en el día con más casos

En el caso venezolano, el Gobierno de Nicolás Maduro le dio luz verde al desconfinamiento desde este martes, precisamente tras la jornada en la que se conocieron más casos. 

En sus redes sociales el mandatario aseguró que la desescalada en el país petrolero se daría bajo la implementación de un método propio que buscaría estabilidad entre sanidad y economía. 

Para el líder, Colombia, Ecuador, Brasil y Perú representan las principales amenazas de transmisión de virus por parte de venezolanos que transitan de manera ilegal entre sus fronteras. 

"Estos casos los tenemos allá, en la raya, allá en la frontera, casi que los detectamos en la ciudad colombiana de Cúcuta", afirmó Maduro, a pesar de que Colombia mantiene cerrado el cruce. 

Esta semana, la Organización Mundial de la Salud (OMS) mantuvo a Latinoamérica como el epicentro del brote y ubicó a México, Brasil, Perú y Chile como las naciones más afectadas.

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24