El cacique brasileño Ninawa, enfermo de covid-19, se preocupa por su pueblo

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

En el extremo noroeste de Brasil, el cacique Ninawa ve con preocupación el avance del nuevo coronavirus entre su pueblo huni kui. A pesar de estar él mismo enfermo de covid-19, habló con la AFP sobre sus preocupaciones.

Su comunidad de 15.000 miembros vive en el estado de Acre, en la frontera con Perú, y está dividida en 104 aldeas, a menudo sumamente aisladas, en la selva amazónica. AFP conversó con el cacique Ninawa Inu Huni Kuin a través de la aplicación Zoom.

PREGUNTA - ¿Cuál es la situación de los huni kui frente al coronavirus?

RESPUESTA - Hemos registrado 19 contagios y cinco muertes. A veces estamos en áreas aisladas, sin carreteras, solo accesibles por barco o avión.

No contamos con el apoyo del gobierno federal ni de las autoridades del estado [de Acre]. La situación es muy peligrosa porque Acre no tiene estructuras [sanitarias] adecuadas para ayudar a las aldeas contaminadas.

Esta es la razón por la que estamos en contacto con Médicos Sin Fronteras e instituciones que nos puedan brindar apoyo.

Necesitamos urgentemente pruebas rápidas para aquellos que presentan síntomas y poder separar a los infectados con covid-19 de sus familias, para que no infecten a todos.

Pero como [las pruebas rápidas] no llegan, estamos muy preocupados porque la próxima semana, el próximo mes, la contaminación será muy importante dentro de nuestra comunidad.

Además, tenemos pueblos cercanos a las ciudades, y estos son los más vulnerables. Muchos indígenas pasan el tiempo en las ciudades para poder alimentarse, pero ahora que están confinados ya no pueden comprar comida y se enfrentan la escasez de alimentos.

P - ¿Cómo reaccionaron los miembros de su tribu?

R- Mucha de mi gente no creía que el coronavirus fuera una enfermedad muy grave, que pudiera matar, pero con los primeros casos de contaminación y las primeras muertes entendieron que esta enfermedad era peligrosa.

Hoy están reaccionando positivamente. Permanecen confinados, ya no van a la ciudad y no se reagrupan. Los que están en la ciudad hacen cuarentena antes de regresar a su aldea.

Y nos ha preocupado el aumento de la contaminación en la región. Los pueblos indígenas son vulnerables, tienen una inmunidad muy baja. Se le pide a la comunidad que use la medicina tradicional para fortalecer la inmunidad. Y cuidamos mucho a los ancianos, a los niños y a las mujeres embarazadas.

P - ¿Cuál fue su propia experiencia con la enfermedad?

R- Yo me contagié por contacto con personas infectadas mientras trabajaba para coordinar el apoyo a los nativos más expuestos al coronavirus.

Inmediatamente me aislé. Estoy recibiendo tratamiento de un médico, pero también tomo té y baños con hierbas tradicionales para fortalecerme física y mentalmente.

Pasé momentos terribles. El coronavirus es un virus muy poderoso. Tenía fiebres muy altas, tos, dolor de cabeza, diarrea, dolor de estómago y en todo el cuerpo.

Durante varios días no estuve bien. Ahora estoy mejor, me estoy recuperando para poder luchar por mi pueblo y movilizar la ayuda contra este virus.