El rugbier Fatialofa abandona el hospital tras su grave lesión

Anuncios

Londres (AFP)

El segunda línea neozelandés Michael Fatialofa abandonó el hospital tras cinco meses ingresado después de su grave lesión en el cuello durante un partido de su equipo, el Worcester inglés.

Los médicos temieron que el rugbier no pudiese volver a caminar tras su lesión en la médula espinal, por la que estuvo tres semanas en cuidados intensivos.

La esposa de Fatialofa, Tatiana, anunció este viernes que su marido había sido autorizado a abandonar el hospital.

"Mi encantador marido vuelve a casa", tuiteó la mujer. "No hay palabras suficientes para que Michael y yo agradezcamos a todas las personas que le han atendido".

"No volvería a casa en estas condiciones milagrosas sin vuestras oraciones, amor y apoyo mostrados de varias maneras", agregó.

Fatialofa fue capaz de andar sin ayuda de muletas a las once semanas de su lesión, sufrida el 7 de enero en un partido del campeonato inglés contra los Saracens. Fue evacuado del campo en ambulancia.

Se espera que el jugador regrese a Nueva Zelanda cuando las condiciones sean propicias.